Los jóvenes que no tienen pareja se sienten presionados y excluidos

Día del Amor trae estrés extra para solteros y enamorados

La celebración crea un movimiento comercial casi similar al de fin de año, según las comerciantes.
jueves, 19 de septiembre de 2013 · 23:41
Manuel Filomeno / La Paz
Las jovencitas  se agolpan bajo la pequeña sombrilla de un  puesto de peluches y flores de todo tipo, para preguntar los precios. Los varones las miran de reojo,  patean sin ganas una pelota de fútbol, saben que el sábado comienza la primavera y que, por tanto, se celebra el Día del Amor.
No muy lejos, las parejas caminan tomadas de la mano, observan los escaparates   y consultan los precios de las tarjetas y de pequeños regalos . Las miradas vienen y van entre los grupos de adolescentes, quienes son los que esperan con más expectativa el día consagrado al amor.
La psicóloga Katia Oporto señala que la fecha tiene gran importancia para los adolescentes y jóvenes, ya que les permite sentirse integrados plenamente a la sociedad al celebrar ya sea el Día del Amor, de la primavera o de la amistad.
Sin embargo, la fecha también conlleva la presión de grupo y el sentimiento de exclusión social si no se tiene una pareja con quien celebrarla. "Existe una presión social por tener (pareja), que puede llevar a los jóvenes a la depresión si no se satisface esa expectativa”, explica Oporto.
  Los jóvenes que no tienen a su "media naranja” en la fecha se sienten despreciados y sufren de una melancolía profunda, pero que no suele durar mucho, de acuerdo con la especialista.
En cambio, aquellos que sí tienen con quien festejar sufren  cierto estrés pues aspiran a dar el mejor regalo a  sus parejas.
"Vendo tarjetas y peluches mayormente; hay algunos chicos que vienen todos los días, desde el lunes, y cada día compran algo nuevo”, comenta María Juárez, quien tiene un  puesto de regalos en la calle 21 de Calacoto.
Juárez señala que la semana previa a la celebración del inicio de la primavera es la de mayor venta; se parece a los días previos a las fiestas de fin de año.
"Estos últimos años también he vendido bien para San Valentín, en febrero”, revela.
 Oporto señala que,  al igual que el 21 de septiembre, San Valentín representa un momento importante para los adolescentes y jóvenes, aunque de manera diferente al Día de la Primavera.
"Los jóvenes aún no han terminado de asimilar esta nueva celebración; sin embargo, son bombardeados por mensajes en las redes sociales”, explica.
Esto hace que la fecha tenga un efecto similar al del 21 de septiembre; no obstante, no es tan notorio en las calles, sino en el ilimitado espacio virtual  de las redes sociales.
 Testimonios

  Jorge Silva, de 16 años, se sienta a ver cómo  sus amigos compran regalos para sus novias. Su rostro refleja aburrimiento.
"Me parece aburrido y cursi eso de celebrar el Día del Amor”, dice. Él  no tiene pareja.
Jackeline Tórrez, de 15 años, se emociona cuando habla de su novio, con quien el 21 cumplirá un año de relación."Es una fecha muy romántica y hermosa, hace más calor, los pájaros cantan, las plantas...”, dice. Es notorio que está enamorada.

Miguel Astorga comenta que el contar o no con  pareja no tiene importancia para él, ya que  aprovecha el día para estar con sus amigos y compartir.

Volvemos al puesto de los peluches. Las jovencitas se alejaron y quienes pateaban la pelota ahora preguntan los precios, revisan sus bolsillos, parece que no pueden resistirse a la fecha.

Ahora se busca
la perfección

De acuerdo con la psicóloga Katia Oporto, las relaciones entre jóvenes han cambiado con el paso de los años y la introducción de nuevas tecnologías.
"Actualmente rige el inmediatismo a través del Facebook  y otras redes sociales, lo que hace que las percepciones de los jóvenes y sus expectativas hayan cambiado”, afirma.
Lo que un adolescente percibe o siente hoy en día es completamente diferente de lo emocional de sus pares de generaciones pasadas, según la profesional, quien destaca que actualmente hay una tendencia a buscar en la pareja una perfección que no existe. Atribuye esto  a que "a través de las redes sólo vemos lo bueno de las personas y olvidamos completamente el lado negativo de ellas”.
Este fenómeno puede llevar en muchos casos a la decepción, al conocer a la persona y observar sus defectos; sin embargo, superada esa etapa, una relación puede prosperar.

Valorar noticia

Comentarios