Líderes de discapacitados son acusados de robo a infiltrado

La Fiscalía los citó también por privar de libertad a la persona que admitió trabajar en Inteligencia. Los dirigentes denuncian persecución para desintegrar la vigilia.
viernes, 8 de julio de 2016 · 00:00
Madeleyne Aguilar / La Paz

La Fiscalía citó a declarar a los dirigentes de las personas con discapacidad Alex Vásquez y Samuel Cabrera  por una denuncia de robo agravado, privación de libertad, lesiones graves y leves  contra Pedro Arturo Molina. Éste fue   retenido  el miércoles por haberse infiltrado en el campamento y admitió que informaba al Gobierno.  Los acusados se unieron a la huelga de hambre.

La citación fue emitida por la fiscal Salomé Ramos y fue entregada en la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, donde 11 personas con discapacidad mantienen una huelga hace 10 días. "Nosotros   vamos a participar a lo que corresponde dentro de la norma. No hemos participado en nada de eso.  La prensa que estaba allí pueden aseverar aquello. Les están buscando tres pies al gato ”, dijo Vásquez.

El miércoles, Pedro Molina -quien  confesó  trabajar en Inteligencia- fue retenido por las personas con discapacidad por 30 minutos. Lo detectaron en el campamento cuando     informaba por celular  sobre las acciones de los dirigentes del grupo. 

El retenido se negó a mostrar el contenido de su celular arguyendo que  "no podía mostrar cosas privadas ante las cámaras”, que estaban en el lugar por la conferencia de las personas con discapacidad.  La Policía lo rescató sin demora, con  sus pertenencias.

"Es increíble lo que está pasando. Yo estaba en la conferencia de prensa cuando de repente hubo  el embrollo.
 
Las personas de base habían detectado al señor sacando fotografías, mencionando nombres y hablando por teléfono. Lo agarraron y le  exigieron que muestre la llamada. Eso es lo que supuestamente ha pasado”, dijo  el dirigente acusado Samuel Cabrera.

Enfatizó que "ni siquiera  cruzó mirada” con el denunciante.  Advirtió que la citación es parte de un plan en contra de la caravana que hace más de dos meses exige una renta mensual para las  personas con discapacidad.

"Pienso   que están buscando formas y desencabezar al grupo, sabemos que es una estrategia del Gobierno.
 
También nos están tildando de  encubrir  una supuesta violación. Vemos que es un plan  para desvincular y dividir el grupo”, dijo  Cabrera.

Los dos dirigentes   adelantaron que acudirán a la Fiscalía. Según la citación,  Vásquez y Cabrera están en calidad de "sindicados” de la agresión a Molina. En caso de no presentarse,  se advierte con su aprehensión.
       Ambos representantes   se unieron ayer a la huelga, que  llevaban  a cabo nueve miembros de la caravana  desde hace 10 días. El grupo se extendió a  11. La Cruz Roja les brinda atención diaria.

 "Ya teníamos pensado unirnos hace  tiempo, pero por el enfrentamiento con la Policía se postergó. La diligencia tiene que partir con el ejemplo;  era menester incorporarnos”, dijo Vásquez.
  
Sujetos cortaron 3 carpas y causaron miedo en el campamento
 
 La madrugada de ayer, entre las 4:30 y las 5:00, tres carpas del campamento  de personas con discapacidad fueron cortadas . El  hecho causó miedo en las familias que desde hace más de dos meses mantienen una  vigilia en la calle Junín, a una cuadra de la plaza Murillo, en demanda de una renta mensual.

"Yo estaba durmiendo  dentro cuando hicieron el corte. Si no hubiese estado apoyada en un cartón me hubiesen lastimado.  Eran dos tipos que estaban caminando por aquí,  los que hicieron esto. Nos dejaron  sin  palabra”, contó la madre de una niña  con discapacidad, Juana Ulo.  

Las personas que vivieron el ataque no lograron identificar a los autores pero según afirman "tenían corte de cabello policial”. Ulo contó que en el momento en que ocurrió el hecho no había policías cerca del enrejado que impide el ingreso a la  plaza Murillo, pese a que todas las  noches  hay efectivos vigilando.
 "La reja que da a la plaza estaba abierta y no había ningún oficial. Exigimos seguridad porque se supone que la Policía está para cuidar”, reclamó.

Las personas con discapacidad están instaladas  en la calle Junín en  al menos 22 carpas. La madrugada de ayer la mayoría de los miembros de la caravana se mantuvieron en  vigilia alrededor de una fogata al centro del campamento. 

 Las carpas que fueron cortadas estaban en los extremos. "Yo estaba dentro durmiendo cuando a eso de las 5:00 escuché dos  ruidos de corte. Me asusté, Nuestra vida corre riesgo. Yo sólo estoy en vigilia  por mi hijo con discapacidad porque cuando  me muera  ¿qué pasará con él?”, lamentó una  madre de 60 años, que pidió  no  ser identificada.

El abogado de la caravana, Franklin Vargas, anunció que solicitará más seguridad. Lamentó que se  incrementen los ataques.

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

71
8

Comentarios

Otras Noticias