Ésta es la situación en La Paz, El Alto y la zona Sur

Celdas policiales de la FELCC no tienen agua, luz ni baños

Los jefes policiales de las tres entidades coinciden en que el espacio de las celdas abastece, pero admiten que las condiciones son precarias.
sábado, 09 de noviembre de 2013 · 21:38
María Carballo / La Paz
Huecos  en el piso son habilitados como baños,  hay humedad y deterioro en las paredes. No hay baños ni energía eléctrica. Es lo que se observa en las celdas policiales de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz,  zona Sur y El Alto.
Página Siete ingresó a las celdas policiales donde los arrestados y aprehendidos pasan días y noches  en espera de que su situación jurídica sea definida.
 La FELCC de la zona Sur tiene dos celdas, una para varones y otra para mujeres. Cada una sólo mide tres por cuatro metros.
Para llegar a ellas se debe atravesar un pasillo alejado del patio. Al ingresar se  siente un hedor, mezcla de humedad, sangre, heces y orina. Ninguna de las celdas tiene energía  eléctrica, catres, frazadas ni  baños.
 "En vano conectamos la luz o les damos muebles, todo lo destrozan (los presos)”, aclaró  el director de esta entidad, Marco Montecinos.
Las paredes de ambas celdas están deterioradas por la humedad  y hay  nombres escritos con sangre. En la celda de mujeres hay un hueco en el techo por el cual se fugaron dos reos.

Cada celda puede albergar a ocho personas. "Recibimos de dos a tres detenidos al día. Nunca nos faltó espacio, pero si sucediera  los hombres van a las dos celdas y  las mujeres duermen en las oficinas”, señaló.  
 El jefe policial no considera  una prioridad la mejora de las celdas. "Hay otras necesidades como la de una ambulancia para el traslado de cadáveres”, dijo.
En la FELCC de La Paz, la situación es la misma. Las celdas son más grandes que en la zona Sur. Una pared aísla un espacio que sirve de baño y un hueco en el piso sirve de inodoro. "Tenemos agua pero el olor del baño es feo, hace mucho frío, no  dan ni frazadas”, expresa una de las detenidas.
 "Estamos cinco personas, hay espacio pero me duelen los huesos de tanto frío y el olor me hace doler la cabeza”, señala otra.
Los varones prefieren no hablar con este medio y se esconden en la oscuridad de su celda.
 Ésta tiene nueve literas de cemento, es húmeda y fría, al igual que la de las mujeres. Ninguna tiene energía  eléctrica.
 En el pasillo antes de ingresar se puede observar las agujetas de los zapatos, cinturones y otros accesorios que se les quita a los reclusos para evitar que se quiten la vida o agredan a otros.
El director de esta dependencia policial, Julio Mariscal, informó que prepara un proyecto de construcción de un ambiente que será utilizado para almacenar las evidencias, las cuales se guardan actualmente en otras dos celdas.

Las celdas en El Alto son aun más pequeñas y húmedas. Se percibe un  mal olor provocado por las heces y orina de los reos, hedor que está impregnado en las frazadas y colchones de paja acumulados en la entrada de las celdas.
 Tampoco hay energía eléctrica ni agua y un hueco en el piso de cada celda sirve de  baño.
"Esto está así desde el año 1989 y nadie se ha preocupado por mejorar la situación”, dice el custodio a cargo.

   En estas condiciones, los presos, muchas veces inocentes, deben vivir sin que alguna autoridad tome acciones al respecto.

Punto de vista


Yolanda herrera Presidenta de la APDHB
"Ellos también tienen derechos”
Éste es un problema bien estructural y de insensibilidad. Ya se han hecho muchos reclamos y parece que nadie se da cuenta de que ellos (presos) también tienen derechos.
En varias oportunidades como Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDH) nos hemos manifestado afirmando que ellos no pueden estar en esas condiciones infrahumanas y siempre existe el compromiso de Régimen Penitenciario de que las cosas van a mejorar, pero nada se cumple.
 Esta gente ha perdido el derecho a la locomoción, a movilizarse, pero no han perdido el derecho a una vida digna y menos si no se ha demostrado su culpabilidad.
 Es un tema de mala distribución de recursos que manejan las autoridades. Y el problema se extiende  a los penales recientemente habilitados.
Ésta es una deuda social y humana que han dejado los gobiernos anteriores y que el actual Gobierno tiene la responsabilidad de resolver.



Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios