El Juan XXIII duplica su capacidad para atender a neonatos críticos

La mayoría de los bebés de la unidad de terapia intensiva son prematuros y pesan entre 700 y 1.200 gramos. El servicio es el más requerido en nosocomios paceños.
martes, 9 de agosto de 2016 · 00:00
Verónica Zapana S.  / La Paz

El Hospital Juan XXIII, ubicado en la zona de Munaypata, se  ha convertido en el  nosocomio paceño con mayor resolución en terapia intensiva neonatal. Ayer duplicó  la cantidad de equipos para atender  a bebés prematuros.

"Estos cinco ventiladores que estamos incorporando se suman a los  cinco  que ya tenía el hospital; es decir,   ahora tenemos 10  equipos. Estamos duplicando la capacidad de respuesta en terapia intensiva neonatal”, afirmó ayer el director general del nosocomio, José Negrón.

Explicó que el hospital tomó la decisión de ampliar la unidad que atiende a los recién nacidos porque sus servicios son los más requeridos en el sistema de salud  de La Paz. "Cuando uno busca una terapia neonatal, recién se da cuenta que  todas las unidades están colapsadas. Se llama al Hospital de la Mujer, al Arco Iris o al Materno Infantil y en ninguno  hay espacio”, dijo Negrón.

Según datos oficiales, el Hospital de la Mujer tiene cinco ventiladores; el Materno Infantil de la Caja Nacional de Salud (CNS) el Hospital Arco Iris y  el Hospital del Niño cuentan con siete cada uno.  Ahora, con el nuevo equipamiento, el Hospital Juan XXIII es el nosocomio con mayor cantidad de equipos para  respuesta a casos críticos de bebés prematuros. 

 "La permanencia de un recién nacido  en la unidad  varía entre 10 y 40 días. Nacen con entre 700 y 1.200 gramos y deben salir de  tres kilos”, dijo galeno. Es tan alta la demanda -dijo- que se teme que ni aún con los nuevos ventiladores se pueda abastecer.  

El nosocomio de Munaypata no sólo atiende a pacientes de las ciudades de La Paz y de El Alto, sino también a personas del área rural y del interior del país. Es el caso de Marlene, que llegó ayer desde Oruro para someterse a una cesárea en el Juan XXIII.

La madre primeriza  tenía un embarazo gemelar de riesgo.  Según determinaron estudios previos, sus niñas  pesaban entre 900 y 1.200 gramos  y debían entrar a terapia intensiva.

 "Mi esposa tenía 31 semanas de gestación y  le diagnosticaron preeclamsia  (complicación médica del embarazó que puede ser mortal). En la Caja de Caminos nos dijeron que no tenían la unidad de terapia intensiva y como el Juan XXIII tiene convenio con el seguro, nos vinimos. Qué hubiese sido de nosotros si no encontrábamos espacio en la unidad”, contó  el esposo de Marlene, Ariel Huayta.

Tras la cirugía, las niñas prematuras ingresaron a la sala. En  la incubadora, las colocaron entre algodón y  una bolsa plástica. "Se las envuelve así para nivelar su temperatura”, explicó  una de las enfermeras.

 La adquisición de los cinco equipos, según el director administrativo del nosocomio, Félix Aliaga, asciende a 150 mil dólares. "Es un  sacrificio para la institución, pues todo el financiamiento se realiza con recursos propios”, recalcó. 

 Negrón aclaró que los padres de los niños no cancelarán por el servicio ya que los pagos correrán por cuenta del Seguro Único Materno Infantil (SUMI),   la CNS y el Seguro de Caminos, que tienen convenios con la institución.
 
En la sala hay siete pediatras y 30 enfermeras para atender a los recién nacidos.
 
 Son insuficientes 22 camas y termocunas

La Sala de Terapia Intensiva de Neonatología del Hospital Juan XXIII tiene 22 cunas destinadas a los bebés prematuros. No son suficientes para atender la alta demanda del servicio.

 En la sala hay un espacio para niños críticos, otro para  moderados y un tercero  para engorde. "Tenemos 22 camas, pero aún así esa cantidad no es suficiente”, dijo el director del nosocomio, José Negrón.

Según el encargado del servicio de  enfermería de la unidad, Aybe Huaranca, al hospital llegan muchos pacientes que no hallan espacio en otros nosocomios.  Añadió  que las nuevas termocunas -camas para regular la temperatura de los bebés- mejorarán la atención de los pacientes.

 Negrón comentó que en los próximos meses se prevé cambiar las cunas de la unidad por  termocunas. "Estos equipos ayudan a regular la temperatura de los bebés”, aseguró. La inversión es de 8.000 dólares por cada una.



 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

106
49

Comentarios