El árbol más popular de La Paz

Cientos de niños pedalean por una Navidad ecológica

El árbol de San Francisco se ilumina de 18:00 a 22:00 con cuatro bicicletas.
martes, 17 de diciembre de 2013 · 22:08
Natalia Ramos  / La Paz
Decenas de madres y padres con sus hijos hacen fila cada noche, desde las 18:00,  para prender la luz más ecológica de la Navidad paceña. En la plaza mayor de San Francisco se ha instalado  un árbol de 15  metros de altura  hecho con 50.000 botellas de plástico verde. Su iluminación es una de las particularidades que más llaman la atención de propios y extraños, especialmente de los más pequeños de la casa.
Cuatro bicicletas estáticas se han dispuesto en la base de la enorme estructura para generar la electricidad necesaria. Hay que pedalear para que se ilumine el árbol. "Si no, la Navidad está triste”, comenta José María Dehesa, ingeniero ambiental del Parque Urbano Central.  Todas las miradas que se concentran alrededor de este novedoso sistema irradian entusiasmo y, sobre todo, ganas de pedalear.
"Escuché que habían puesto el árbol de Navidad más ecológico y  por eso estoy aquí,  para prender las luces”, dice Vilma López, quien acude a la plaza San Francisco  con su pareja.  A  los dos les gustar montar en "bici” y se muestran muy satisfechos con este tipo de iniciativa porque "fomenta  la conciencia de respeto y cuidado con el medio ambiente”. Precisamente, éste es uno de los objetivos esenciales, además de crear un atractivo diferente para disfrutar la Navidad.
 Saray es una de las decenas de niñas que hacen cola con su madre. No puede ocultar la emoción y los nervios por alcanzar la bicicleta y poder pedalear durante unos minutos para "prender las luces”. El año pasado también vinieron juntas para ver el árbol,  pero "este modelo nos parece mejor, más bonito”, añade su madre. Saray comenta, a modo de confidencia, que se imaginará sus regalos de Navidad cuando esté pedaleando.
Son conscientes del significado que quiere transmitir este árbol, además de su carácter navideño. "Sé que está hecho con botellas reutilizadas”, asegura Sander Torrico, y el pequeño  revela que pedirá una bicicleta como regalo de Navidad.

 " Es algo novedoso que no se ha visto, pedalear para que se prenda la luz, ya en los colegios fomentan el cuidado del medio ambiente”, comenta Marisa Huaygua, que lleva a sus hijos.
Hay mucha ilusión y motivación  en los participantes. Cada día desde su apertura acuden a  pedalear, entre las 18:00 y 22:00, alrededor de  400 niños, según Dehesa. Resalta que "lo importante de este año es la participación para que el árbol luzca con todo su esplendor”.

  Para construir el gigante colaboraron más de 200 personas en la recolección de botellas y  en la instalación final. Originalmente se había previsto ubicar el árbol  en el Parque Urbano Central, pero tras el trágico accidente, en el que falleció un obrero durante los trabajos preparatorios, se cambió el lugar. Dehesa  asegura que siguieron adelante  la idea "para no defraudar a las personas que lo esperaban”.

Con la energía limpia, las luces brillan toda la noche

Las cuatro bicicletas están  conectadas a una correa que a su vez se vincula a un alternador, encargado de alimentar la batería donde se almacena la electricidad. Este sistema está concebido para que el árbol puede permanecer toda la noche encendido, una vez que se ha pedaleado lo suficiente.
La estrella tiene una conexión directa, sólo se  enciende al pedalear durante algunos minutos, de manera inmediata. Por tanto se trata en cualquier caso de energía limpia.  
Según los cálculos de los creadores, este año se ahorra un 60% de consumo de energía con respecto al año pasado. Con dos bicicletas se podría generar  la suficiente electricidad para lograr la iluminación. Sin embargo, se han dispuesto cuatro "pensando en ofrecer la posibilidad de pedalear en familia”.
Las bicicletas también están construidas con elementos reutilizados, siguiendo los criterios ecológicos. La idea de construir el árbol de Navidad con botellas de plástico verdes surgió a raíz de observar algunas experiencias europeas, como la que se lleva a cabo en Letonia.
La instalación de bicicletas para generar energía limpia es una incorporación del proyecto paceño, según resalta Dehesa, quien pronostica que es muy probable que en los próximos años esta idea continúe.
Con las 50.000 botellas que se han reutilizado para el árbol, unidas en esferas mediante bolsas  de plástico, se planea realizar otro proyecto también de tipo ecológico.  Con la lluvia, que de momento no ha obstaculizado el encendido del árbol, se produce, en cambio, un efecto aún más luminoso, "como si se tratara de copitos de nieve”. Las educadoras urbanas o cebras animan a los asistentes con sus abrazos.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias