El sacerdote del municipio dice que hay pobreza

Familias de Apolo no tienen dinero, tras la erradicación

Cinco comunidades, al margen de Miraflores, perdieron sus cultivos de coca y de otros productos. Están sin sustento económico.
sábado, 21 de diciembre de 2013 · 19:35
Daniela Romero / La Paz
Luego del ingreso de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), en octubre pasado, en al menos seis comunidades del municipio de Apolo, donde se erradicó coca y otros productos, los pobladores se encuentran sin sustento económico, denunció el sacerdote del lugar, Dionisio Zabala.
"No solamente es Miraflores. Son cinco más que, si bien pasó la erradicación, actualmente la están pasando mal”, informó el religioso ayer a Página Siete.
El jueves, cuatro de los cinco pobladores liberados por el caso Apolo contaron que perdieron sus cultivos y denunciaron que se quedaron sin su principal actividad de subsistencia: la agricultura,  luego de que miembros de la FTC ingresaran para erradicar, el pasado 19 de octubre.
Aquel día se produjeron hechos violentos que segaron la vida de cuatro miembros de la FTC, tres uniformados y un médico.
"Todos son comunarios pobres. En Santa Catalina no afectaron mucho los cultivos, pero en las otras comunidades han afectado bastante. Ahora es (pensar) en cómo se repondrán, en cómo van a superar su vida”, declaró Zabala.
Explicó que la comunidad de Santa Catalina es la única que no se vio demasiado afectada; sin embargo, las demás sí.
Mujeres y niños de Tierra Blanca, Copacabana, Santa Bárbara y Concepción se encuentran sin alimentos ni dinero para subsistir, denunció el sacerdote. "La situación es la misma, pero quedaron consecuencias, están sin dinero, perdieron todo”, dijo.
Los dirigentes de los cocaleros de Santa Catalina lograron ingresar en el sistema biométrico que exige el Gobierno. "Entonces a ellos no los tocaron”, informó el religioso.
No obstante, en las otras comunidades los productores están en contra de ser biometrizados, bajo el argumento de que la Ley 1008 establece a Apolo como una zona tradicional.
Después de los hechos en Miraflores y de la detención de 17 pobladores por su presunta participación en la muerte de los integrantes de la FTC, las mujeres y niños escaparon de sus viviendas a la casa parroquial de la iglesia de la población de Apolo, donde Zabala les cobijó durante al menos 15 días.
Cuando retornaron a sus viviendas se encontraron con todos sus muebles y artículos completamente destrozados, según el relato de ellos mismos.
Desde el 19 de octubre hay cocaleros que se escaparon al monte para no ser detenidos por la Policía. "Tenían temor porque hubo a quienes se les fueron quemados sus documentos”, dijo Zabala. Actualmente hay 12 pobladores que continúan en la cárcel de Patacamaya.

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias