El cementerio de El Pedregal se encuentra en la zona Sur de La Paz

Se despiden de sus muertos un día después de lo habitual

En la zona se estableció la diferencia entre “colonos” y “forasteros”. Los primeros se consideran originarios del lugar y mantienen costumbres distintas.
domingo, 03 de noviembre de 2013 · 23:14
Sergio Mendoza / La Paz
Los denominados "colonos” del barrio El Pedregal despiden las almas de sus seres queridos un día después de lo que generalmente se acostumbra en el resto del país. Esta gente se diferencia de los "forasteros”, que no son propios del lugar y que despidieron a sus muertos el pasado sábado.
"Es nuestra costumbre desde  hace años, el 1 de noviembre recibimos a las almas, al día siguiente despachamos en la casa nomás y al tercer día es en el cementerio. Como lugareños siempre estamos el tercer día”, explicó Jaime Villca.
 En la mesa que armó Villca  sobre la tumba de una de sus conocidas se colocó varios conejos asados, con sus bocas entreabiertas  que dejaban ver sus  afilados dientes.
 La zona lleva el nombre de El Pedregal porque hace años abundaban las piedras de gran tamaño y sólo unas cuantas casas se repartían distanciadas. Hoy, todavía se ve rocas inmensas al lado del camino que conduce hasta el cementerio, que se encuentra incrustado en una pendiente.
Se trata de un conjunto de tumbas que sobresalen sin orden, unas más que otras, desde la tierra. Moverse por el lugar es un desafío porque no existen senderos definidos, más aún cuando al paso se encuentran cientos de personas vestidas de luto que comen, rezan  y beben. No queda más remedio que pasar por encima de los nichos, de la tierra removida y de las cruces.
Villca contó que "los dueños originales de este sector fueron los tres Patiño: Julio, Luis y Raúl. Ellos eran los patrones y, en 1952, dejaron los terrenos a la gente. Así somos los legítimos de este lugar, los colonos. Los forasteros son los que vienen de otros lados y se compraron aquí casas”.
 Hay   músicos que tocan frente a una tumba decorada con masitas, pasankallas y t’ant’awawas. Cristina Jironda, nuera de la fallecida, explicó que éste será el último año que pagan una banda y cocinan dos platos distintos, porque es el tercero desde la muerte de su suegra.
Está por anochecer y los colonos se retiran, recogen sus mesas y terminan de beber sus cervezas. Algunos suben a sus vehículos y se marchan, otros descienden a unos garajes acondicionados para bailar y compartir tragos. Las cajas de cerveza están apiladas en las entradas y las banquetas están apegadas contra las paredes de ladrillo.
 Algunos pagan un alquiler por el uso del espacio al dueño de casa. María, una de las vendedoras, cuenta que el lugar empieza a llenarse después de las 18:00 y que permanece abierto hasta las 23:00. Atiende dos días seguidos y gana unos   400 bolivianos por cada uno, el 2 y el 3 de noviembre, como es costumbre en la zona Pedregal.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios