Guery Sandoval, El Pocholo

“No puedo decidir si no le pregunto a mi esposa”

Alumnas del colegio Horizontes de La Paz soñaron con entrevistar a Pocholo, presidente del Centro Gorrioncillo Pecho Amarillo. Este fue el diálogo.
sábado, 02 de noviembre de 2013 · 22:02
 Valentina Villegas, Claudia Marín y Celia Águila, asesoradas por la profesora María Victoria Corrales  / Colegio Horizontes. La Paz
Comenzamos la entrevista  al Pocholo, nerviosas,  pero poco a poco lo fuimos conociendo y descubrimos a un auténtico artista que hace música, teatro y baila. Pero, además de ello, es una persona muy ligada a su familia y orgullosa de representar a un personaje que supuestamente es dominado por su esposa. 
Lo saludamos y tímidamente comenzó nuestra conversación.
Guery, ¿qué fue lo que le motivó para seguir esta carrera?
Una cosa muy importante fue el colegio donde he estudiado. No sé si han escuchado hablar sobre el Instituto Laredo, en Cochabamba. Bueno, ahí se estudia música y teatro. Tuve la suerte de estudiar ahí y eso posibilitó que esté en los escenarios. Al salir bachiller me di cuenta de que lo que quería hacer era actuar, bailar, cantar y hacer música. No me llamaba la atención nada más que eso. Fue muy importante estudiar en ese colegio. Obviamente para entrar allí tienes que demostrar aptitudes  para la música y el teatro.
¿Cómo cree que se pueden inspirar los comediantes  jóvenes bolivianos?
 Yo también me he inspirado en actores cómicos que admiro, como Peter Travessí y David Santalla. Siento mucho cariño por ellos, por lo que han representado para mí y  por las sonrisas que me han regalado.
Sabemos que su esposa actúa con Ud. y que sus hijas los acompañan en muchas de las giras que realizan, ¿cómo se siente respecto a esto?
Bueno, Camilita tiene siete años y está en segundo de primaria, así que resulta un poco difícil que venga a todas las giras. Belencita, no tanto porque tiene tres añitos y está más libre. Nos sentimos muy felices de que compartan con nosotros, pero no queremos forzarlas. A ellas les encanta viajar, estar en los teatros y ver el show. Es una forma de no separarnos. Tratamos de buscar que los viajes más largos coincidan con las vacaciones. Ellas han adoptado una actitud muy linda. A veces Camilita nos ayuda con el vestuario y obviamente ha empezado a salir a saludar con nosotros y cada vez lo hace con mayor naturalidad. Llegará a un punto en el que verá si le gusta el teatro. Mientras tanto las dos nos acompañan y cuando no pueden ir las extraño.
 ¿Cómo es la relación con su esposa dentro y fuera del teatro?
Afortunadamente muy poco de lo negativo. Es un complemento muy lindo que tengo con Nelita. Hemos sido compañeros de teatro durante mucho tiempo antes de enamorar. Tenemos una rutina de trabajo muy marcada y las mismas pasiones. Nos encanta la música y el teatro. Como toda pareja tenemos algunos momentos buenos y otros malos, es natural, pero siempre prima el inmenso amor que tenemos por el arte, por  nuestras hijas y por nosotros. Este año cumplimos diez años.
¿Nada de Pocholo, entonces?
Sí, tengo mucho de Pocholo, aunque tengo otras actividades fuera de casa que me obligan a viajar y ella se ocupa más de las chicas y de estar en la casa. Pero cuando estoy en casa tengo más horas en la cocina que ella. ¡Si la cocina hablara!
¿Qué es lo más importante en su vida?
Mis hijas y mi familia.
¿Cómo cree Ud. que apoya a Bolivia?
Apoyo sacándole una sonrisa a la gente, creo que es un apoyo muy grande. No sólo en el teatro sino en el cotidiano andar. Al amigo taxista lo he hecho reír al venir aquí. Creo que lo he mandado con mejor ánimo y que he aportado con un granito de arena por Bolivia.
 ¿Cuando representa al Pocholo, qué sensación siente?, ¿se pone nervioso?
 Siempre, siempre...  Me da nervios recordar que estoy haciendo lo que siempre quise hacer, que estoy cumpliendo un sueño. Bendigo ese momento. Al sentir los nervios,  siento responsabilidad, estoy sintiendo lo que hago. Los nervios me ayudan.
 ¿En qué situaciones se identifica con el Pocholo?
 En las situaciones cotidianas. Me sale el Pocholo cuando tengo que decidir algo.  No puedo hacerlo si no le pregunto a mi esposa... Mi esposa es una hermosa esposa, porque no sólo es mi esposa sino también es mi amiga. Mucha gente lo toma como Pocholo, pero no es por marida sino porque es una gran amiga. Pero sí, tengo el Pocholo, cuando mi hija me pregunta algo le digo: Pregúntale primero a tu mamá. Es muy típico.
Con todo el amor del mundo siempre estoy pendiente de mi familia y de mi casa. Cuando veo eso en otras parejas, dicen ése es un Pocholo, pero en vez de enojarse deberían sentirse halagados. Lo más lindo del mundo es la familia y sobre todo cuando tienes pequeñas y más bien lo asumo como ¡wau, qué lindo es ser Pocholo!
 ¿Cómo se creó el personaje del Pocholo?
Lo inventó Cecilia Travessí, que es la directora de Tra La La Show, en el año 98, basándose en el programa de la TV argentina "Matrimonios y algo más” , de los años 80, si no me equivoco, y extrajo de ahí un sketch en el que había un marido oprimido, amo de casa, que tenía también un mandil. Transcribió el sketch y bueno, lo adaptamos a la situación boliviana y gustó mucho a la gente. Desde ahí comencé a escribir yo los guiones del personaje, con el tiempo, tuvo mayor personalidad. Se empezó a relacionar con el mundo teatral boliviano y llegamos a verlo crecer tanto que se hizo una película hace un par de años.
¿Su primer show fue en Tra La La?
Sí, mi primer show fue en Tra la la, en el año 1995, que se llamaba "Danza con monos”.
 Sabemos que el show que está haciendo se llama "Va riendo sobre la lluvia”
Sí, "Va riendo sobre la lluvia”, que tiene doble connotación. Va riendo, del verbo reír y barriendo de barrer. Pese qu

Comentarios