Roberto Albarracín, exsubcomandante de la Policía Boliviana

“Es momento de trabajar por el bienestar del policía”

El exjefe policial evaluó su gestión como jefe administrativo y subcomandante. Confía en que sus proyectos de reestructuración se ejecuten en breve.
sábado, 28 de diciembre de 2013 · 19:35
Daniela Romero / La Paz
Después de un año intenso como subcomandante de la Policía Boliviana, el general Roberto Albarracín pasó a la letra C de disponibilidad, sin embargo, deja en la institución del orden proyectos de cambio de estructuración profunda y la administración interna por buen camino.
En la gestión 2013, Albarracín fue ascendido a general y poco después fue nombrado como subcomandante. Antes de formar parte del alto mando policial , tuvo a su cargo la dirección nacional administrativa, en la que logró ejecutar el 97% del presupuesto asignado.
Al cumplir 31 años de carrera, Albarracín apuntó a renovar la estructura de la institución para que el trabajo sea ágil, no obstante, lo que más espera de sus sucesores es que trabajen ahora por el bienestar de los policías.
¿Cómo decide  ser policía?
Tenía una vocación de servicio. Al ver otras alternativas me incliné por ésta, porque  me gustaba ser formado en la Policía.
¿Qué significó para usted ser parte del alto mando de la Policía Boliviana?
Yo me sentí realizado el momento que ascendí a coronel y posteriormente me presenté a la invitación que cursa el Comando General para optar al grado de general. Presenté mi documentación y pude ingresar dentro del rango permitido.
¿En qué unidades trabajó y cuál fue la que más le gustó?
Trabajé en varias unidades operativas y en diferentes departamentos del país. Pero definitivamente creo que la que más me gustó fue Radio Patrullas 110. Fui patrullero y despachador de casos. Me gustó mucho porque es una unidad en la que se hace un apostolado de este servicio a la gente, entonces uno se da cuenta que ese contacto es importante.
¿En esta gestión como subcomandante de la Policía, cuál ha sido el trabajo que  desarrolló?
El trabajo ha sido formar parte del equipo técnico y a su vez se ha trabajado con el Ministerio de Gobierno y representantes de la Anssclapol en la elaboración del proyecto de la nueva Ley Orgánica de la Policía.
¿Qué proyectos presentó?
Como subcomando presentamos un planteamiento de una estructura policial más ágil,  dinámica y funcional. La actual estructura es muy pesada, tenemos alrededor de 25 direcciones nacionales, esto hace que no se puedan operativizar las normas.
¿Qué se quiere lograr con este cambio estructural?
Queremos que no haya tanta burocracia. Actualmente, para atender o investigar un caso en la Unidad de Bomberos, por ejemplo, un jefe intermedio tiene que pedir autorización al director departamental, éste al nacional y del mismo modo tiene que bajar la orden. Necesitamos que el comandante de una estación policial pueda actuar de inmediato.
¿Ésa es sólo una parte del proyecto?
Es la parte más importante, sin embargo, existen otras conquistas de la Policía que en su momento van a dar a conocer.
 Antes de ser subcomandante, usted fue jefe nacional administrativo. ¿Cuáles fueron los logros alcanzados?
En mi gestión tuvimos un 97% de ejecución presupuestaria.  Anteriormente, para pedir cualquier implemento se hacía un trámite burocrático. Actualmente, el Comando General envía, a través de la dirección administrativa, los recursos que le corresponde a cada departamento. Estos recursos deben ser a su vez desconcentrados. Una unidad, por más pequeña que sea, debe administrar su dinero porque saben cuáles son sus necesidades. 
¿Esta idea de desconcentrar los recursos fue suya?
Ya lo habíamos pensado en 2012 y, bueno, era el proyecto que se debía ejecutar este año, pero con la actividad ardua seguramente no se pudo cumplir.
¿Cómo evalúa su gestión como subcomandante de la Policía?
Creo que la población es la que debe evaluarnos. Particularmente pienso que ha sido una gestión regular.
¿Cómo espera que continúen el trabajo sus sucesores?
Considero que la revolución en la institución ya empezó. Tienen que haber cambios sustanciales,  toda vez que existen todos los mecanismos legales. 
¿Estos cambios  tienen que ver también con la reducción de hechos de corrupción?
Sí. La Policía ve temas disciplinarios. Cuando se trata de un hecho delictivo, de inmediato el Tribunal Disciplinario lo deriva a la instancia jurisdiccional, como es la Fiscalía.
Y para amparar el trabajo del policía, ¿ya hay avances en la conformación de la Defensoría?
Otra conquista es la Defensoría. Con esta instancia habrá abogados a disposición de los efectivos. Formarán parte de esto civiles dependientes del Ministerio de Gobierno.
¿Y se ha pensado en las condiciones en las que trabajan los policías en diferentes unidades?
Claro que sí. Creo que si bien hemos avanzado en temas tecnológicos para revolucionar la Policía, ahora es momento de trabajar por el bienestar del policía. Si trabaja en buenas condiciones, su trabajo será fortalecido.

 

 


   

60
1

Comentarios