Tres de ellas dejaron sus estudios y tres permanecen en el colegio

Seis alumnas de un colegio de La Paz resultan embarazadas

Las estudiantes tienen entre 13 a 18 años. Una de ellas ya dio a luz y a veces asiste a clases con su bebé en brazos. Su derecho a la educación es respetado.
sábado, 05 de octubre de 2013 · 21:04

Verónica Zapana  / La Paz
Soledad (nombre ficticio), llegó tarde a su colegio. Tenía un repaso en  la materia de religión, por lo que  su prioridad era entrar al aula. La regente del establecimiento no la dejó, pues  llevaba  entre sus brazos a una bebé de 10 meses ( hija que tuvo con un compañero de un curso inferior), a quien decidió cuidar  y velar por ella.

 "No debes entrar con tu bebé a clases, vuelve a tu casa o envíala  con alguien”, le dijo la regente, mientras Soledad dejaba su mochila en su pupitre y sus compañeros se acomodaban en el aula para pasar la materia.
La adolescente de 17 años se asustó y se encaminó a la dirección del establecimiento para pedir permiso. Afirmaba que no tenía con quién dejar a su bebé.
"Mi mamá no está en casa, en la guardería no quieren que la deje porque  está resfriada y  yo  no puedo faltar a clases”, sostuvo.
  La directora, quien pidió que no se publique su nombre, aceptó el pedido de Soledad  y aclaró que no se prohíbe el ingreso de un bebé de una de las alumnas al colegio, sino que "es necesario pedir permiso” para hacerlo.

La  autoridad  educativa reveló que  en ese establecimiento  del turno de la tarde este año se registraron seis casos de adolescentes embarazadas. Las estudiantes tienen entre 13 y 18 años.
 
Abandono escolar
"De las seis alumnas, tres siguen en el colegio y tres dejaron sus estudios, por miedo, vergüenza o porque debían trabajar”, afirmó la directora.

Una de las estudiantes que permanece en el establecimiento, junto a Soledad,  es Clara (nombre ficticio). Ella lleva un embarazo de siete meses y  asegura que en unos días más dejará de utilizar su guardapolvo. Esa prenda ya no le entra.
"Es muy apreto,  dejaré de usarlo”, afirma la adolescente, quien  acaba de cumplir  14 años y cursa el tercero de secundaria (antes primero medio).
Ella contó que su embarazo no fue planificado, ya que tuvo relaciones con su compañero de curso sin protección. Sin embargo,  decidió tener a su bebé.
"Es complicado estar así”, dice. Se toca su barriga y continúa: "Ya no hago muchas cosas, no puedo estudiar bien, me agito fácilmente y siento que mi cuerpo está cambiando”. Entre las cosas que Clara  dejó de hacer en el colegio es pasar  clases prácticas  de educación física. "Ahora sólo paso en la materia pura teoría”, aseguró, aunque no por eso deja de llevar el uniforme deportivo, con el que se siente  cómoda.
Apoyo familiar
Clara recuerda que cuando les informó a sus padres sobre su estado "lo tomaron muy mal”, pero luego la apoyaron, al igual que la familia del padre de su hijo. "Me dijeron que siga estudiando y el padre de mi hijo dice que  se hará responsable y trabajará”. Sus ojos se llenaron de lágrimas al hablar de sus deseos. Aseguró que quiere   salir profesional.
Página Siete informó hace dos semanas que en el país existen  60.000 adolescentes embarazadas y una  mayoría   deja sus estudios.

La directora aseguró que estos casos se  presentan con frecuencia, como  consecuencia de las familias disfuncionales, porque los padres no ejercen control en sus hijos ni  enseñan valores.
Otra de las razones por las que se producen embarazos adolescentes es la falta de orientación y educación sexual, tarea que atañe a las escuelas y las familias.

Si bien algunas de las adolescentes embarazadas obtienen permisos para continuar sus estudios, pocas de ellas reciben apoyo en esta situación.
 Entre tanto, María (nombre ficticio), otra de las alumnas embarazadas,  disimula sus cinco meses de gestación y sube con Soledad y  la bebé a pasar clases

 

Punto de vista
Elizabeth machicado  Pedagoga
Los jóvenes deben estar  informados
El tema de los embarazos adolescentes se debe trabajar desde la prevención y ésta  hay que trabajarla en los colegios, pero no como un tema aislado, sino como un tema permanente. La educación sobre la sexualidad con responsabilidad es central en  la prevención y las consecuencias de estos embarazos. Debemos tener programas sostenidos y que sean parte de la currícula escolar en todo el país.
Por otro lado, este tipo de contenidos no atañe únicamente a los adolescente, se debe trabajar desde que  los alumnos son pequeños.
Otro pilar fundamental es  trabajar en las familias. Es en la familia  donde se tiene que hablar de las consecuencias, causas y prevención  con los adolescentes. Somos una sociedad reprimida en todo lo que hace a la sexualidad, como todo es oculto, entonces no se habla sobre el tema y los resultados son una enorme desinformación y desprotección de las jóvenes. Sin mencionar que, además, todas las aristas de la violencia están ligadas al tema de la desinformación.
Hay que hablar con los y las adolescentes sobre lo que significa tener hijos a una edad prematura, la responsalibidad que significa traer un niño al mundo -que es de ambos-, advertirles que deben ser responsables con su sexualidad.
 Lo grave del embarazo  adolescente es que en muchas oportunidades  son embarazos no deseados, a veces son embarazos por incesto, violaciones en el mismo entorno familiar y por relaciones con alcohol. Es un cuadro muy penoso que requiere acciones integrales.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios