Potosí

Asesinato de una menor no avanza por falta de fiscal

De cinco responsables, dos tienen sentencia. Fiscal de Distrito dice que es perseguido
viernes, 15 de noviembre de 2013 · 23:34
 Página Siete / La Paz
El asesinato de la menor Andra Apacani no es esclarecido por falta de un fiscal desde hace un año.
Andra, de 15 años e hija única de Marisol Fernández, fue secuestrada el 16 de septiembre de 2012 y asesinada dos días después.
"Hasta la fecha no tenemos un fiscal, ya pasó más de un año del crimen de Andra y sólo queremos que se haga justicia”, dijo Eliana Urioste, abogada de la familia de la víctima.
El fiscal de Distrito de Potosí, José Luis Barrios, desmintió las sindicaciones y luego colgó abruptamente el teléfono. "Estoy siendo perseguido por este caso, no puedo dar información”, afirmó la autoridad.
 Urioste recalcó que las irregularidades comenzaron antes de la audiencia conclusiva de los imputados, el 23 de octubre de 2012, ya que el fiscal del caso, Antonio Leniz, no compareció ni presentó un justificativo. Desde entonces no hay un fiscal que investigue el caso.
Las indagaciones del Ministerio Público apuntaron a cinco responsables, Antonio Paul C., Claudia B., Teresa V., Ernesto O., Leandro Sebastián F., Emilio C. y Abel R. Los dos primeros fueron sentenciados a una pena de cinco años en un centro de reclusión para menores y el resto guarda detención preventiva en el penal de Cantumarca, en Potosí.
Los móviles del hecho fueron económicos. Teresa V. tenía una fuerte deuda económica con varias entidades financieras, por lo que pidió a su hijo y amigo de la víctima Ernesto O. que junto a sus amigos secuestraran a Andra, el 16 de septiembre, y la llevaran a su vivienda. Al día siguiente, Andra llamó a su madre y le dijo que pedían 250 mil dólares por su rescate, después no se volvió a saber más de ella.
Según reportes policiales, dos días después, sus captores la obligaron a tomar veneno para ratas y luego la asfixiaron. Su cuerpo fue quemado y arrojado en la carretera Potosí-Sucre.
Fernández y su abogada llegaron a La Paz para pedir  ayuda  a tres instancias del Estado y al menos cuatro legisladores del partido de gobierno.  De acuerdo con sus familiares, Andra tenía el sueño de ser veterinaria y era una de las mejores alumnas de su curso.

 

 


   

60
1

Comentarios