Sólo el 17% de los casi 15.000 reos en el país tiene sentencia

Ministro plantea expulsar a extranjeros de hacinadas cárceles

Carlos Romero precisó que la expulsión no afectaría a los reos implicados en delitos de narcotráfico, que en la práctica son la mayoría.
martes, 17 de septiembre de 2013 · 12:39

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, planteó la posibilidad de expulsar a los presos extranjeros de las hacinadas cárceles del país, si bien la medida excluiría a los que cumplen condena por narcotráfico, informaron hoy medios locales.

La mayoría de los extranjeros presos corresponde a brasileños, colombianos, peruanos y chilenos, según las autoridades.

Romero recordó, en declaraciones difundidas por Radio Erbol, que Chile adoptó una medida similar el año pasado y afirmó que en Bolivia hay al menos 600 extranjeros detenidos preventivamente y otros 200 con sentencia.

"Tendríamos que hacerlo por reciprocidad, porque de esa manera actuó Chile, nosotros en este caso fuimos receptores (de reos expulsados por Chile), entonces, creo que sería una buena medida", aseveró.

El titular de Gobierno precisó que la expulsión no afectaría a los reos implicados en delitos de narcotráfico, que en la práctica son la mayoría. Romero hizo esta consideración durante la presentación, la noche del lunes, de un informe ante la Asamblea Legislativa sobre la situación en las cárceles bolivianas.

En la misma sesión, el legislativo dio luz verde al decreto de indulto para procesados o condenados por delitos menores que el presidente Evo Morales aprobó para aliviar el hacinamiento en las cárceles. El decreto fue dictado la semana pasada, pero para entrar en vigor debía ser ratificado por el Parlamento. Se trata del segundo indulto masivo que el Gobierno boliviano decreta en menos de un año con el fin de aliviar la masificación que sufren las prisiones del país debido al crónico retardo de la justicia, según ha reconocido el propio Morales.

Sólo el 16,7% de los casi 15.000 reos contabilizados en el país tiene sentencia y el resto está detenido preventivamente, según datos oficiales. A esa cifra se suman unos 2.100 menores que viven con sus padres en los centros penitenciarios al no tener otros familiares que los acojan, una situación inédita en el mundo y que ha llamado la atención de la Organización de las Naciones Unidas.

El recién aprobado decreto plantea beneficiar con el indulto a personas cuya sentencia sea igual o menor a ocho años por la comisión de delitos menores y a aquellos detenidos preventivos cuyos procesos se hayan alargado cuatro años sin una resolución.

Podrán acogerse al beneficio ancianos, adolescentes y jóvenes de hasta 25 años, personas con enfermedades graves o terminales, con discapacidades graves y padres o madres que tengan a su cargo a hijos menores de 12 años con los que vivan en las penitenciarias. La norma excluye a procesados o condenados por asesinato, violación a menores, traición a la patria, espionaje, secuestro, trata y tráfico de personas, terrorismo, separatismo, extorsión, corrupción, narcotráfico y a los que sean reincidentes.

El decreto tendrá una vigencia de un año, a diferencia de una norma previa aplicada a principios de año que duró tres meses y permitió la libertad de unos 222 reos, lejos de la meta de 1.900 que se propuso el Gobierno al dictar aquella normativa.

Además, en agosto pasado Bolivia vivió la peor tragedia carcelaria de su historia con la muerte en el penal cruceño de Palmasola de 33 personas, tres de ellas extranjeras, durante el ataque de un grupo de reos a otro por una pugna interna de poder. │ EFE / La Paz

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias