Choferes y pasajeros sufren por la congestión en la Autopista

Los vehículos tardan hasta una hora en recorrer el tramo de la Ceja a la Pérez durante las horas pico. Las vías alternativas a la principal también colapsan.
domingo, 17 de julio de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz 

Choferes que cubren la ruta La Paz-El Alto reportan pérdidas en sus ingresos y los  pasajeros  se quejan por la congestión vehicular que se genera en la Autopista debido a los trabajos de ampliación. En horas pico  las rutas alternas a la principal vía  también colapsan.   

Cerca de las 19:00, en la Autopista se ve una enorme hilera de luces  de vehículos que apenas avanzan. El carril por  el que circulan se ha hecho angosto e insuficiente para la enorme cantidad de motorizados que intenten transportarse de un municipio a otro. 

   "En horas pico ya es imposible. Imagine,  hay miles de vehículos transitando por un solo carril en cada lado (subida y bajada) de la Autopista. El recorrido de la Ceja a la Pérez lo estamos haciendo en casi una hora, cuando en ese mismo tiempo podíamos hacer tres carreras”, indica el  chofer de un minibús de la ruta  intermunicipal, Agustín Quenta.

Junto con "la pérdida de tiempo” asegura que sufre una merma en sus ingresos económicos ya que en esa hora gasta el combustible de dos y hasta tres   "carreras” en una sola. En cada viaje él traslada a 14 pasajeros. 

"Estoy perdiendo 28 pasajes, A dos bolivianos son 56. Y a eso se suma lo de todo el día porque sólo en las hora pico hay pasajeros que compensan los periodos en  que no los hay”, reclama.  

Al escuchar que estas  obras  de ampliación durarán -según la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) y la contratista portuguesa Levón SA-   por lo menos dos años, don Agustín, chasquea la lengua con molestia. "No creo que estemos dos años con un carril. Seguro cuando avancen habrá espacio”, dice. 

Además de los choferes, los pasajeros también se ven perjudicados. "Será una buena obra  pero el problema es cuando tienes que  trasladarte  y no puedes llegar, ahí ya no parece  buena idea”, comenta   una de las usuarias de la ruta, Maydé  Aliaga.

Para sortear la congestión en esta vía, que un vehículo particular  podía recorrer hasta en 15 minutos, muchos choferes optaron -en los últimos días- por tomar rutas alternas como el "camino viejo” que pasa por la avenida  Naciones Unidas; el camino a Ciudad Satélite y Pasankeri o la avenida  Ballivian. Sin embargo, éstas también colapsan.

  Basta con ver la zona del Cementerio donde no cabe "ni un vehículo más”. Lo mismo sucede alrededor del ingreso a la Autopista, cerca de la Cervecería.

   Sobre el puente se ven cientos de minibuses   varados en medio de micros, taxis e incluso  PumaKataris que tratan de encontrar una salida.  Los que van hacia El Alto intentan llegar a la calle Vázquez  o a la Vita para entrar a las rutas alternas.

"Otra alternativa es tomar teleférico  para subir a El Alto pero eso implica también pagar un pasaje extra”, explica Maydé. "Es una cadena, si trancamos un lugar perjudicamos   a otros. Al entrar a la Autopista hay hartas rutas a las laderas y ésas tampoco pueden trabajar”, dice  Quenta. 

Durante  los  54 minutos de viaje de la Ceja al puente de la  Cervecería, de rato en rato, don Agustín saca  la cabeza  por la ventana de su minibús para ver si la fila de vehículos avanza.  ¿Y si van a ampliar a los lados,  qué harán con la Curva del Diablo, no? pregunta distrayendo su molestia por la congestión.

 

La obra que  ampliará la Autopista durará 2 años

El 22 de febrero, la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC) firmó un contrato con la empresa portuguesa Levon para la rehabilitación de la Autopista La Paz-El Alto.  La obra demandará una inversión de 34 millones de dólares, monto que ha sido garantizado en su totalidad por el Gobierno. Se prevé que los trabajos en la vía troncal duren dos años.

Tras  las obras, la vía  contará con tres carriles, tanto de subida como de bajada, con 10 kilómetros de ampliación. Para la seguridad de los usuarios, vecinos y pasajeros  se  construirán  siete pasarelas y el encarpetado de hormigón hidráulico; además,  se instalará  un distribuidor vehicular en Achachicala.

La Autopista La Paz-El Alto es la primera de Bolivia. La firma del contrato para su construcción fue hecha  el 27 de diciembre de 1972,  mediante un préstamo de 13 millones de dólares  del Banco Interamericano de Desarrollo al Estado boliviano. 

La construcción como tal empezó entre 1974 y 1977 durante el  gobierno de facto de Hugo Banzer Suárez. Su trayecto empieza en el distribuidor de la avenida Montes y termina en el Nudo Vial de El Che en El Alto. Atraviesa el macrodistrito  Max Paredes, el Bosquecillo, el Parque de Pura Pura del municipio de La Paz  y el distrito  Ballivián de El Alto.

La licitación internacional para su reconstrucción fue lanzada en 2011. La convocatoria incluía  el reasfaltado, mejora en la señalización y la modernización de los indicadores de kilometraje de la vía, además de la  señalización tanto para vehículos como para peatones.
 
 
 
 


 

3
4

Comentarios