Las almas llegaron volteando los floreros y apagando las velas

En el Cementerio niños y ancianos reciben pan, comida y bebida a cambio de una pulura. Hay mesas dedicadas al viceministro Illanes y a víctimas de feminicidio.
miércoles, 2 de noviembre de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz 

 Edwin Carrillo López llegó ayer tras un largo viaje. Sus padres lo esperaban con su refresco favorito, dulces, panes y música. Ansiosos, sirvieron  pasancallas de colores en un plato  que adornaron con   claveles    blancos. Así lo recibieron.  

Con alegría y llanto, centenares de familias se reencontraron  ayer en Todos Santos, la fiesta de los ajayus. Según la tradición,  los difuntos vuelven por  24 horas, en las que compartirán manjares,  oraciones y  charla amena. En la tumba de Carlos Palenque los floreros se cayeron para anunciar el arribo del alma del Compadre. En las  de los niños  las velas se apagaron una y otra vez.

En noviembre de 2011,    Edwin Carrillo, de 33 años, fue victimado por una "banda de auteros”. A pesar de su ascenso póstumo, en su lápida mantiene su cargo de sargento segundo.    "Era mi hijo querido, nunca se olvidaba, siempre venía vernos;  por eso hoy hemos venido a recibirlo”, dice su padre Juan Carrillo.

   Han pasado cinco años, pero él aún llora la pérdida de su hijo. Con una mezcla de alegría y tristeza acomoda los manjares que su esposa preparó para  el nicho de su hijo. "Aunque sea por hoy va a estar con nosotros”, dice mientras llama a los músicos.

 "El alma llega, no nos deja esperando”, asegura Margarita Machicado sentada frente a la tumba de Carlos Palenque. Este año ha preparado seis platos. No alcanzó a cocinar los 12 que le llevaba hasta el año pasado, "pero no le he hecho faltar sus  favoritos”, recalca.

Desde las 11:00 esperó la llegada del Compadre. "Como es su  costumbre, faltando 10 minutos, nos ha arrojado con el florero. Me di cuenta que estaba llegando y seguíamos armando”, dice.  

 No es la primera vez que la sorprende de esa manera. Asegura que el alma de Palenque cada año voltea los  floreros o los vasos que dejan con agua y chicha Morada. 

"Era bien querendón de nuestra identidad y cultura. Yo  era parte de su grupo de choque y nos enseñaba que siempre teníamos que practicar lo nuestro. Cómo va a faltar él a su propia tradición”, comenta.

   Otras almas llegaron jugandoles bromas a quienes los esperaban. A doña Marcela Vicente su nietito, quien falleció a los dos años, le apagó las velas.

"Le traje su aguita y dulces. Prendí una vela en su nicho que estaba ardiendo bonito, pero de repente se apagó. Volví a prender ardió un ratito y  se apago otra vez. Le he reñido para que deje de apagar”, cuenta  riendo.

 Las almas de los niños son las más traviesas,  algunas apagan velas y otras esconden  cosas. "Esconden las llaves o lo que les traen, por eso hay que darles juguetitos para que no hagan travesuras” asegura una mujer que alquila escaleras en el Cementerio.  

Resiris para cada edad 

 En estos dos días, el Cementerio se llena de músicos que dedican canciones por algunas monedas. Pero   los protagonistas  son los  resiris que se llevan  pan y  alimentos preparados por las familias para las almas a cambio de una oración o una pulura (canto).

  "Nosotras  rezamos especial para angelitos (niños y niñas) con las puluras en aymara y castellano. Hay otros resiris que hacen para adultos oraciones especiales”,  explica Asunta Pozo.
 
Es la primera vez que    viene a orar al Cementerio General "solíamos ir al Tarapacá de El Alto”.

En la primera hora, junto a su hermana menor,  ha  llenado dos costales de pan, pasancallas, frutas y otras golosinas que se ofrecen en los alteras para las almas de los niños. "Angelito se lo rezo”, ofrecen   en cada nicho.

Su rezo cuenta la travesía que hacen los niños hacía el más allá. "Dice que tres calvarios va a pasar y que ahí alguien les va a preguntar de dónde viene, quién es su madre y quién es su padre”. En el mismo canto les enseña a los ajayus pequeños a responder:  "Vengo del  mundo lluvioso, del mundo del medio. María es mi madre y mi padre San José”.

 En otros cantos, también en aymara,  al angelito del cielo se le dice que al llegar con el Achachila debe sacar su escobita para barrer. "Flores plata, flores de oro debe plantar y regar”.

Además de ser un reencuentro con los seres queridos, Todos Santos   es una fiesta solidaria.
 
Durante estos dos días no hay motivos para no compartir pan a cambio de una  oración. Y esa práctica se replica en La Paz y El Alto donde se instalan mesas comunitarias, muchas de ellas dedicadas al viceministro Rodolfo Illanes, al padre Sebastián Obermaier y a las víctimas de feminicidio que se fueron este año.

  Los resiris que llegan del área rural, con grandes costales que llenan de pan y comida, retornan a sus hogares para compartir lo recaudado y seguir rezando por todas esas almas que en su llegada trajeron bendición.

"Vamos a irnos contentos igual que las almas”, dice Asunta mientras carga su costal.
 
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

68
1