Verónica Kaune, psicóloga y especialista en el método Davis

“La dislexia es un don, antes que una enfermedad”

La experta impartió una charla sobre cómo superar esta dificultad, así como del déficit de atención, a través del método Davis, de origen estadounidense.
jueves, 03 de abril de 2014 · 22:01
¿Cómo se define la dislexia? De acuerdo con lo que dice Ronald Davis (creador del método)  se trata de un don en todo el sentido de la palabra, porque las personas que la tienen reaccionan de una  manera muy especial ante la  confusión. Es un talento, muy lejos de ser una enfermedad,  únicamente requiere de este método de corrección.
¿Cómo se detecta?
Tenemos dos tipos de pensamientos: el verbal y el visual. El primero es el que tiene la mayoría, de 100 personas,  el 70%. Por segundo se producen cuatro pensamientos. Cuando eres visual, que es  el otro 30%, se generan  32 imágenes por segundo.
Pero si hay alguna palabra para la que no encuentras  el recurso visual correspondiente  te pierdes un rato. Y si no aciertas en esta combinación es cuando se produce la dislexia. Por tanto, se trata de una consecuencia del pensamiento visual.
¿Se diagnostican todos los casos de dislexia?
La mitad de las personas de ese 30% no llega a desarrollar la dislexia, porque se dan cuenta de que son visuales y aprenden  a hacer gráficos y a escribir  esquemáticamente. Son conscientes de que  se pueden confundir. Pero el otro 15%  se queda estancado. La pena es que a ellos se les tacha de personas flojas, inmaduras o malcriadas.

 
¿Cómo funciona el método Davis?
El objetivo básico es enseñarles  siete herramientas que les sirvan para  orientarles  y que  vean lo que está sucediendo y no lo que ellos creen que sucede o está escrito. Son técnicas para relajarse, orientarse y controlar el nivel de energía e imaginación.
 Consiste en apagar las conexiones neurológicas a nivel del córtex, pero no queremos quitarles su creatividad. De hecho,  se trata de que utilicen su propia capacidad imaginativa para corregirse.
Les enseñamos a poner  imagen a todas las palabras. El programa es individualizado en función de la dificultad que tenga (dislexia, disgrafía, dislalia o dispracia). Consta de 30 horas y también damos apoyo a los familiares.
Es un programa que funciona en más de 50 países del mundo y  se aplica hace más de 30 años con el 97% de éxito. Es muy empoderador porque el individuo que tiene este don puede aprender a controlar sus desorientaciones.




    ¿Hay  edad para aplicarlo?
Es recomendable que hasta los ocho años los niños y niñas aprendan sin ningún tipo de intervención. A partir de esa edad se aplica el programa Davis.
En este sentido, ¿qué papel desempeñan los profesores en las escuelas?
Si saben que los niños han pasado por este  programa,  lo único que tienen que hacer los profesores es utilizar  palabras clave, como  "atención”, que es la que usamos para que los niños  sepan que tienen que aplicar en ese momento  sus herramientas (que aprenden con el método Davis).
También pueden ayudar mucho en el aspecto de la neurolingüística,  potenciando el aprendizaje a través de  los sentidos. Esto beneficia a los niños que son más visuales. Al mismo tiempo  la clase se vuelve más divertida.
¿Hay cifras en Bolivia sobre el número de disléxicos?
No hay datos concretos todavía. Pero de lo que sí me he dado cuenta es que cuando doy conferencias asiste mucha gente, más de 250 personas. Tengo una base de datos de más de 2.000 personas que me han contactado desde el año 2010.
 No es un dato representativo, pero me parece importante que la gente tome conciencia de que basta ya  de tildar a estas personas de manera despectiva.
 ¿Qué proyección tiene el método Davis en Bolivia?
Queremos que se implante en los colegios, una vez que se valide. No se trata de evitar  la dislexia, pero sí es una manera de enfocar su aprendizaje. Así,  los disléxicos van a sufrir menos en la sociedad. Los profesores tienen la capacidad de darse cuenta de la dificultad, para actuar  sobre todo a partir de los ocho años. También es importante que en el ámbito familiar los padres aprendan a ser verbales y visuales.
  ¿El método Davis también funciona cuando hay déficit de atención?
Sí, perfectamente. Corrige los síntomas característicos como  la inmadurez en la atención, acompañada de irritabilidad, impulsividad, hiper o hipoactividad o  mal sentido del tiempo. En este caso lo que ocurre es que las personas se pierden  más tiempo. Una palabra les puede desencadenar una auténtica película.
 
 HOJA DE    VIDA

Formación  Verónica Kaune estudió psicología, sociología y música con  una beca  en Minnesota (EEUU). Cuenta con varias maestrías.  

Acreditación  Tiene licencia de la Davis (SM) Dyslexia Association International y el Davis (SM) Latinoamérica/México.

Comentarios