Urkupiña paceña: Fieles ch’allan rocas que ellos mismos bendicen

Los comberos de la Periférica ven con tristeza que la cantidad de visitantes a la Virgen de Urkupiña y al Señor del Río ha disminuido en los últimos años.
martes, 16 de agosto de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz 

 Custodiada por la piedra en la que apareció el Señor del Río, la Virgen de Urkupiña -en la paceña Periférica- observa  la larga fila de fieles que hacen reverencias a sus pies. Fervorosos, elevan una plegaria y   con la misma mano que acarician el altar toman agua de un balde   para darse, ellos mismos, la bendición.

Decenas de fieles del Señor del Río  y de la virgen de Urkupiña llegaron ayer hasta el lecho del río de la zona La Merced en el macrodistrito Periférica. Allí, a base de combazos, extrajeron trozos   enormes de piedras que simbolizan sus deseos. Decenas de amautas se encargaron de ch’allar las rocas, mientras que la capilla puso a disposición  de los visitantes un balde de agua bendita. 

 "Ya no hay tanta gente como en otros años. Es porque ya hay muchos evangélicos. Pero  hay personas que tienen fe y llegan desde El Alto, Viacha y otros lugares para visitar al Señor del Río y a la virgen para pedirles un favor”, señala      Sabina Carrillo.

 En su sector, ella habilitó cinco bancas largas y  combos de diferentes tamaños para alquilarlos a los visitantes. Pero hasta  mediodía  de ayer  apenas una banca estaba ocupada. 

"El flete del combo está a 5 bolivianos. Antes era a 3 o hasta 2 pero ya no hay piedras y tenemos que comprar para que la gente pueda escoger de donde sacará ‘su préstamo’. Hay que hacerlas traer  desde arriba del río”, explica a modo de hacer charla.

Por ‘préstamo’, doña Sabina  se refiere al pedazo de rocas que los fieles logran partir y que  simboliza  la bendición de la Virgen y el Señor del Río. A ellos les piden dinero para comprar un terreno, un auto o construir una casa "y si ella quiere les da el préstamo”.

Para Juana Huampo no sólo se trata de dinero sino de todo lo que uno  desea. "Mi hijo quería trabajo y no conseguía. Tres años  y nada. Aquí lo traje, le dije que tenía que pedir con fe y al dar el golpe partió un pedazo grande y  en menos de un mes ya estaba trabajando”, relata.

Este año la acompaña  su hijo menor. Apenas cumplió los 10 años pero él también hace un intento con el combo. Con  esfuerzo logra partir un buen trozo de una piedra pequeña. Al preguntarle qué pidió responde: "Que mi mamá se sane. La piedra se ha partido, eso quiere decir que el Señor del Río  me ha dicho que sí”.

    Doña Juana asegura que para todo el que tiene fe al partir la piedra, se repite el milagro de la primera aparición del Señor del Río. "Así fue su milagro  un señor partió la roca para moverla  de su terreno y ahí en medio estaba el Señor del Río”, cuenta.  

   Al puesto de Carrillo, con  paso muy lento  llega doña Eulalia. Su cabello está pintado de canas y Sabina la ayuda a escoger y a acomodar una piedra. A pesar de sus más de 70 años, doña Eulalia, agarra el combo con la firmeza que a muchos jóvenes les faltó para conseguir el favor.  

De un solo golpe parte un trozo plano parecido a un batán. Con mucho esmero lo envuelve en serpentina, lo llena de flores, llama a un amauta para que la saume  y pide un par de cervezas para que todos los que la vieron partir la piedra  se la ch’allen.

    Tras recoger los trozos ya ch’allados y sahumados en una bolsa multicolor   se suma a la   fila para entrar a la capilla. Al interior está el cuidador que acomoda un balde frente al altar. 

¿Y el Padre?  es la pregunta de todo el que entra. "No está, no va  haber bendición ni misa”, señala el celador molesto por la ausencia y  apunta al balde. 

Algunos con sus imágenes   en brazos toman asiento y prenden velas para que "por lo menos la gente les levante una oración”. Los demás se acercan al balde en orden y con sus propias manos  proceden a bendecir sus piedras y a mojarse la frente ellos mismos.

 

Morales pide a la Virgen unión y crecimiento económico

Mediante su cuenta en Twitter, el presidente Evo Morales pidió ayer, a la Virgen de Urkupiña, unidad   y crecimiento económico para Bolivia. El  mandatario realizó el pedido en el marco de la fiesta religiosa que se celebra en el municipio de Quillacollo en Cochabamba.

"En Urkupiña celebramos la fiesta de la fe y de la integración, pidiendo más unidad para que #Bolivia siga creciendo económicamente”, es el mensaje que publicó  en @evoespueblo.

Esta la primera vez que Morales  realiza su petición mediante las redes sociales.  En gestiones pasadas pidió a la Virgen de urkupiña desde bienes espirituales hasta  electorales.

"Yo pediría personalmente paciencia para  la oposición, sabiduría para atender las demandas (del pueblo) y que el crecimiento económico, pese a la rebaja de los precios de los recursos naturales, siga adelante”, dijo el 2015.

 En 2014, su pedido a la Virgen fue  ganar las elecciones. "De manera muy sincera he pedido bendiciones  para ganar las elecciones”, manifestó entonces.
 
Un atropellado y 52 detenidos en  la festividad de Quillacollo

La Policía calificó las dos primeras jornadas de la festividad de Urkupiña como "tranquilas”. Informó, sin embargo,  la muerte de una persona, la aprehensión de cinco y el arresto de 52 que causaron desorden  durante la Entrada Folklórica. 

El comandante de la Policía de Quillacollo, coronel Freddy Almaraz, infomó que un accidente ocurrido en la madrugada del lunes cobró la vida de un joven de 25 años  que cruzaba la avenida Blanco Galindo. "La víctima fue atropellada por una vagoneta y el chófer fue aprehendido de inmediato. Aunque se intentó auxiliar al joven, éste falleció en el lugar del siniestro. El conductor ya fue remitido a la Fiscalía para su procesamiento”, detalló.

 Cinco varones fueron aprehendidos. Uno de ellos porque golpeó a un policía  y los otros cuatro por posesión de  armas blancas y  actitud agresiva.

Por consumo de bebidas alcohólicas y desorden en la  Entrada, la Policía detuvo a 52 personas. Además, se encontró a  12 menores y dos adultos que habían sido  reportados como extraviados.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

64
1

Comentarios