La historia de amor de cuatro parejas del mismo sexo

Por falta de una ley, los gays se unen en ceremonias simbólicas

El documental Para amar, sentir y luchar, dirigido por Janela Vargas y Javier Acarapi, tiene el objetivo de promover el debate sobre la unión civil igualitaria.
sábado, 21 de diciembre de 2013 · 19:10
Margarita Palacios / La Paz
"El sentimiento es mucho más grande y más puro de lo que se pensaba; te amo, bebé”, "quiero estar el resto de mi vida contigo”, se dijeron Wendy Molina y Vanesa Echeverría en su matrimonio simbólico, el pasado 8 de julio.
Ésta es una de las cuatro parejas que fueron filmadas en el documental Para amar, sentir y luchar, dirigido por Janela Vargas y Javier Acarapi, el cual  muestra que a falta de leyes en el país, las parejas del mismo sexo celebran ceremonias simbólicas de unión.
El objetivo de este producto audiovisual, que fue estrenado la pasada semana  en la Cinemateca Boliviana, es iniciar un debate entre la sociedad y las autoridades sobre la unión civil igualitaria.

En la ceremonia, el padre de Vanesa, Reynaldo Echeverría, bendijo el matrimonio: "Deseo que les vaya muy bien en el camino que tienen adelante, que ese amor que tienen crezca con el tiempo”. Al igual que  el padre de Wendy, Javier Molina, quien  dio la bienvenida a su nuera y dijo: "Peleen por sus ideales, me siento orgulloso, felicidades”.
Entre besos y lágrimas de emoción, dieron el esperado sí y se prometieron amor eterno mientras  la   canción Mujer contra mujer, del grupo  Mecano, amenizaba el ambiente.
Otra pareja del mismo sexo, Alan Garzón y Julio Aguilera, oriundos de Santa Cruz, aceptaron casarse tras un año de convivencia. "Vamos a construir una casa ecológica”, y suspiran  mientras muestran su anillo plateado de compromiso. Anhelan comprar uno de oro cuando se apruebe en Bolivia el matrimonio gay.
Es así como decidieron compartir este paso con sus familiares hace algunos meses. La madre de Alan preguntó: "¿Quién llevará las flores?”, y la progenitora de Julio se puso a llorar. Actualmente, Julio está desempleado y porta el  VIH. Alan  lamenta que su pareja no  pueda gozar de  un seguro social. "Afectivamente soy su novio, pero legalmente no”, se apena Julio.
"Nosotros no creemos  en el matrimonio tradicional, en el que tiene que haber una persona sumisa y otra dominante; si no en un proyecto de vida que se centra en el amor”, afirma Julio, quien lleva un rosario en el cuello.

La ley no es la única oportunidad para que esta pareja sea  feliz. "Quiero estar con él hasta que seamos viejitos”, manifiesta Alan en el documental.
La tercera familia está conformada por Pilar Iturri,    Zu Linares y sus dos hijos -Carlos (14) y Fabián Alberto (10)-, quienes viven juntos   hace tres años.
El menor  sufre de  una enfermedad renal terminal y asiste a sesión de hemodiálisis día por medio. "Ambas me dan mucho cariño y como mi mamá, la Pilar, se queda conmigo, me ayuda y jugamos”, comenta el menor.
Según Zu, para el mayor no ha sido fácil, pero tampoco fue traumático. "Es como mi segunda mamá, ella le ayuda mucho”, afirma Carlos.
La abuela, Zulma Linares, aprobó esta unión porque observó que los niños viven en un buen ambiente, tienen un  hogar respetable, donde existen reglas y se les inculca valores. "Mis wawitas tienen a sus mamás adoradas”, asevera.
El año pasado, esta familia participó en la marcha de las diversidades sexuales y genéricas. Ambas vestidas con velos de novia pedían los mismos derechos civiles de los heterosexuales. Ambas son católicas y creen en Dios. "Para mí, Pilar es amor”, dice Zu y su pareja responde: "Es el amor de mi vida y quiero estar junto a ella”. 
La cuarta pareja es la de David Aruquipa y Guido Montaño, la cual se fortaleció  durante cuatro años por el amor que se tienen y los aspectos culturales que comparten,  explican ambos mientras muestran un  altar armado en su casa donde hay  dos negritos de yeso adquiridos en Alasita, con  símbolos de la Pachamama, y dos toritos para proteger el hogar.
 "Hay familias sin necesidad de estar conectadas con rastros biológicos, hay madres solteras, abuelos que viven con sus hijos y éstas son tan familias como las que existen”, comenta Aruquipa al finalizar el documental.
El 14 de mayo de este año,  Brasil legalizó el  matrimonio entre personas del mismo sexo,  convirtiéndose en el tercer país en aprobar esta unión, luego de  Uruguay y   Argentina.
En este último,  la presidenta Cristina Fernández fue  quien impulsó en 2010  un proyecto por el derecho a estos matrimonios.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios