Llamó “tribilines”, “marranos” y “fracasados” a los que lo criticaron

Raúl García Linera dice que no conoce el Club Los Sargentos

El hermano del Vicepresidente publicó una nota en la que dice que no es pobre, que no es dispendioso, que tiene un bonito y amplio departamento y una vagoneta.
martes, 12 de agosto de 2014 · 00:50
Página Siete  / La Paz
Raúl García Linera –hermano del vicepresidente Álvaro– dijo ayer que no conoce el Club Hípico Los Sargentos, de donde supuestamente es "beneficiario”, y criticó duramente a periodistas y a quienes cuestionaron ese hecho publicado por la prensa la pasada semana.
El candidato a primer senador por Cochabamba por Unidad Demócrata  Arturo Murillo  hizo pública una carta mediante la cual la empresa Toyosa pidió al Club Hípico Los Sargentos incluir a Raúl García Linera como "beneficiario de Toyosa S.A.”, al igual que a su esposa Silvia María Renee de Alarcón Chumacero y dependientes. Para Murillo, esa solicitud es la consecuencia de la estrecha relación entre Toyosa y el Gobierno, que triplicó sus ganancias por la venta de decenas de vehículos sin previa licitación.
"(En) Lo que respecta al Club Los Sargentos, no lo conozco por dentro, nunca entré, como tampoco lo hice con ningún otro de los clubes que existen”, dice García Linera en el penúltimo párrafo de su carta dirigida "a la gente que estimo y respeto, pues en el resto me estornudo”.
La carta fue publicada en su cuenta de Facebook y posteada por algunos de sus contactos como Silvia Mejía, con el título: "Palabras del compañero Raúl”.
En la cuenta de Facebook de Raúl aparece que estudió en la Universidad Mayor de San Andrés, que trabajó en la Asamblea Legislativa Plurinacional, y que nació el 28 de septiembre de 1958, dato que coincide con el de su carnet de identidad y certificado de nacimiento.

En su carta, Raúl también hace otras consideraciones que apuntan a que es irrelevante acudir o no a este tipo de clubes. "El creer que ello sólo debe ser exclusivo para sus amigos culiblanquitos sólo revela su tan evidente poca comprensión de lo que implica este proceso en el ámbito de la descolonización”, responde al columnista Agustín Echalar, que publicó una nota en Página Siete el pasado domingo con el título "de clubes y principios”.
También cuestionó a las periodistas Mery Vaca y Amalia Pando. "En teoría, los clubes privados no encajan con las maneras revolucionarias, pero nunca se sabe. Por lo demás, creo que todos tienen derecho a acceder a uno, si pueden pagárselo o ser invitados”, respondió Vaca, mientras que Pando prefirió no comentar las palabras de Raúl.
"Creo necesario hacer un par de aclaraciones a la gente que estimo y respeto, pues en el resto me estornudo”. Así comienza el mensaje que Raúl escribe a sus contactos en Facebook.
"Me precio de nunca haber sido izquierdista de cafetín muy en boga hace tres décadas, una izquierda que se llenaba la boca de revolución tomando café, fumando un pucho y no siempre de tabaco y proclamando las cosas que debería hacerse para enfrentar al poder fascista y el imperialismo”, sigue García Linera.


"Bien tirado. Socializar la riqueza… se nota que llega David Harvey (geógrafo y teórico social británico) a La Paz. Jajajaja. Fuerza cumpa”, le anima el periodista Ricardo Bajo.
"Quienes no nos conocen, hablan estupideces, y quienes nos conocen, jamás creen las sandeces, así que cumpa sólo nos queda seguir jodiendo… p’a delante”, le dice Tamara Núñez del Prado, hija del fallecido Carlos.
"Tribilines, marranos y marranas y trotska fracasada”, son los adjetivos que utiliza Raúl para descalificar a los periodistas que lo cuestionaron.
 
Raúl no dice dónde trabaja
 La oposición siempre vinculó a Raúl García Linera con el Gobierno  y su cuenta de Facebook sólo hace referencia a que trabajó en la Asamblea Legislativa Plurinacional, y en su carta de ayer no informa en qué trabaja.

"Lo dije y lo repito, no soy una persona pobre, somos una familia de ingresos medios y vivimos en esas condiciones: vivo en Bajo Llojeta en un departamento amplio y bonito en anticrético, mi compañera Silvya trabaja en la universidad, tiene un doctorado en ciencias sociales en Alemania, tenemos una vagoneta, mis hijos van al Kurmi wasi, no pasamos necesidad y no somos dispendiosos. Así fuimos, así somos y así seremos porque así concebimos la vida”, dice, y se despide de sus "amigos y cumpas”.

No puede haber  una revolución sin victoria militar

Raúl García Linera no sólo habla de las acusaciones en su contra, sino de revolución, gobierno,  poder y el uso de la fuerza.
"El accionar militar del proceso está fundado en el hecho de que el Estado –que es de clase– es la expresión armada legítima de la clase que detenta el poder y consagra la relación social de explotación, por ello no puede pensarse en una revolución comunista sin una victoria militar contra quienes militarmente defienden el orden social de explotación existente”, afirma García Linera.
La revolución no es la eliminación física de los burgueses, sus casas y los lugares que frecuentan, "sino la desestructuración de las relaciones sociales que constituyen la condición de opresión y explotación”, agrega.
Asimismo, afirma que el capital no es una diferenciación económica, por ello "la revolución no es la lucha de los pobres contra los ricos, tampoco es la acumulación de recursos monetarisables, por lo tanto, la revolución no es la redistribución de estos recursos arrebatados”.
 "La revolución es el trastrocamiento de estas relaciones y la construcción de nuevas relaciones de producción”, agrega Raúl García Linera.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

80
222

Comentarios