Willka Kuti 5524 es recibido con muchas esperanzas y anhelos

Evo Morales celebró el Año Nuevo Andino Amazónico en la residencia presidencial y el vicepresidente, Álvaro García    Linera, lo hizo en Tiwanaku.
miércoles, 22 de junio de 2016 · 00:00
Página Siete  / La Paz

Con prendas abrigadas, los brazos levantados y las palmas de la mano en dirección a los primeros rayos del sol muchas personas recibieron ayer el Año Nuevo Andino Amazónico 5524.
 
Los bolivianos recibieron el Willka Kuti con muchas esperanzas de renovación.
 
"¡Bienvenido Willka Kuti 5524, que se cumplan todos nuestros deseos!, ¡jallalla!”, decía la gente al recibir los primeros rayos del sol en la ciudad de El Alto. 
 
Muchas personas  se dieron cita en diferentes lugares del país para recibir la llegada del Año Nuevo Aymara.
Algunos emprendieron  viaje a Tiwanaku, a 70 kilómetros de la ciudad de La Paz, lugar tradicional donde se presume que los rayos del sol llegan con más energía cósmica.
 
No obstante, ese no fue el caso del presidente Evo Morales debido a su reciente operación en su rodilla izquierda. La primera autoridad del Estado esperó los rayos del sol en la residencia presidencial, ubicada en San Jorge.   
 
A las 7:18  los rayos del sol aparecieron en la residencia presidencial. Morales estaba de pie sobre un burrito para proteger su pierna. Junto a él estaba el líder de los Interculturales, Leonardo Loza, y el canciller David Choquehuanca. 
 
Es la primera vez que Morales no va a Tiwanaku a celebrar un nuevo año aymara, algunos consejeros espirituales, más conocidos como amautas, lo ven como una señal. "Por algo es que no fue”, dijo uno de ellos.
 
El vicepresidente Álvaro García Linera  fue a Tiwanaku en lugar del Presidente. "Estamos en un lugar especial, hay una Puerta del Sol que comunica  la Pachamama con el universo y estamos en un día especial en el que la Tierra entra en un contacto especial con el universo, por eso lo llaman los hermanos Willka Kuti, un momento en el que el sol cambia, se da la vuelta”, explicó  cubierto con un poncho rojo.
 
En la madrugada, los voceadores en las tradicionales paradas hacia Tiwanaku hacían una competencia para captar pasajeros. "Ya salimos a Tiwanaku, suba joven, suba señorita, ya nos vamos”, así anunciaban sin completar aún los asientos del minibús.
 
Los choferes se quejaban por salir vacíos y denunciaron que el transporte informal recogía a la gente de diferentes puntos de La Paz y El Alto, además de que la cantidad de turistas hacia este destino descendió este año.
 
Pese a todo, las esperanzas se manifestaron con diferentes palabras: amor, salud, dinero, prosperidad, cambio, éxito, felicidad, triunfo y renovación.
 
Después de estirar las manos, muchos se abrazaron, mientras que  los enamorados se besaron. Otros  manifestaron sus esperanzas a través de sus cuentas de Facebook. "¡Año Nuevo Aymara!, que las buenas vibras, la energía del sol y nuestros proyectos se realicen!”, escribió el diputado   Wilson Santamaría  (UD) en su cuenta de Facebook.
 
Emocionado, con poncho tradicional y  al lado de su esposa, el alcalde paceño, Luis Revilla, levantó sus manos para alcanzar los primeros rayos del sol. "¡Bienvenido al Año Nuevo Andino Amazónico desde el Jach'a Apacheta, la waca y mirador con la vista más impresionante de nuestra La Paz!”, dijo.
 
Otras personas decidieron no madrugar, como algunas autoridades del país, y recibieron al Willka Kuti 5524 desde la comodidad de sus hogares. "Ojalá se cumpla lo que pedí”, manifestó Luz Mamani, que despertó a las 7:15 y recibió los energizantes  rayos del sol en pijamas desde su habitación en Villa Fátima.

El panorama, característico  por un intenso frío que marca el inicio del invierno, se repitió en  el mirador de El Fuerte de Samaipata, en Santa Cruz, donde un centenar de personas acudió al lugar desde la madrugada.  
 
Los más tradicionales
 
En el área rural, la gente siguió las tradiciones al pie de la letra. Los amautas hicieron una vigilia por la noche acompañados de música autóctona y en la madrugada, antes de que salga el sol, hicieron una ofrenda para la Pachamama. En algunas comunidades el altiplano, los amautas sacrificaron a una llamita blanca en señal de agradecimiento por los favores concedidos. 
 
En otros lugares, y particularmente en las ciudades, solamente se ofreció una mesa blanca llena de dulces, hojas de coca, lanas de colores challados con alcohol y vino para dar de comer a la Madre Tierra. Esta ofrenda fue envuelta en papel sábana para ser depositada sobre una fogata.
 

Los lugares  más visitados por los creyentes
  • Tiwanaku  La mayoría de los participantes  acudió al templo de Kalasasaya en Tiwanaku, porque según los aymaras  es un lugar sagrado que absorbe y mantiene  la energía del sol durante todos los 365 días del año.
  • 200  Las autoridades gubernamentales señalaron que en el país existen 200 sitios sagrados, entre ellos Uyuni, Potosí;  Volcán Thunupa,   Oruro; Peñas y la Isla del Sol, en  La Paz; Waraco Apacheta, en la ciudad de  El Alto, entre otros.
  • La Paz   Los más visitados  fueron la plazuela Tejada Sorzano, frente al estadio; Mirador Mururata, en Cotahuma; Killi Killi;  Cruz Pata,  en Pampahasi;  Valle de la Luna;  Bosquecillo de Auquisamaña y  Murmuntani.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
13

Comentarios

Otras Noticias