Un diputado del MAS presentó un proyecto de ley a la Asamblea

Norma propone albergues permanentes para inmigrantes

Se sugiere que los centros de acogida se instalen en La Paz, El Alto, Cochabamba y Santa Cruz.
domingo, 10 de noviembre de 2013 · 22:02
Verónica Zapana  / La Paz
Debido a que cada año existe la  inmigración de por lo menos  4.000 personas que se trasladan del área rural a las ciudades por  fin de año, el diputado del MAS, Saúl Garabito,  propuso un proyecto de  ley  para  que en las  capitales de departamento y la ciudad de El Alto se instalen albergues permanentes para estas personas.
 "No queremos que los albergues funcionen de forma temporal, como se hace hasta ahora, y que tampoco sea una especie de alojamiento donde las personas llegan a dormir, siendo que en algunos casos lo hacen de forma insalubre; queremos que sean albergues permanentes”, explicó.
En ese sentido, el artículo 1 de la propuesta de ley establece que "se declara de prioridad nacional y utilidad pública la construcción de albergues colectivos para la población en situación de vulnerabilidad, con la finalidad de prestar apoyo psicosocial, ocupacional, cultural y física”.
Garabito indicó  que  el proyecto -que ya fue presentado a la Comisión de Política Social y que actualmente es debatido en el Comité de Hábitat-   sugiere que los centros  de acogida sean creados al menos en  las principales ciudades del país: Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y El Alto, ya que se calcula que a las cuatro regiones llegan hasta 4.000 inmigrantes cada año.
 
Para ello, el segundo  artículo del proyecto sugiere que el  Órgano Ejecutivo, a través de los ministerios de Justicia y Salud, y los gobiernos departamentales y municipales, en el marco de sus competencias, hagan gestiones necesarias para la asignación de los recursos económicos ante instancias competentes y organismos financiadores.
Esto con el fin de elaborar y ejecutar los estudios de factibilidad a diseño final de la construcción  de los albergues y la asignación de personal  especializado para las diferentes áreas.
De acuerdo con Garabito, luego de la instalación de las posadas, los municipios serán los encargados de su administración, ya que hasta ahora tienen un determinado presupuesto para abrir los centros de acogida en invierno y en fin de año.
Según el director de la Defensoría Municipal, Marcelo Claros,  la Alcaldía paceña no tiene recursos establecidos para los hospedajes . "Nosotros abrimos el albergue más por humanidad en la Terminal de Buses”,  dijo Claros, por lo que señaló que el presupuesto lo sacan de otros proyectos que no se ejecutan a cabalidad. En ese marco, subrayó que los fondos para la apertura de los centros son reducidos, ya que en las dos temporadas al año permanecen abiertos por  dos meses y medio.
 Garabito mostró a Página Siete cartas  de los municipios de  El Alto, Cochabamba y Tarija, en las que   aceptan la construcción de estos centros. "Con estas cartas enviamos la propuesta  de ley a la comisión donde se la trata”, dijo.

 En los centros se enseñará un oficio

 

En los centros de acogida donde permanecerán los inmigrantes o indigentes se les enseñará un oficio, señala el proyecto de ley presentado por el diputado del oficialismo Saúl Garabito.
"Como los centros de acogida serán permanentes, éstos tendrán que tener una función, la de enseñar un oficio”, remarcó el asambleísta.
En ese sentido, dijo que no quiere que estos centros se vuelvan sólo alojamientos para los inmigrantes, sino que allí  se les enseñe carpintería, panadería, artesanía o algún oficio  para que  se inserte a la sociedad y no permanezca en las calles pidiendo dinero.
 Pedro Cachi, de 56 años, un inmigrante potosino que duerme frente a la terminal paceña, asegura que tiene una familia a la que debe mantener, por lo que aseguró que  llega en algunas temporadas ya que debe sembrar sus alimentos en su pueblo.
 "Aquí vengo sólo  por un tiempo para recolectar dinero y volver a mi pueblo para mantener a mi familia”, aseguró. Explicó que la mayoría de  los inmigrantes potosinos tiene la misma mentalidad y que por eso llega más gente a fin de año.
Al respecto, el sociólogo David Mendoza no cree que funcione el proyecto porque asegura que al llegar por temporadas  a esa gente  no les atraerá el proyecto.
En su criterio, el Estado ya no tiene que ser tan   "paternalista” al querer entregar sólo beneficios, sino reflexionar y ayudar a la gente en el lugar donde vive,  por ejemplo en el tema de productividad.
 "Si hacen una reflexión de qué cosas se produce en la región  donde viven, se ayuda a mejorar su situación para   que no migren a las ciudades a fin de año”, precisó.

Valorar noticia

Comentarios