Disputas en Max Paredes atrasan plan de contingencia de incendios

Vecinos y autoridades piden vías expeditas, capacitación, hidrantes y normativas de regulación de depósitos. No llegan a un acuerdo con los gremiales.
martes, 23 de agosto de 2016 · 00:29
Leny Chuquimia /  La Paz 

La madrugada del 1 de enero un incendio devoró cerca de 200 puestos de la Uyustus. Un año antes, ocho depósitos de una  calle adyacente ardieron por más de tres horas. A pocos metros, el viernes pasado, la mercadería guardada en un inmueble de cinco plantas se redujo a cenizas en ocho horas de fuego. 

En las tres ocasiones, comerciantes, bomberos, ediles y vecinos  trataron de apagar el fuego con lo que pudieron. Los carros cisterna tardaron en ingresar porque las vías se encontraban llenas de comerciantes. 

"La verdad no tenemos un plan de contingencia.  El comandante de Bomberos   está dispuesto a trazar uno, como  también a dar  talleres para que podamos reaccionar ante un evento similar con todos los inconvenientes que tenemos en el sector. Pero es algo que tenemos que hacer entre todos los involucrados”, sostiene el Subalcalde de Max Paredes, Gonzalo Ticona. 

Parado frente al edificio chamuscado, en el que comerciantes y trabajadores de una importadora escarban entre las cenizas, añade: "Ya en la ocasión pasada se  intentó hacer un plan de contingencia, pero la discordia entre propietarios y comerciantes hizo que quede en nada”.

Después del incendio del 1 de enero pasado, propietarios y gremiales del sector afectado se reunieron con el compromiso de que tanto depósitos como puestos tengan extinguidores. Coincidieron en la necesidad de tener vías libres y participaron de un simulacro que realizó Bomberos.

Sin embargo, la disputa por la responsabilidad de cada sector detuvo el trabajo. "Hemos llegado a un punto de discordia igual que ahora. Ya no hubo reuniones. No sabemos si estas medidas se aplican”, lamenta Ticona.

En mayo, los vecinos  pidieron a EPSAS la instalación de hidrantes en la zona. "Pero no hay respuesta”, aseguran  Mercedes Quisberth, presidenta de la Asociación  de Importadores y Comerciantes por Cuenta Propia, y José Terrazas, presidente de la junta de vecinos de la zona 14 de Septiembre, Garita de Lima.

Ambos dirigentes participaron en la asamblea vecinal que se realizó el domingo. "Estamos pidiendo calles expeditas. El día del incendio las cisternas no podían entrar porque la Munaypata, la única calle de ingreso que tenemos, estaba llena de vendedores que hasta nos amenazaron”, expresa Quisberth. 

No es el único problema. Terrazas calcula que el 50% de las edificaciones   de la zona, donde viven cerca de 15.000 personas, también son utilizadas como depósitos de mercadería y no cuentan con medidas de seguridad. 

El director municipal de Administración Territorial y Catastral, Álvaro Viaña, señala que el hecho de que muchos de estos inmuebles estén edificados para viviendas pero sean utilizados como depósitos genera riesgo. Según los registros ediles, el edificio quemado cuenta con  tarjeta catastral  pero no con planos  de construcción aprobados.

Esta infraestructura será demolida. Frente a ella se encuentra otro inmueble de cuatro pisos también que se vio afectado por el  fuego; ayer sus dueños fueron notificados por la Alcaldía para que "tomen sus previsiones ante los trabajos”. Desde el tercer piso, Iván Vasquez representante legal de los propietarios, observa los daños que sufrió su vecino. 

"Ojalá que  el plan no quede en reuniones. Es un peligro el que corremos no sólo los comerciantes o los propietarios, sino todos. Nosotros tenemos daños en la estructura del edificio y no hay quien responda”, asegura.

En su vivienda, las mangueras aún están conectadas a todos los grifos y se siente el olor a plástico quemado. Por las ventanas se ve el ajetreo pero nadie quiere dar declaraciones por temor a generar molestia en los dueños del edificio siniestrado. 

Entre los escombros, completamente chamuscados, buscan si quedó algo que no haya sido alcanzado por el fuego. 

 

Reubican a las "Chancheras”  de la Garita por cinco días

Las vendedoras de carne de cerdo de la calle Munaypata acordaron con la Dirección de Mercados su reubicación en la plaza Garita de Lima, mientras se lleven a cabo los trabajos de demolición del edificio que sufrió el incendio. Los puestos que colmaban la calle Incachaca fueron recorridos a las aceras.

"Hemos conversado el fin de semana con las comerciantes de carne de chancho y se ha definido que el sector de Munaypata se vaya a la Garita de Lima y el sector de Incachaca se vaya hacia las aceras”, indicó el director edil de Mercados, Kevin Martínez.

La autoridad municipal aclaró que las vendedoras de la calle Munaypata no trabajan los lunes, por lo que se prevé que se trasladarán a la plaza Garita de Lima a partir de hoy. Mientras que las comerciantes de la Incachaca ya se ubicaron en las aceras dejando la vía expedita. 

"La Dirección de Mercados se hará presente en  lugar para verificar que se cumpla con lo acordado y para colaborar con la seguridad que requieren los trabajos”, indicó Martínez. El subalcalde del macrodistrito Max Paredes, Gonzalo Ticona,  señaló que la tarea de traslado de las "chancheras” se realizará con apoyo de la Intendencia.

 Los vecinos de la zona 14 de Septiembre, en asamblea   , determinaron entre otros puntos exigir el  traslado de las comerciantes de carne de cerdo. Las acusaron de impedir el trabajo de los bomberos, el viernes. 

Para hoy se prevé una reunión entre todas las unidades involucradas en la situación de la zona Garita de Lima tras el último incendio: vecinos, comerciantes y representantes de Gobernabilidad del Municipio, Seguridad Ciudadana, la dirección de Mercados,  Guardia Municipal y la subalcaldía Max Paredes. 
 
 
 
 


 

10
1

Comentarios

Otras Noticias