Depresión y males crónicos afectan a los discapacitados

En el caso de los niños con parálisis cerebral, la falta de fisioterapia puede causar estado vegetal prematuro. Piden a profesionales de salud que donen sus servicios.
martes, 3 de mayo de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz

Gastritis  crónica, depresión, mala nutrición, presión alta y un evidente retraso en el desarrollo de los niños con parálisis cerebral por falta de acceso a médicos especialistas y fisioterapia. Esa es la situación de  las personas con discapacidad  que mantienen las vigilias cerca de la plaza Murillo y en el atrio de San Francisco. Los profesionales en salud  coinciden en que estas condiciones ponen en evidencia el abandono de esta población.
 
Desde la llegada de la caravana de las personas con discapacidad a la localidad de Patacamaya hasta  hoy, el Colegio Médico de La Paz atendió a centenares de pacientes que además de su condición de discapacidad presentan otras afecciones crónicas. Estas enfermedades no son fruto de los últimos meses de marchas, ayunos y protestas.
 
"Están demasiado desatendidos. Hay heridas abiertas,  infecciones respiratorias, intestinales, pacientes con gastritis, presión alta, diabetes y otras afecciones. Son enfermedades crónicas que no son por las movilizaciones sino que vienen ya con ellos además de su discapacidad”, sostuvo  la doctora de la brigada de salud del Colegio Médico, Mónica Ibarguen.
 
Sostuvo que muchas de estas personas  trabajan en la venta de dulces y tarjetas  o en   panaderías, zapaterías y otros oficios informales  en las calles o a altas horas de la noche. Estas fuentes laborales, a pesar de darles ingresos para el día a día no alcanzan para los  medicamentos extras que requieren por su  condición. Los galenos, a través de las donaciones  de medicamentos, tratan de dar tratamiento a estos  males.
 
"Es la muestra del abandono en que viven y que es su realidad diaria.  A esto se suma que en su mayoría llegan con un estado de depresión por su situación o porque la familia los  ha dejado, estado  que también necesita tratamiento”, sostuvo.
 
La psicomotricista Eliana Maldonado, junto a la carrera de Psicomotricidad de la Universidad Salesiana, señaló que en un breve diagnóstico de los niños con parálisis cerebral  es evidente un retraso en su desarrollo, aspecto que disminuye su calidad de vida y los predispone a una condición vegetal e incluso la muerte prematura.
 
"Estamos dando una atención terapéutica en psicomotricidad  a todos los niños con discapacidad, con énfasis en los  que tienen parálisis cerebral que están con dificultades de movimiento y llevan en el mejor de los casos más de 30 días sin terapia. Tienen convulsiones y requieren la atención de terapia”, dijo.
 
Explicó que la falta de condiciones  es notable en comparación con pequeños que tienen atención especializada y que en este momento incluso comienzan a  caminar y hablar.
 
"Con una mejor nutrición o atención médica adecuada se puede mejorar su condición de vida. Pero estos niños no cuentan con esa posibilidad, están convulsionando hasta 10 veces por día y cada convulsión les quema o mata una pequeña parte de su cerebro y hace que pierdan habilidades y pronto entren en estado vegetal”, señaló.
 
En este caso la ayuda en dinero o en consultas para neuropediatría y para encefalogramas es primordial. "El problema es que no cuentan con los recursos para  las terapias y medicamentos. Por eso un  bono  es necesario”.

La vigilia precisa medicamentos
 
La galena Mónica Ibarguen solicito a la población que  ayude con  medicamentos que son necesarios para la atención de las personas con discapacidad. Sostuvo que esta ayuda debe llegar a la carpa de atención médica para que los galenos hagan la dosificación y administración adecuada.
 
"Es necesario: yodopovidona (en crema o en líquido), aciclovir. También tranquilizantes mayores en cuanto a diazepam y neuryl, para lo que pedimos la ayuda de farmacias o laboratorios o de personas que hayan recibido este tratamiento, pero ya no lo usen    debido a la restricción que hay para su venta”, indicó la médica.
 
En el caso de las terapias, Maldonado indicó que es necesario que se pueda ayudar con dos colchonetas, pelotas suaves  de diferentes tamaños y todo tipo de juguetes. Estos servirán  para que se pueda instalar un espacio de terapia y estimulación psicomotriz.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
95

Comentarios