Una multitud se sumó al festejo de la flamante pareja

Con morenada y taquirari, los novios festejaron en losTrillizos

Mariachis, bandas y morenos le pusieron el ritmo al recorrido que hizo el Alcalde Luis Revilla junto con su esposa Maricruz Ribera por los puentes.
sábado, 14 de diciembre de 2013 · 22:09
Anahí Cazas  / La Paz
    "¡Que vivan los novios!”, gritaba la gente, poco antes de que el alcalde Luis Revilla y su flamante esposa, Maricruz Ribera, llegaran al Puente Libertad,  donde comenzó el tradicional recorrido de los recién casados. 
Días antes de la boda, los novios habían anunciado su recorrido por los Puentes Trillizos e invitaron a los paceños a que les acompañen. La pareja arribó ayer a las 12:15  al ingreso del puente, que une las zonas de Llojeta y San Jorge. 
Allí,    un grupo de mujeres  llevaba un arco de flores, dos piñatas en forma de campanas y   dos copas de champán para celebrar la unión, mientras que un grupo de músicos interpretaba ritmos autóctonos. 
Detrás de la pareja, se acomodaron seis  señoras vestidas con trajes de  damas antiguas.   "Somos las damas de honor de los novios”, exclamaron.
 
"Lucho, felicidades”, "que  Dios los bendiga”, "que vivan los novios”, "que sea en buena hora”,  gritaban cientos de personas, quienes acompañaban el paso de la pareja con mixtura, pétalos de flores blancas, azúcar y arroz.
Dolly Quijarro  esperó a los novios desde las 10:30. Cuando  los vio esquivó al personal de seguridad y corrió a darle un beso al alcalde. "Es un hombre bueno. Él me ha ayudado con mi niña que tiene síndrome  de Down”, contó.
 Cuando la pareja estaba a punto de  llegar a la mitad del primer puente, una banda de músicos la sorprendió con una morenada. "Que bailen los novios”, demandaron los asistentes. En ese instante, Ribera y Revilla   se soltaron de la mano y comenzaron a moverse al ritmo de las matracas. 
"Un taquirari, un taquirari”, luego  gritó la gente. En ese instante, los músicos cambiaron el  ritmo de  la morenada  por el popular  Viva Santa Cruz. Mientras los novios pasaban, la gente se acercaba con regalos,  canastones, plaquetas y botellas de whisky,    entre otros.
Con un oso de peluche gigante en las manos, Trinidad Morales, vendedora del mercado Lanza,  sorprendió a la pareja. "Éste es mi regalo. Quiero mucho al alcalde y no podía faltar a su boda”, sostuvo emocionada. 
Morales y sus compañeras brindaron con el alcalde y su esposa. En ese instante un grupo de   mariachis les dedicó  una  serenata. Ya en el ingreso del Puente Unión, que une la zona de  San  Jorge con la avenida Los Leones, los esposos fueron sorprendidos por  el retumbar de las trompetas de la banda Poopó. Acto seguido, Ribera y Revilla comenzaron a bailar otras morenadas y el taquirari Collita.
 "Lucho y Maricruz un solo corazón”, gritaban las vendedoras del mercado Camacho, quienes esperaban a los novios con 24 arcos de flores rojas.
"Estamos felices de que los novios compartan con el pueblo”, sostuvo Mercedes Collo, una de las vendedoras.  Más bandas y mariachis siguieron el paso de  los novios. 
 "Estamos felices por el cariño de la gente y por compartir este momento con ellos”, sostuvo  Revilla, quien tenía la cabellera cubierta de mixtura y flores.
"Que alce a la novia”, pidió la gente y sin dudar, Revilla levantó a su esposa. Luego, la pareja escribió sus deseos en un papel  amarrado a una docena de  globos.  "Estoy sorprendida por el deseo de la gente. Me esperaron para bailar morenada y  la música de mi tierra”, agradeció Ribera.  
 "Se casó el alcalde más churro”, vociferó Cecilia Bernal, quien para desear suerte a los novios les lanzó monedas de dos centavos. Al llegar al  Puente Independencia, los novios fueron sorprendidos por fraternos de la morenada Catedráticos, quienes  acompañaron a la pareja hasta el final del recorrido. Ni la lluvia, que comenzó a caer, opacó la felicidad de los flamantes esposos.

 

 


   

60
1

Comentarios