Urkupiña, fiesta religiosa internacional en Quillacollo

Hay grupos que tienen más de 500 bailarines. Más de 70 fraternidades participaron en la Entrada folklórica en honor a la Virgen.
lunes, 15 de agosto de 2016 · 00:00
Opinión  /  Cochabamba

Aunque las abarcas no son cómodas para ella, "son bonitas”. Patricia Beuter llegó de Alemania para bailar en la fiesta de Urkupiña con la fraternidad Tinkus Cochabamba 3 de Mayo en la Entrada folklórica.

Katrhrin Müller vino del mismo país y ofreció su danza en la fraternidad  Sol Chaqueño San Simón.

Atraídas por la cultura boliviana, estas extranjeras cruzaron mares, llegaron desde Europa, sólo para bailar en la fiesta de la imagen mariana que atrae a miles hasta Quillacollo en Cochabamba, en la denominada Fiesta de la Integración. Como ellas, ciudadanos de otros países llegaron, tal vez más movidos por la cultura que por la fe, con el mismo entusiasmo que los bolivianos. Ayer, participaron más de 70 fraternidades.

Beuter se despertó, ayer, temprano para alistar su traje verde y azul, su sombrero adornado por ella misma, con espejos y tejidos multicolores. Viajó hasta Quillacollo para que sus compañeras le ayuden trenzando su  rubia cabellera. Acomodó las lanas en sus abarcas antes de iniciar la Entrada, cerca del mediodía. Reconoció, entre risas, que las ojotas no son  cómodas, pero le gustan.

"Me costó mucho aprender los pasos, pero me gustó porque nunca vi algo así”. Ella vivió hace tiempo en la ciudad de Cochabamba y ahora decidió volver sólo para bailar tinkus.

"En Alemania, la Virgen no tiene un papel tan importante, pero yo sí creo”. Recorrió los cuatro kilómetros de la Entrada durante alrededor de cuatro horas delante la banda.

Un par de horas antes, Beuter pasó por el palco. Sonriente, aplaudiendo y zapateando, flameó las telas de su vestido azul, el mismo color de sus ojos. Con su 1,75 metros de estatura fue la atracción del bloque femenino, que apareció detrás de un grupo chaqueño, bailando chacareras, tero tero y cueca. "No son difíciles los pasos, lo más difícil es aguantar el calor”. Las alemanas sentaron presencia.

Marta Stuckenschmiat se lució en caporales FUC. Fue la quinta vez que baila.

Fiesta mayor

Como estas extranjeras, miles de fieles bailaron ayer en devoción a la Virgen de Urkupiña, en   la fiesta religiosa más importante de Bolivia. Las actividades comenzaron con la Entrada autóctona el sábado, día en que decenas de miles de devotos llegaron para participar en las actividades  en honor a la "mamita”.

El recorrido de ayer se inició  a las 11:00  con danzas tradicionales, como el Pujllay, Tinku y la Diablada, cuyos bailarines  lucieron coloridos trajes.

La fiesta de la Virgen continúa hoy con una misa a las   6:00  y luego   la visita del Calvario. 
 

3
1

Comentarios