El Alto se siente “huérfano” tras la partida del padre que lo ayudó

domingo, 07 de agosto de 2016 · 00:00
Las personas  que trabajaron  con el padre Sebastián Obermaier se sienten "huérfanas”, tras su partida. Los adultos mayores, que son acogidos en  el hogar San Martín del  adulto mayor lloraron su muerte .
 
"Va a ser difícil  continuar todo esto, pero  ahora él nos va a seguir ayudando desde el cielo. Eso es le que he pedido en oración, que pida por nosotros;  que sus sueños  no se frustren, sino que seamos capaces de sacarlos adelante para nuestra población alteña”, comentó el Secretario General Adjunto de la Conferencia Episcopal Boliviana, José fuentes Cano.
 
 Enfatizó que Obermaier dedicó su vida entera a realizar  obras para la ciudad de El Alto. Fuentes señaló que "el único  día que el padre  Sebastián descansó” fue el pasado  2 agosto de agosto. cuando falleció. 
 
En los 38 años que vivió en Bolivia el sacerdote alemán construyó 71 templos. Fue promotor de la Fundación Cuerpo de Cristo que administra centros infantiles, juveniles y adultos.
 
El hogar San Martín, una de sus obras,  tiene capacidad para 100  personas de la tercera edad y actualmente acoge a 48. Los albergados reciben constantes incentivos y viven en amplios e iluminados  cuartos.
 
"El padre Obermaier nos subvencionaba los gastos del centro, sólo la cuenta de la luz supera  los 2.000 bolivianos.   Los adultos mayores lo querían bastante, cuando él venía le besaban la mano”, contó la encargada del hogar, Verónica Pacosillo.
 
Esa institución acoge  a personas desde 60  hasta  94 años. Los beneficiarios cancelan el monto de su renta dignidad, 250 bolivianos, y son atendidos por personal capacitado. En caso de que la evaluación socio económica determine que no pueden pagar, se les da un trato excepcional.
 
 "Los adultos sintieron mucho su fallecimiento; lloraron  cuando se enteraron por la TV. Nosotros nos sentimos huérfanos, tras su muerte. Él era un hombre justo, neutro, le gustaba dar lo mejor”, destacó la trabajadora.

Comentarios