Las familias se reunieron para realizar el “despacho del alma”

En los cementerios General y Llamita hubo estricto control

Los controles policiales evitaron el ingreso de bebidas alcohólicas en los camposantos. Los asistentes consideran que esta restricción es una “buena señal”.
sábado, 2 de noviembre de 2013 · 23:01
Natalia Ramos /  La Paz
El día está a pleno sol y los cementerios colmados de personas que quieren despedirse de sus seres queridos que descansan en estos recintos. Sus almas o ajayus regresaron el 1 de noviembre y un día después, según la creencia prehispánica, deben volver al lugar donde habitan.
Los familiares acompañan este recorrido, recibiéndoles primero con una "mesa” en la que incluyen todo lo que le gustaba al difunto y después con la mejor despedida para que el alma regrese "fortalecida”. Rezos, música, flores, panes dulces y el encuentro con la familia son los principales ingredientes.
En el cementerio supuestamente clandestino de la Llamita la jornada de "despacho” comienza muy temprano. Desde las ocho de la mañana se instalan los puestos de venta que recorren más de 200 metros de las calles aledañas. Les espera un día largo. Es constante el trasiego de personas cargadas con canastas de panes y dulces, flores, cañas, comidas, etcétera. El tráfico de movilidades es denso y lento.
En la puerta de acceso hay un control policial con el objetivo fundamental de evitar el ingreso  de bebidas alcohólicas.
Al  entrar al cementerio,  pequeñas tumbas sobresalen de la tierra donde es obligatorio pisar porque no hay otro lugar a lo largo y ancho del cerro que acoge cientos de  cuerpos sin vida.
Son rectángulos de piedra o de cualquier otro material que se juntan sin orden ni concierto, adornados con una cruz  y en algunos casos con el nombre de la persona fallecida. Impresiona la facilidad con la que se camina sobre estas tumbas, casi no queda más terreno por dónde pasar.
Pero nada impide que las familias se agrupen en torno a los féretros de sus difuntos.
En muchos casos acuden por varios fallecidos. Adriana Chávez tiene enterrados aquí a su suegro, su madre, su hijo y su esposo. Tiene muy claro que permanecerá en el camposanto "hasta que se acaben los panes”.
 Explica que hay personas que vienen para ofrecer sus rezos en aymara por el alma del difunto y la familia le obsequia con comida. Este tipo de intercambio forma parte de la tradición. Chávez  relata que en este cementerio se entierran a personas que no tienen suficientes recursos económicos para un entierro en el Cementerio General de La Paz.
La música no puede faltar en esta celebración. Desde distintos puntos suenan varios instrumentos que se entremezclan. Willian Luna toca sin parar su imilla. Es músico y hace una pausa para contar a este periódico que son tres los instrumentos imprescindibles en esta época: la moseñada, la tarqueada y la pinquillada, "porque  su música transmite un llanto por la pérdida”.
Se multiplican los tradicionales panes dulces para compartir y en este día, preferentemente, la comida que se prepara es ají de arvejas. Pero, lo cierto es que en el cementerio no se percibe la presencia de bebidas alcohólicas. Para los asistentes es una "buena señal” porque consideran que a las almas hay que despedirlas "bien y sin excesos”.
Se repite la  peregrinación para acceder al Cementerio General de La Paz. La calles próximas repletas de puestos de venta anticipan el ambiente festivo. El olor a comida y flores son inevitables. Los lirios son las flores más caras que se venden, cada una  a  15 bolivianos. Helados de canela, ají de fideo, anticuchos, bizcochos o sandwich de chola recorren las calles. El encuentro entre los vivos y el alma de los difuntos ter

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
1

Comentarios