María Dolores Sánchez, que tiene cáncer terminal, estaba recluida en Palmasola

Española indultada afirma que los errores se pagan

viernes, 4 de octubre de 2013 · 23:17
EFE  / Madrid
La española María Dolores Sánchez, que sufre un cáncer terminal y fue indultada en Bolivia, llegó ayer a Madrid, donde afirmó sentirse "muy feliz de estar en casa”, y dijo que "los errores se pagan muy caros”, tras pasar más de cinco años en una prisión boliviana por un delito de narcotráfico.
Sánchez viajó en un avión de la compañía boliviana y en Madrid fue recibida por su hijo Alejandro de la Rica y otros familiares y amigos con los que se fundió en un largo abrazo.
Con muchas dificultades para caminar, la mujer se dirigió a un automóvil -en el que  estaba previsto que se traslade a su domicilio- sin parar de repetir su alegría por estar en España, por el sol que la recibía en el aeropuerto y por comprobar que "después de muchas lágrimas” finalmente estaba en libertad. Sánchez ingresó en la penitenciaria de Palmasola en 2008 con una condena de ocho años y a los ocho meses de estar recluida le detectaron un cáncer de mama, y no ha recibido tratamiento médico.
Por ello dijo que ahora su prioridad es estar con sus hijos e iniciar un tratamiento para "poder estar un poco mejor”. La española se convirtió en la primera indultada en el marco del nuevo decreto firmado el mes pasado por el presidente  Evo Morales.
Sánchez nació en La Línea (sur) hace 47 años, pero vivía con sus hijos, de 22 y 27 años, en Alicante (sureste), donde trabajaba de limpiadora, antes de trasladarse a Bolivia para hacer una operación de tráfico de drogas.
Según relató en Bolivia, su viaje en 2008 fue el primero de su vida en avión y aseguró que fue engañada por traficantes que le ofrecieron una paga y le prometieron que no le pasaría nada, pero fue detenida por la Policía cuando se disponía a volver a su país.

 

 


   

60
1

Comentarios