Gabriel Martínez, el chofer que causó el accidente en Huancollo

“Mis hijos dejaron la escuela y la clínica no me alimenta”

El conductor del cisterna está en la clínica hace cuatro meses y vive de la solidaridad de los choferes de La Paz. Pide la cesación de la detención preventiva.
domingo, 3 de noviembre de 2013 · 22:57

Margarita Palacios / El Alto
El chofer de la cisterna que transportaba  alcohol y que chocó hace cuatro meses en la carretera La Paz-Desaguadero, a la altura de San Juan de Huancollo, Gabriel Martínez, continúa con detención preventiva en la clínica Azul, que se encuentra ubicada en la extranca de Río Seco.
Martínez afirmó que sus cuatro hijos no asisten al colegio desde hace un mes por falta de dinero y él no recibe alimentación desde el 19 de octubre. Su  esposa tuvo que dejar el trabajo para llevarle alimentos.
Una de las posibles causas del accidente, que manejó la Policía, fue que el chofer dio paso a un grupo de folkloristas que celebraban en la carretera, donde murieron calcinadas al menos 11 personas. Días después, el fiscal ordenó que por su estado de salud Martínez deberá cumplir detención preventiva en clínica y al ser dado de alta, pasará al penal de San Pedro de La Paz. Sin embargo, los médicos indicaron que Martínez se recuperó a las dos semanas del hecho.

Cuéntenos, ¿qué pasó antes del accidente?
Yo iba desde Santa Cruz a la ciudad de Ilo, Perú. Hace más de 12 años que viajo y nunca he tenido accidentes. Llevaba el alcohol que se  exporta hacia Colombia e Italia. Pasé el control en Guaqui y no tuve ningún inconveniente con el excedente de combustible.
¿Cómo ocurrió el accidente?
Iba peleando con el sol, me daba de frente, eran las cinco y media de la tarde, pero tampoco  era mucho, se veía, iba despacio y en la curva fue  el accidente. Vino una movilidad de frente cuando me sacó de la carretera.  Yo pensé que  estaba borracho, me asusté y por el  descontrol  salí de la berma a la carretera. Había una fila de  movilidades en el lado derecho  y me fui a la izquierda. Allí había un accidente que ocurrió  antes y  arrollé a toditos. Frené  tras la fila, esquivé, pero como uno no frena rápido, se dio el accidente.
¿Qué fue lo que pasó después del incidente?
Vi que  estaba huyendo el chofer  que había chocado en el accidente anterior. Con lo que se quemó, no se pudo saber nada más.
A las 0:30  me trajeron en ambulancia a esta clínica,  llamé a mi esposa para que se venga a La Paz. Desde esa vez   no salí de la clínica. Inicialmente me dieron un cuarto privado, pero luego me trasladaron a este cuarto compartido, por suerte tengo una ventana  y me distraigo.
  ¿Cómo se encuentra de salud?
Gracias a Dios estoy bien, el médico me dio de alta dos semanas después del accidente. Recuerdo que salí sano de la puerta del ayudante de la cisterna, no tenía quemaduras graves, sólo me rompí una costilla por golpearme con  el  volante. Me quemé la cara, quedé como momia, aunque  no fue grave,  me pusieron unas cremas. En este momento sólo se ven cicatrices en mi mano, espalda y   pierna.
 ¿Dónde está radicado el caso?
Inicialmente el caso estaba radicado en La Paz. Luego se remitió a la localidad de Guaqui, como había vacación judicial, la jueza segundo de El Alto atendió el caso. De El Alto la jueza lo mandó a Guaqui pero, lastimosamente, el juez lo ha vuelto a mandar a El Alto, que  lo volvió a mandar a Guaqui y ahora ya se ha radicado definitivamente el proceso en Guaqui.
¿Qué pasó con su familia después del hecho?
Tengo cuatro hijos y hace más de un mes tuvimos que sacarlos del colegio. El menor tiene 10 años, otro de  13, 17 y la mayor de 19. Ella  iba a salir bachiller este año, pero ya no me alcanza el dinero. Estaban en un colegio fiscal, en la zona Pampa de la Isla, en Santa Cruz. Pero ya no podemos cubrir eso más.
¿Siente que su esposa lo está colaborando en esta situación?
  No estamos casados, pero vivimos más de 21 años. Siempre me ha ayudado. Ella tuvo a mi hija a sus 15 años, mientras me fui al cuartel. Ahora ella tuvo que dejar el trabajo como obrera en una fábrica de plástico porque me han quitado la alimentación, así que ella me trae la comida. Tendemos el colchón en el piso para que duerma  y en el día me acompaña, mientras teje o se distrae de alguna manera.  Nos han quitado la televisión, así que trajo una pequeña radio para que estemos informados. 

¿Analizó el video pirata del accidente?
Sí, los compañeros transportistas me trajeron dos versiones. En una  se puede ver  bien que la Policía está escoltando  (a los bailarines) mientras danzaban en  la carretera. No están viendo al transporte,  están los cuatro de escoltas como si fueran parte de la banda. También se ve bien al  alcalde, los concejales y a dos magistrados de Sucre.

¿Ha sentido apoyo por parte de alguna institución?
Estoy bien agradecido con los transportistas paceños y con el dirigente del transporte pesado, Pedro Quispe. Me están apoyando en la parte económica. Él viene y me deja 100 pesos. Pasa unos días y  me deja otros 100 más, porque la verdad no tengo y ya me da vergüenza decirles que me vuelvan a apoyar, porque me han venido a apoyar tanto.
¿Siente que están obstaculizando su caso?
Hay muchas cosas por detrás, incluso después del accidente  han hecho perder mi análisis de sangre para decir que yo estaba borracho,  yo no había tomado   desde hace tres meses.
 Hubo varias presiones. Me han mandado a mí y al dirigente del sindicato (de transportes pesados), en distintas ocasiones, varias amenazas diciendo que nos tenemos que cuidar.
Por ahora, mi abogada (María Gardeazabal) ha solicitado la cesación de la detención  preventiva  hace una semana  y el juez indicó que por favor se le conceda más tiempo para que notifique a las víctimas. El lunes (hoy) la abogada  se dirigirá a Guaqui para ver cuándo se llevará a cabo la audiencia.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
1

Comentarios