En su día, “awichos ” ofrendaron su saber y experiencia a jóvenes

La asociación de adultos mayores participó ayer en una misa en la que regalaron símbolos de los dones de la tercera edad a las nuevas generaciones.
sábado, 27 de agosto de 2016 · 00:00
Leny Chuquimia  /  La Paz 

En un gran encuentro intergeneracional,  personas de la tercera  edad y jóvenes voluntarios  de diferentes unidades educativas participaron ayer en una misa por el Día del Adulto Mayor. En la eucaristía, los "awichos” entregaron  como ofrenda su experiencia y saber  a las nuevas generaciones.

Frente a la  capilla del Hospital de Clínicas,  las señoras   Toriba y  Marina inflan presurosas unos globos rojos. Sus voces   roncas se pierden en  sonrisas que ya no muestran dientes.

Doña Toribia es la más entusiasta. Habla sólo aymara, casi no oye y anda encorvada, pero no pierde la oportunidad de robarse las  cámaras  agitando  los brazos enérgicamente.
 
 "Hoy hemos decidido hacer una actividad de sensibilización en este nosocomio para celebrar  el Día de la Dignidad de la Persona Adulta Mayor. Estamos empezando con una misa y luego recorreremos todos los pabellones”, indica  el  presidente de la Asociación de Personas  Adultas Mayores de La Paz, Gonzalo Pomier, antes de  la eucaristía.

 La capilla queda pequeña para la gran cantidad de asistentes. En las bancas -con preferencia- están los abuelitos y las abuelitas mientras que  atrás se agolpan los jóvenes portando carteles con mensajes de cariño.

   La misa ha sido preparada de manera especial. Se ha pedido que el ofertorio sea preparado con tres elementos símbolos    de esta etapa de la vida: un  par de abarcas,  un bastón  y un puñado de semillas. 

"Las sandalias son el símbolo del paso por la vida. El bastón representa  el intercambio de la experiencia y las semillas, el nacimiento y crecimiento de nuestras vidas”, explica el padre oficiante  al  darles la bendición. Recomienda que estos elementos  de la vejez se  complementen con  dignidad,  vida y  alegría. "Y mejor si se transmiten a los jóvenes”. 

 "Las personas de la tercera edad son como los árboles mayores que dan sombra y protección.
 
Son como los  frutos que     mientras más maduros más dulces son. Reconocer esto es parte  de una convivencia que les da dignidad”, indica Vanesa Mamani, estudiante de la prepromoción  del colegio Sergio Villegas.

 Raúl Frías, director de Caritas La Paz, señala que en una "sociedad individualista y con un gran temor a la vejez” el principio para llegar a esta etapa con dignidad es aceptar que envejecemos.

"Lo primero es aceptar que desde que nacemos, todos  empezamos a envejecer. Eso no es un delito, sino   una fortaleza que nos llena de experiencia ”, dice. 


El  rostro de doña  Toribia está surcado de arrugas, señas de lo que ha  vivido y  la sabiduría que ha acumulado en muchos años. Las luce con orgullo,   al igual que sus trenzas delgadas y canosas.

"Tenemos mucho aún que  dar. Tenemos la experiencia de todos nuestros años, aspecto que las nuevas generaciones, a veces, no saben valorar”, asegura  Pomier.  

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
1

Comentarios