En la Feria 16 de Julio de El Alto alquilan perros sementales

Los comerciantes cobran hasta 70 dólares por el préstamo de un perro de raza con fines reproductivos. Según los rescatistas, la oferta de animales se realiza en Internet.
viernes, 13 de octubre de 2017 · 03:53
Página Siete  / El Alto
 
Mientras la gente camina entre centenares de jaulas en una de las calles de la Feria 16 de Julio de El Alto,  una mujer esquiva  al tumulto de visitantes con un niño cargado en la espalda. El pequeño estira su mano para acariciar a un perro, que se esmera en mostrar cariño para llamar la atención de la gente. 
 
Entre rejas, el cachorro llora,  se para en dos patas, se estira para alcanzar y lamer los dedos del pequeño. Pero el perro pasa desapercibido porque ya no están pequeños como "buscan los potenciales compradores” y  tampoco es de una raza en particular. De ser así no importaría el tamaño, de pequeño lo venderían y si fuese más grande lo alquilarían como semental.
 
 "Mi perra está en celo y no quiero hacerle pasar como la vez anterior, ¿no tendrás un macho grandecito? ¿Para cuándo puedes tener?”, pregunta  una mujer a una de las  personas que  venden animales todos los jueves y los domingos en la Feria 16 de Julio de El Alto.  Los comerciantes incluso  traen mascotas a pedido, de acuerdo a la raza y  al  sexo que prefiera el  cliente.
 
"El alquiler de perros tiene precio en dólares y es de acuerdo a la raza. Si es un chihuahua puede costar 20 dólares, pero si es, por ejemplo un san bernardo, puede llegar a costar 70 o más dólares”, cuenta un transeúnte que prefirió guardar su nombre en reserva. Agrega  que esas prácticas no sólo se ven en la feria alteña, sino también en veterinarias de las ciudades de La Paz y El Alto.
 
"¿De qué raza quieres?, tengo chapi, salchicha, pastor alemán o de qué tamaño quieres, grande o pequeño”,  pregunta una señora que improvisa un puesto de venta con al menos  diez  cachorros en una jaula. El perro más grande  tiene más de cuatro meses y es también el más barato (43 bolivianos). El  mestizo es arrinconado a una esquina de la jaula a cada momento, porque sus compañeros pequeños son más requeridos, aún así no puede moverse porque está atado con una soga y aunque chilla nadie pregunta por él.
 
La venta de los cachorros es muy común, los perros de raza son requeridos a cualquier edad, y no sólo para su venta, también como alquiler. "En El Alto hay incluso una veterinaria que se dedica a eso, tiene un criadero de perros y ahí los tiene hacinados. En los criaderos los perros, por ejemplo, se mueren  de hambre, sobre todo las hembras después de parir, debido a las enfermedades  y  a la mala alimentación, son sólo huesos”, asegura  Scarlet A., miembro de la organización Bienestar y Defensa Animal. Agrega que incluso las transacciones para emparejar perros de raza se concretan en grupos de Facebook.
 
Sobre  la veterinaria que alquila  perros en El Alto, el director Departamental de la Policía forestal y Medio ambiente (POFOMA), Walter Andrade, explica  que tras una denuncia presentada por los vecinos, se ha iniciado un proceso a este sitio. "Eso no está confirmado, hay vecinos que han demandado, se apertura el caso en el Ministerio Público para que se habrá el proceso, nosotros hemos realizado operativos y se procedió con la revisión médica, hasta ahora han muerto cuatro perros, hoy (ayer) murieron dos”, dice.
 
La venta de gatos es un negocio  más pequeño en la Feria.  Se venden desde los 15 bolivianos. Una de las razas más buscadas es la siamesa, la que puede llegar a costar más de 200  bolivianos. En está calle, en la que muy pocas veces se acerca la Policía, también traen gatos machos y hembras a pedido. Y es que  en la Feria 16 de Julio, los animales "se convierten en mercancías”.
 
El negocio de los cachorros enfermos 
 
Los criaderos de perros  son un dolor de cabeza contantes para los rescatistas. Según los voluntarios, hay  casas en El Alto, donde  encierran a decenas de perros, en su mayoría cachorros y hembras desnutridos. Además, casi todos sufren alguna enfermedad.
 
Generalmente, los perros de estos criadores clandestinos son vendidos en la Feria 16 de Julio de El Alto. Los canes oscilan entre los tres y ocho meses. En algunos casos,  los perros más pequeños están encerrados junto a los gatos.
 
"Encerrar en grupo a los cachorros puede ocasionar que se contagien de enfermedades, además algunos los venden sin vacunas, esto puede causar la muerte del perrito. A veces las familias  se compran un perrito enfermo de parvo virus y este se muere, entonces vuelven para comprar otro cachorro”, explicó Scarlet.
 
Según la veterinaria Dina Condori, el hacinamiento de los animales  provoca   estrés,  depresión,  incomodidad e incluso agresividad. Además los perros pueden desarrollar hongos y alergias.
 
En la feria alteña también se venden decenas de pericos  y  loros.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

64
82