CEB advierte que curas excluidos y casados confunden a feligreses

La Conferencia Episcopal aclara que estos religiosos -que ahora son parte de la Iglesia Nacional- siguen siendo sacerdotes, pero están prohibidos de ejercer su ministerio.
miércoles, 24 de agosto de 2016 · 00:00
Verónica Zapana S.  / La Paz

El vocero de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) advierte que la  nueva Iglesia Católica Nacional Boliviana, que opera en el país con "sacerdotes dimitidos” o excluidos de la Iglesia Católica Apostólica y Romana, puede tener "graves consecuencias”, como provocar confusión y  debilitar la fe.

"A nosotros nos preocupa la confusión que puede estar causando la autodenominada Iglesia Católica  Nacional, utilizando el mismo nombre, los mismos símbolos y  la misma doctrina de la única Iglesia Católica”, afirmó ayer el portavoz oficial de la CEB, José Rivera.

Aseguró que la presencia de curas que, estando casados y con hijos, intenten oficiar los sacramentos,  incluso "puede escandalizar” a los fieles. "Esto es delicado  para la gente sencilla de la ciudad o del campo”, dijo.

El lunes, las autoridades de la llamada   Iglesia Católica Nacional Boliviana se presentaron  públicamente e informaron que tienen medio centenar de  obispos y sacerdotes, 40 de ellos son "curas dimitidos” de la Iglesia Apostólica Romana por  casarse y tener hijos. En  conferencia de prensa  recalcaron  que, pese a haberse separado de la Iglesia,  son sacerdotes y, por lo tanto,  seguirán oficiando  los sacramentos y celebrando misa.

Tras la visibilización de la "otra” iglesia, la Conferencia Episcopal  llamó a la unidad de los católicos. "Nuestra intención fundamentalmente es dirigirnos  a los fieles para decirles que la Iglesia Católica es una. Su principal rasgo es la unidad, por eso la Iglesia Católica quiere decir universal”, afirmó Rivera.

El pasado 2 de marzo, el arzobispado de El Alto advirtió a la comunidad católica  sobre "falsos curas” que visten igual que los acreditados, que ofician misa y que reparten tarjetas para  dar sacramentos a domicilio”. Hace dos semanas, la Conferencia Episcopal emitió el comunicado "No se dejen engañar”.

En ese documento la CEB alertó sobre la existencia de la autodenominada "iglesia católica nacional boliviana” -que ya salió a luz- que "opera con obispos dimitidos  por el Papa y sacerdotes suspendidos por sus obispos por haber cometido alguna irregularidad o falta grave y que sólo buscan lucrar”. El comunicado recalca que los certificados de sacramentos que esos clérigos emiten  no son válidos.  
 
Ayer, Rivera dijo que la Iglesia   "se reafirma en su comunicado del 11 de agosto”.  "El desafío de la Iglesia es mantener la comunión y la unidad, por eso sacó el comunicado. Queremos que la gente se cuide de estas  nuevas manifestaciones porque generarán confusión  y debilitarán la  fe ”,  explicó.

Recalcó que  los católicos reconocen al papa Francisco como cabeza de toda la Iglesia; a diferencia de los miembros de la Iglesia Nacional de Bolivia, que lo consideran "Obispo de la Iglesia Católica de Roma”.  

El canciller de la Iglesia Católica Nacional Brasilera, Manoel Da Rocha, afirmó  sin embargo que los clérigos de la Iglesia Nacional Boliviana trabajan en la misma línea del Papa. "Yo atravesé la puerta santa por la convocatoria  del Papa. Yo obedecí la convocatoria que hizo”, dijo.
 
 El vocero de la CEB  aclaró que  los  curas que fueron dimitidos y excluidos de la Iglesia Católica -y ahora pertenecen a la Nacional de Bolivia- "siguen siendo sacerdotes  porque los sacramentos quedan, pero están prohibidos de ejercer su ministerio  porque están en abierta desobediencia de la Iglesia”.
 
Para ser curas de la Iglesia Nacional pueden estudiar a distancia

El arzobispo patriarca de la Iglesia Católica Nacional Bolivia, monseñor Richard Lipacho, comentó que los nuevos sacerdotes de su Iglesia estudian en Brasil o a distancia.

"Nosotros estamos enviando a los jóvenes sin compromiso a  Brasil -donde está la casa madre- y a México para que estudien durante siete años: tres años teología y cuatro filosofía”, afirmó. Aseguró que si los futuros sacerdotes tienen familia o compromisos "pueden estudiar a distancia”.

Según la versión de Lipacho, otra  de las características de su Iglesia es que todos los obispos y sacerdotes son nacionales, "no del extranjero”.

  La Iglesia tiene a más de 50 sacerdotes,  en su mayoría  casados, que trabajan en todo el país, aunque tienen  mayor presencia en La Paz, El Alto, Cochabamba, Sucre y Beni. Afirman que, pese a ser nueva, tiene  más de 100 mil fieles.

 La Iglesia Nacional  apareció hace 10 años en Bolivia, pero no tuvo a un representante hasta  2015, cuando Lipacho -cura dimitido- fue nombrado arzobispo de la institución.

Lipacho afirmó que la mayoría de estos sacerdotes vive de sus otras  profesiones y no sólo de su labor en la Iglesia.




5
14

Comentarios