Llama la atención los estampados africanos y norteamericanos

Elena convierte en empresa su afición al fieltro y las telas

Diseña con un estilo naif gorros, bolsos, neceseres, patucos, monederos o camisetas. Su producción está dirigida a un público infantil y adulto.
jueves, 2 de enero de 2014 · 23:16
Natalia Ramos /  La Paz
Comenzó desde pequeña confeccionando manualidades con fieltro. A Elena Manzanares siempre le gustó hacer broches, pantuflas o monederos con este material, pero esta española que vive en Bolivia desde hace  dos años nunca imaginó que  ahora esas habilidades de la infancia la han llevado a abrir su propia empresa.
La creatividad le es innata pero la afición por el fieltro, en  gran medida, le llegó  por la influencia  de su abuela modista y su tía abuela, profesora de manualidades de un instituto.
 
Vive en Bolivia hace dos años y después de algún tiempo buscando trabajo como comunicadora social (su profesión) decidió cambiar de rumbo por completo  y dedicarse al  diseño y venta de prendas y adornos, que hace a mano tanto  con fieltro como con retazos de  tela.
"Mi hermana me animó a que no sólo hiciera las cosas como hobby, sino para vender. Ella me traía telas de Mozambique, donde vive, y así empezamos a pensar en utilizarlas para los distintos modelos”, confiesa Elena.
Hace bolsos, baberos,  neceseres, monederos, entre otros, con las coloridas telas que proceden del continente africano. "Creo que este tipo de telas no se encuentran en Bolivia y a la gente le resultan muy exóticas”, comenta. También decidió importar  telas de EEUU para elaborar sus productos, que llaman mucho la atención por los  estampados de colores vivos e intensos.     
 Sus favoritos son los gorros de lana con forma de animales. Elena se encarga de los diseños de cada una de sus creaciones. Por eso se considera, antes que artesana o empresaria, diseñadora.  "Vendo lo que me gustaría encontrar en las tiendas para comprar, cosas de diseño que normalmente no existen aquí”.
Tiene una marca, Apple Juice, y un  estilo propio, con   clara influencia del arte naif.  El estampado y los dibujos del material con el que trabaja le permite configurar piezas exclusivas, con formas sencillas, ingenuas y espontáneas, y colores alegres.
 Entre sus proyectos de futuro,  la diseñadora se propone ampliar la oferta de sus productos al diseño de  muñecas. Ya tiene algunos modelos de prueba que gustan a sus clientes: "Me han pedido que haga muñecas tipo cholitas”. Así que pronto comenzará a comercializarlas.
 Elena reconoce que no quiere dirigirse  a un público exclusivamente turista. Por eso en su trabajo no incluye, salvo casos excepcionales,  elementos típicos del país.      Entre las salvedades revela que próximamente comenzará a trabajar con la alpaca para hacer gorros y otros productos.
 Ahora la diseñadora de 34 años está inmersa en la creación y puesta en marcha de la página web para promocionar y vender sus artículos. Para  este trabajo le ha servido su formación como comunicadora social. También es consciente de que con este medio alcanzará a un público extranjero, básicamente norteamericano y europeo, "ya que en Bolivia la venta por internet no está tan extendida”.
 Paso a paso, y con la creatividad como principal estímulo, su proyecto va tomando forma. Ampliar las ventas en las tiendas es su próximo objetivo, especialmente del centro comercial  de La Paz.    De momento tiene como principales puntos de venta las redes sociales, tiendas online,  mercaditos y ferias locales. Confecciona los complementos tanto para niños y niñas, así como para personas adultas.   
Desde España su familia la apoya y la anima a seguir adelante. "Sobre todo porque me ven muy ilusionada”, dice.

  Camisetas y muñecas "mini yo”

 

Elena Manzanares trabaja el concepto 100% hecho a mano o "hecho en casa” en  todos los artículos de  su propia marca. Utiliza colores alegres y divertidos para  aportar energía positiva en los cojines, monederos, bolsos, gorros que, entre otros, confecciona.
En el caso de los  gorros, están tejidos a mano con la técnica de crochet por mujeres en riesgo de exclusión social . Entre sus próximos proyectos tiene previsto ofrecer    camisetas personalizadas con los dibujos que le proporcione el cliente.

En el diseño de las muñecas  también incluirá la opción de caracterizarlas con las imágenes  de los más pequeños de la casa o incluso con una pequeña réplica personal (un "mini-yo”) de fieltro y trapo.

Los gorros de frutas y animales, lo más vendido

La diseñadora participó en la última feria itinerante de Qh’atu de las Divas y según fuentes de la organización "los diseños y colores  de Elena causaron sensación entre los asistentes, fue una de las novedades más de la feria”.
Para Elena el resultado en ventas fue  sastisfactorio. También suele acudir al Mercadito pop para vender sus productos. Los gorros de lana con forma de animales y de frutas (sandía y frutilla) son los más demandados.
 En unos meses, tras la creación de la página web y la introducción de sus creaciones en las tiendas de La Paz, quiere lanzarse al mercado de Santa Cruz.
"Creo que se trata de un lugar con muchas posibilidades de expansión”. Una de las características que define su forma de trabajar es la atención personalizada. Para adquirir sus productos durante todo el año Elena dispone del sitio en Facebook Apple Juice Handmade Cuties, además de su número 680-03000.

 

 


   

63
2

Comentarios

Otras Noticias