EMAP asegura que hay clínicas responsables del desecho ilegal

lunes, 20 de noviembre de 2017 · 02:00

Leny Chuquimia /  Potosí


 La gerente general de la Empresa Municipal de Aseo de Potosí (EMAP), Naida Mamani, señaló que el problema de residuos hospitalarios comunes y peligrosos en el botadero también se debe a clínicas y  consultorios que  no son parte del servicio edil de recolección diferenciada. Aseguró que de forma irresponsable e ilegal  estos establecimientos van a dejar sus desechos al relleno sanitario, burlando los controles.


“Siempre hemos estado dispuestos a dar este servicio, pero hay irresponsabilidad de algunas clínicas y consultorios –como los dentales–  que  están haciendo mal manejo de sus desechos. Se debe investigar que está pasando”, manifestó Mamani.


Entre el 13 y 15 de noviembre Página Siete realizó una visita al botadero municipal de Potosí. En su recorrido por el lugar evidenció la presencia de jeringas con sangre, sueros con dispositivos de punción expuestos y  gasas con tejidos,      entre otros. Muchos de ellos estaban etiquetados con el nombre del paciente, la fecha de uso y el logotipo del establecimiento de salud del que provenían.

 

Abundaban los sellos de dos centros en el relleno.


Consultada sobre si EMAP brindaba el servicio de recojo de residuos hospitalarios a las instituciones identificadas, la gerente de EMAP señaló: “En este instante no podría decir si tenemos un contrato.

Son varios los que están dentro de nuestro cronograma, no los tengo en la memoria para precisar”. 


Explicó que el recojo se hace bajo un cronograma estricto de acuerdo a la necesidad de cada establecimiento. “Hay algunos que requieren un recojo diario, otros día por medio y algunos que no generan restos infecciosos o lo hacen en mucha menor proporción”, sostuvo.


Manifestó que tampoco se trata de un incumplimiento de deberes, falta de condiciones o de procesos  ya que en el botadero   hay una fosa especifica para estos elementos peligrosos.   Página Siete verificó que si bien hay una celda especial para ellos,  los insumos médicos llegan allí sin condiciones de aislamiento.


Los inyectables están acumulados en pequeños promontorios  directamente sobre el suelo y no en recipientes plásticos como indica la norma. Tampoco están cubiertos por tierra o cal.


No hay  control sobre el ingreso al botadero, alguien ajeno a la empresa puede recorrer la totalidad  del terreno sin ser advertido. Recicladores de EMAP, privados o eventuales no están debidamente identificados para su control y tampoco se les pide llevar  la indumentaria de  seguridad necesaria. 


“Pido a las autoridades municipales y al mismo Concejo  apoyar al buen manejo de los residuos hospitalarios. Es necesario que se  apruebe una ordenanza de manejo,  como lo han hecho en otros departamentos”, sostuvo la gerente Mamani.

Condiciones   que el   botadero debe cumplir


Reglamento  El artículo 107 del reglamento nacional de Gestión de Residuos Sólidos señala que la operación de  celdas para residuos hospitalarios peligrosos en los botaderos debe cumplir al menos tres tareas adicionales. 


Primero Preparar la superficie de recepción de los residuos con una solución de cal y agua, de 1:3 en volumen, a razón de 10 litros por m2, previamente a la disposición.


Segundo Una vez concluida la conformación de cada capa de residuos se aplicará sobre éstos la solución descrita anteriormente.


Tercero Al final de la jornada se colocará una capa con espesor mínimo de 30 centímetros de material, preferentemente arcilloso, conforme al método de relleno sanitario.

 Acusan a dos funcionarios


El presidente del directorio de EMAP, Ricardo Gonzales, señaló que la aparición de los desechos infecciosos en el botadero es “un atentado”. Sostuvo que identificaron a dos funcionarios que incurrieron en el ilícito.   


 “Esta es un acción que esta penada por ley. Creemos que esto es un atentado y se harán las investigaciones correspondientes”, señaló.


 Manifestó que identificaron a dos funcionarios que, de forma irresponsable, dejaron los desechos en lugares no  autorizados. Añadió que el hecho ocurrió luego de que terminó el horario de trabajo del  vigilante del botadero.


“Estamos preocupados, ayer (el lunes 13 de noviembre) con anticipación dijimos que había un complot en la institución con tinte político. Hemos podido verificar  que  dos funcionarios de forma irresponsable han hecho el recojo de los residuos solidos e infecciosos que han sido echados en el botadero... queremos decir a la población que estamos tomando las riendas”, sostuvo la autoridad edil.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
7