Los adultos mayores de los hogares precisan amor y compañía

El Sedeges lanza la campaña “Adoptando a mi abuelito(a)”

El adoptante debe asumir el compromiso de dar tiempo, y sobre todo cariño, a las personas de la tercera edad solitarias que viven en hogares de La Paz.
miércoles, 1 de octubre de 2014 · 22:10
Aleja Cuevas  / La Paz
  "Adoptando a mi abuelito o una abuelita” es la campaña que lanzó ayer el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), con el objetivo de que  familias  dediquen tiempo, pero sobre todo   amor, a las personas de la tercera edad de los hogares de La Paz.
"Ya tengo una abuela nuevita a quien voy a cuidar, ella está mal y no puede hablar. La visitaré una vez a la semana y si me permiten la llevaré a casa para que mis nietos conozcan a la bisabuela”, expresó Justa Canaviri, quien adoptó a doña Antonia Ayala.
Al igual que Canaviri, una decena de personas adoptaron ayer a un abuelito o una abuelita del hogar María Esther Quevedo y del centro transitorio Rosaura  Campos, señaló la directora del Sedeges, Agustina Quispe. La población   en ambos centros es de 70 adultos mayores.
"Ellos pueden tener  alimento y techo pero el amor jamás va a ser sustituido. Necesitan y precisan de un hijo o de un nieto que les pueda escuchar o con quien reir y llorar”, resaltó Quispe.

Entre los compromisos  que debe cumplir el adoptante de abuelos están: realizar visitas cada 15 días,  participar en actividades que involucren al adulto mayor y  sacarle a pesar y a comer. Si lo  lleva a casa  por unos días, tendrá asistencia médica.
"Queremos que los abuelitos tengan una Navidad o un Año Nuevo en compañía de una familia. Eso va a  ser una gran alegría para todos”, indicó Quispe.
Enfatizó que las personas que deseen adoptar a un abuelito deben asumir el compromiso "fundamental” de dar amor. Agregó  que los abuelitos  extrañan las travesuras de un nieto o el abrazo de un hijo.   "El tener en casa una abuelita o a un abuelito puede inclusive ayudar a revalorizar los buenos principios y valores”, resaltó la directora del Sedeges.
Según Neyla Núñez,  alumna del colegio Santísima Trinidad, la prepromoción de este colegio visita los dos hogares una vez al mes. "Nos hemos encariñado con los abuelos y las abuelas, les hacemos bailar, dibujar, jugar Bingo. Les damos cariño sobre todo”, contó la joven.
Tener, ahora, con quien hablar es "una bendición”, dijo Angélica Mamani (de 79 años), quien vive hace 15 años  en el  hogar Quevedo y no recibe visitas. "Extraño a mi madre. Los demás hablan de mí porque soy de Tarija, por eso en la cocina nomás estoy”, contó.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios