Asistieron 47 grupos folklóricos con 27 diferentes danzas

Participantes del Jisk’a Anata hicieron bailar a espectadores

La Entrada paceña se caracterizó por la alegría de pepinos, ch’utas y por la participación de varios sectores, como novidentes o personas con discapacidad.
lunes, 3 de marzo de 2014 · 23:31
Margarita Palacios / La Paz
Alrededor de las 13:00 de ayer, el primer grupo folklórico de la Entrada del Jisk’a Anata ("fiesta chica”) llegó al palco municipal, ubicado en la avenida Camacho, donde se realizó un minuto de silencio en solidaridad con las familias de los fallecidos en Oruro y los damnificados por las lluvias en el  oriente del país.
Posteriormente, los danzarines de la tarkeada y otras danzas típicas sacaron a bailar a los personajes del Carnaval paceño y espectadores que observaban la Entrada desde su tarima. Quienes también participaron  por un par de horas fueron el alcalde Luis Revilla junto a su esposa, Maricruz Ribera. 
 "El público espera divertirse no solamente mirando, sino también participando de la Entrada, aplaudiendo, cantando, bailando, tal como podemos ver ahora”, aseveró el presidente de la Sociedad Andina de Conjuntos Folklóricos (Soacof) del Jisk’a Anata, Juan Carlos Tapia. 
La Entrada  de ayer, que simboliza el periodo de cosecha, se caracterizó también por la participación de diferentes sectores, como los no videntes y personas discapacitadas, quienes ingresaron con la danza de la tarkeada. No faltaron los pepinos y los ch’utas.
Los adultos mayores fueron parte  también de la  festividad al disfrazarse de hormiguitas y jóvenes con  síndrome de Down entraron bailando vestidos de pepinos y cholitas. "Esta inclusión es la nota más alta que tiene el Jisk’a Anata, eso es lo que más nos ha emocionado en esta jornada”, aseveró Tapia. Los grupos más numerosos contaron con 140 integrantes, fue el caso de los punas de Copacabana o los Chukutas de Antaño  con  100 miembros, mientras que las fraternidades con menor cantidad  tenían  50 bailarines.
La  presencia de extranjeros, tanto espectadores como bailarines, demostró que el folklore boliviano es atractivo para todas las nacionalidades. Una de las turistas que bailaron cueca en la Entrada de ayer fue  la alemana Judith Schumacher, de 19 años, quien vino a Bolivia por un año para hacer un voluntariado en un albergue transitorio de la calle Chuquisaca.
El alcalde de La Paz recordó que   junto a su esposa también disfrutaron un día antes   del corso en Santa Cruz, donde los organizadores  estrenaron   el cambódromo. 
"La verdad es que he quedado impresionado, la he pasado muy bien”, comentó la autoridad edil  mientras bailaba con su esposa. 

Hoy se ch’allará 
el transporte edil
El acto ceremonial del Martes de Ch’alla organizado por la Alcaldía se  iniciará hoy   a las 11 :00  y terminará al mediodía frente al mercado de Las Cholas, donde se  agradecerá a la Madre Tierra  por la nueva maquinaria de transporte.
 En la actividad estarán presentes las autoridades ediles y amautas, que realizarán una gran mesa para agradecer a la Pachamama (Madre Tierra) por la nueva adquisición. 
"Se ch’allará el sistema de transporte masivo que se ha implementado en la ciudad de La Paz, no sólo los buses, sino todo el sistema operativo, por eso se ha visto la necesidad de desarrollarla frente al mercado Las Cholas”, aseveró el director de Promoción y Producción Cultural de la Alcaldía de La Paz, Andrés Zarati.
El origen de esta costumbre se encuentra en la Anata Andina, fiesta agrícola en que se agradece a la Pachamama por los frutos de la tierra a través de ofrendas.
En distintos puestos en las calles Illampu, Santa Cruz y Linares  ayer se ofertaban   objetos que sirven de ofrenda, como serpentinas, globos, vino, diferentes tipos de mesas, confites y retamas. 
Hoy será el único día en que la terminal de buses cierre sus puertas y no habrá viajes al interior y exterior del país porque los dueños ch’allaran los buses.


"Como toda pareja, tiene que ser 50 y  50, es así que pasamos el corso en Santa Cruz y ahora estamos presentes disfrutando del Jisk’a Anata”, añadió.
Rivera indicó que  (Revilla) se cansó un poco, pero aprendió a bailar danzas del oriente. "Así como yo también estoy aprendiendo a bailar danzas de acá, él también lo hizo con bailes del oriente”, contó Rivera a este medio. 

Los 47 grupos folklóricos, con 27 tipos diferentes de danza y música, partieron en la final Montes con una hora de retraso y terminaron alrededor de las  ocho de la noche   al final de la avenida  Simón Bolívar.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Comentarios