En Llau Llau, Alto Calacoto

Avasallamiento de propiedad causa enfrentamientos

Dos familias se enfrentaron y ambas se atribuyen la propiedad de un terreno.      
sábado, 16 de noviembre de 2013 · 00:49
Página Siete  / La Paz
Dos familias de la zona de Llau Llau (Ovejuyo), en Alto Calacoto, se enfrentaron ayer  en forma violenta a raíz de un avasallamiento protagonizado por uno de los grupos, que también mostró certificado de propiedad, al igual que los agredidos.
Las personas maltratadas  fueron identificadas como  Antonio Molina  y Gregorio Toma, que sufrieron rasguños en sus rostros, golpes en el cuerpo con un machete  y uno de ellos perdió incluso uno de sus dientes.
Tanto las víctimas como los supuestos agresores fueron retenidos por varias horas en dependencias de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de la zona Sur de la ciudad de La Paz.
"Hemos ido a trabajar al terreno. Cuando llegamos al lugar, encontramos a un montón de gente. Era  como unas 30 personas, quienes vinieron directamente a atacar. Uno de los agresores sacó las garrafas para prender fuego. Esa gente ya tiene antecedentes de avasallamientos”, afirmó Molina, quien defendió los supuestos terrenos  de su madrina Aida Marañón.
Por su parte, miembros  de la familia Manríquez, a quienes se los acusó de agresión, aseguran  ser los dueños de los terrenos que son reclamados por la señora Marañón y mostraron como prueba un certificado alodial.
Según la familia Manríquez,  fueron agredidos por al menos 100 personas al mando de Marañón en su propiedad, a quienes acusaron de robar garrafas e instrumentos de construcción, maltratar a sus hijos menores de edad y destrozar su vivienda.
El fiscal del caso, Humberto Quispe, dijo que el hecho  no puede ser considerado un  allanamiento porque la familia Marañón, que presentó la denuncia, no vive en estos terrenos.  
"El allanamiento no está tipificado dentro del Código Penal, por lo que en este caso solamente se juzgará por violencia física”, aseveró la autoridad.
Los avasallamientos de terrenos son frecuentes en el país y mayormente existen redes y grupos familiares que se dedican a esa ilícita actividad, quienes incluso tienen en su poder documentos de propiedad aparentemente originales.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
49

Comentarios