El PumaKatari descubre Siete Lagunas

Los niños y adultos mayores son los mimados del transporte edil. Los vecinos piden que la ruta a Caja Ferroviaria sea ampliada para beneficiar a más zonas
lunes, 30 de mayo de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia  /  La Paz 

 "¡Siete Lagunas, última parada!”, anuncia  el anfitrión del bus BA-095 mientras el motor del vehículo se detiene. Cuando se abre  la puerta,  una gran nube de polvo  envuelve a los pasajeros que descienden curiosos a una alfombra  de  cascajo desde la que se divisan montañas cubiertas de pajonales.
 
Decenas de personas aprovecharon el buen clima del domingo para conocer la nueva ruta del  PumaKatari que llega con  sus flamantes motorizados  hasta la zona Siete Lagunas en la ladera noroeste de la urbe. Los habitantes del sector piden que el servicio edil se amplíe a más zonas.
 
En la última parada del Puma,  Juan Quisberth se acerca lentamente al borde del barranco que  en los últimos días se convirtió en el   mirador natural más popular de  la parte norte de la ciudad. A su lado se encuentra su esposa con quien disfruta la vista, el aire limpio y el silencio.
 
"Hemos venido con mi esposa para conocer y pasear porque en la tele hemos escuchado que había una nueva ruta”, dice don Juan mientras acomoda entre las piedras la base de su  bastón. "Antes ella trabajaba en la avenida Vázquez, por eso queríamos ver cómo está el lugar”, señala.
 
Él tiene 80 años y su esposa unos cuantos menos. Hace 30 años que no visitaban el lugar y entonces  las casas apenas llegaban a la autopista. "Habían crecido mucho las zonas. Cuánto más crecerán y yo no podré verlo. Hasta Pumas ya llegan”, expresa entre risas  roncas.  
 
A pocos metros, familias enteras se sacan  fotografías con el paisaje de fondo.  Los niños, acostumbrados al ruido de la ciudad, se asombran con el silbido del viento, el balido de unas cuantas  ovejas y el vuelo de una especie de águila o "maría”, como le dicen los vecinos del lugar.   
 
"Hay harta gente que quiere conocer  la ruta del Puma para ir a  Siete Lagunas, que está   a unos 20 minutos de acá”, dice el funcionario de control de  parada.
 
De otro de los Pumas -que cerca al mediodía  llegan  cada 10 minutos-  desembarca Amalia Mamani junto a su pequeño hijo Jhon.  Son vecinos de la zona. "La llegada del Puma es muy beneficiosa, sobre todo los sábados y domingos porque los minibuses desaparecen. Pero como ya hay en que volver, nos hemos animado a salir”, asegura Amalia.
 
Para ella el único problema es que si tienen "atados” grandes no pueden ingresar al bus. "El otro día no me han dejado subir, pero hoy  no me han dicho nada. Mi bulto es pequeño,  entra sobre mi falda o bajo el asiento”, explica demostrando lo que ha aprendido sobre las normas  del bus. 
 
Margarita Quispe y sus dos hijos llegan en el siguiente bus. Ella vive en San Lorenzo, a unas ocho cuadras de Siete Lagunas. "Desde aquí ya es laderita  y no es tan cansador. Hay taxis que van desde San Martín (antes de Siete Lagunas) pero ya es otro pasaje y es mucha subida para ir a pie. Quisiéramos que el Alcalde lleve la parada del Puma hasta más arriba, para que beneficie hasta la última casita”,  solicita.
 
"Es hora de irnos” dice don Juan mientras se aproxima a la parada de salida. "Ya sé dónde esperar, el Puma también pasa cerca de mi casa, en Pampahasi. Es un transporte para nosotros los viejitos y los niños porque es más barato y  somos los preferidos en la atención”, asegura.
 
En 30 minutos el  BA-095 retorna a la Plaza Alonso de Mendoza.  "Hasta pronto. Gracias por usar el PumaKatari” se despide el anfitrión mientras  ayuda a descender a don Juan.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

155
2

Comentarios