Se usa el enfoque de género, para ver a la mujer y al hombre iguales

La Policía emprende plan para reducir la violencia en sus filas

Se hará un diagnóstico en la institución verde olivo para detectar las fallas e implementar soluciones. El propósito: mejorar la atención de los uniformados hacia la gente.
domingo, 26 de octubre de 2014 · 19:42
Sergio Mendoza  / La Paz
La Policía Boliviana es vista como una institución machista por tradición, represiva y violenta. Las autoridades lo reconocen a medias, pero tienen un plan con enfoque de género para reducir la violencia en sus propias filas, en las familias de sus miembros y en su trato con la población.
   "Evidentemente se vio violencia en la Policía, pero trabajamos el tema de género, esto se reflejará no sólo en el respeto e igualdad entre hombre y mujer dentro la institución, sino en sus familias y  en una mejor atención a la población”, explica la directora nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), Rosa Lema.
Ella asegura que no son sólo palabras. Se trata de "una línea de colaboración” entre la Policía Boliviana y la Cooperación Alemana. La coordinadora del Programa Regional Combatir la Violencia Contra la Mujer que pertenece a la segunda institución, Irma Campos, completa la idea: "si estamos bien en casa, vamos a poder servir mejor a  nuestra gente”.
Ambas entidades se reunieron para aprender de una de las instituciones que más éxito tuvo con el enfoque de género en América: La Policía de Nicaragua, que desde 1991 trabajó por la igualdad entre varones y mujeres.
  Lo que  más resalta Campos del trabajo nicaragüense es que insertaron el enfoque de género de forma transversal en todos sus planes estratégicos.
 Como señala la investigadora María De Trinidad, se trata de "garantizar la plena participación en igualdad de condiciones y oportunidades entre hombres y mujeres. Transformar conductas y actitudes en el trabajo policial con relación a los servicios que se brinda a la sociedad”.
Como primer paso se hará un diagnóstico de la Policía Boliviana para ver las fallas y los aciertos, y dónde se encuentran. "No es decir que la Policía está mal. Haremos un diagnóstico para mirar dentro. ¿Hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades? ¿Avanzan en su carrera en las mismas condiciones?”, dice Campos.
 Después de esto se establecerán tareas a seguir o soluciones. Lema señala  prácticas aprendidas de Nicaragua, como la "Clínica de Consejería Psicológica” en las academias de Policía para que los cadetes recién ingresados se ambienten y el cuidado para que no decidan desertar por abusos de sus pares o superiores.
Otro aspecto a considerar está relacionado con los cambios de destino de los uniformados, que conlleva muchas veces separación o rupturas familiares. Lema espera que ya no exista eso. "Buscar mecanismos para cuidar al funcionario, no sólo en lo salarial, sino en lo humano”, dice.
Se elaborará un informe, "El Plan”, que será entregado a los altos mandos de la Policía para su implementación.
 Lema sostiene que la sociedad -por el trabajo de la prensa- se enfoca en lo negativo de la Policía. "Vemos que los medios de comunicación reflejan sólo lo negativo, lo que comete quizá un porcentaje mínimo. No reflejan lo positivo”, afirma.
Hubo hechos que fue necesario informar por su gravedad como el asesinato de Hanalí Huaycho por su esposo, el teniente Jorge Clavijo; el policía que mató a dos sordomudos en Cochabamba y la muerte de una mujer a martillazos por un cabo.

Campos explica que este  plan para reducir la violencia  es nuevo en Bolivia. "Mucho se trabajó con la Policía, mirando hacia afuera. ‘Tienes que conocer la 348, tienes que aplicar este protocolo, este manual’ .  Los policías se sienten contentos que se los tome en cuenta”, añade.

Punto de vista
abraham choque,  psicólogo de la FELCV
"¿A quién interesa el policía?”
Escuchar tantos problemas, hechos de violencia, llegan a entrar a la persona. Acá la gente no viene a decir cosas buenas, viene a decir cosas malas. Esos problemas, más los privados, generan tensión y ansiedad en los investigadores.
 Esto provoca cambios de humor en el policía, se pone irritable, reniega en casa, siente frustración o está desmotivado en el trabajo.
 ¿A quién le interesa cómo está el policía? Si está bien o enfermo. Sería bueno hacer conversaciones periódicas con ellos, cursos para que se sientan tranquilos, calmados, reconocidos y tengan nuevas energías para continuar.
   Sería bueno que hayan psicólogos a los que tengan acceso.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios