Se descontrola la rabia canina, suman 25.000 personas mordidas en un año

Los índices de rabia canina en Bolivia hacen que el país se haya convertido en un “foco rojo” de la región.
miércoles, 22 de noviembre de 2017 · 15:07

ANF-Brújula Digital

Se descontroló la rabia canina en Bolivia, al punto de que el país vive uno de los momentos con mayor índice de la enfermedad. Desde enero pasado suman al menos 25.000 las personas mordidas por perros en el país, informó el Ministerio de Salud, pero no se sabe con exactitud cuántos de esos canes tenían la enfermedad.

El responsable del Programa Nacional de Zoonosis del Ministerio de Salud, Grover Paredes, dijo que el alto número de personas mordidas es una muestra de la irresponsabilidad de los dueños que dejan en la calle a sus animales.

Esa situación también contribuye a la multiplicación de la rabia canina, que hasta la segunda semana de noviembre dejó cuatro personas fallecidas y 803 casos confirmados de perros con la enfermedad.

Este año se han registrado casi 600 casos más de perros portadores de rabia canina que en 2016. Al menos el 90 por ciento de ellos están en Santa Cruz y Oruro. En el primer departamento se registraron 554 y en el segundo, 125. Respecto a los datos de 2016, la situación de Santa Cruz es el que más llama la atención porque aumentó aproximadamente en 400% el número de animales enfermos, es decir, de 102 (en 2016) a 554 casos (en 2017).

Santa Cruz reporta diariamente un promedio de cinco casos de perros con rabia y Oruro entre dos y uno. “Y eso puede ser constante”, alertó.

El virus de la rabia es una enfermedad mortal producida por la mordedura de un animal infectado o por el contacto con su saliva. Si la persona afectada no se somete a las vacunas antirrábicas en un tiempo breve, morirá por el efecto de la enfermedad.

Los niveles actuales son los más altos de los últimos años, dijeron especialistas. En otros países de la región la rabia canina está prácticamente desaparecida debido a que se controla la población de perros callejeros mediante su captura y uso de perreras, además del sacrificio de los animales que no son reclamados. También se logra controlar este mal obligando a los dueños de los animales a sacarlos a pasear siempre con correa y con la responsabilidad de recoger sus desechos en una bolsa, cosas que son inusuales en Bolivia, donde algunos vecinos dejan libres a los canes durante el día y a veces hasta en la noche.

Vecinos de Santa Cruz, Oruro, La Paz, El Alto y otras localidades han compartido en redes sociales fotos de verdaderas jaurías de perros que deambulan en calles de esas ciudades. Estimaciones de especialistas señalan que en Bolivia se da un índice de un perro por cada tres personas, con lo que habría en total unos 3,5 millones de canes. La OMS recomienda la existencia de uno por cada diez personas, como máximo.

Los defensores de los animales en Bolivia tienen más grado de influencia que en países vecinos y este asunto no puede ser abordado. Algunos animalistas dejan alimento en las calles para ser consumido por perros callejeros y critican que las alcaldías puedan reabrir las perreras que trabajaban en los años 70 y 80.

“Ahora estamos en una epizootia (epidemia) de rabia canina en el país. Ya tenemos cuatro personas fallecidas, tenemos la rabia canina disparada a nivel nacional, tenemos en riesgo personas mordidas, porque por el momento tenemos por lo menos unas 25.000 personas mordidas a nivel nacional y el Ministerio de Salud mandó vacunas antirrábicas humanas de forma gratuita y en gran cantidad a los centros de salud”, dijo Paredes.

El objetivo es que todas las personas mordidas por animales no corran la misma suerte que los cuatro fallecidos por rabia humana, que fueron atacados por perros en Santa Cruz y luego perdieron la vida (tres en esa misma región del país y uno en Chuquisaca).

“Si estas personas hubieran ido a un centro de salud (a tiempo) no estarían muertas. (Pero también es cierto que) cada día tenemos mordidas en las calles, mordidas en la casa, mordidas por querer agarrar un perro, mordidas en las mismas veterinarias donde llevan los proteccionistas de animales a los perritos”, sostuvo.

Bolivia, “foco rojo” en el continente

Paredes consideró a Bolivia como un “foco rojo” para otros países de la región porque incluso hay un gran riesgo de que se convierta en “transportador” de rabia.

“Lastimosamente hay que decir que nosotros somos (o tenemos el riesgo de ser) los transportadores de rabia a los demás países, somos un foco rojo, tanto para Chile, Argentina, Perú, Paraguay y Brasil porque ahorita realmente estamos en una epizootia grande”, señaló.

Por tanto, “este año realmente estamos con una epizootia, llamaremos alarmante, a nivel nacional”, remarcó Paredes. Y lo admirable –según el funcionario– es que casi todos los casos de rabia canina notificados corresponden a perros con dueño y menores a dos años.

“Entonces aquí estamos viendo realmente que la irresponsabilidad (de las personas) es tremenda porque primero siguen comprando perros, luego los tienen en la calle y sin vacuna”, lamentó.

Datos importantes

La rabia es una zoonosis producida por un virus. Una enfermedad transmisible que tiene dos actores principales, es decir, los animales y las personas.

Transmisión. Un perro enfermo con rabia muerde a uno sano y éste último también se convierte en un animal enfermo con rabia.

Los perros y gatos, que son los principales animales domésticos que transmiten la enfermedad, presentan los primeros síntomas entre los 3 y 10 días después de contraer el virus.

El virus vive en la saliva del animal o de la persona afectada.

El virus es muy sensible al calor, a los detergentes ligeros y desinfectantes.

Fuente: Dirección de Salud y Unidad de Zoonosis de la Alcaldía de El Alto.

Síntomas

En humanos:

La enfermedad produce una encefalitis aguda, por lo que el paciente experimenta intensos dolores de cabeza e irritabilidad.

El paciente puede manifestar hiperactividad, depresión, ansiedad, delirio, sentimientos de violencia y ganas de atacar.

También se genera terror al contacto con el agua (fobia al agua). La persona afectada puede transmitir la enfermedad ya sea mediante morder a otra o por el contacto de la saliva.

En animales:

Presentan los ojos rojos, además pierden la visión y el sentido de la orientación.

Sus nervios son afectados al extremo que no pueden controlar sus músculos ni tragar su saliva, por eso se registra espuma en el hocico.

Presentan los ojos rojos, además pierden la visión y el sentido de la orientación. (ANF)

Fuente: Dirección de Salud y Unidad de Zoonosis de la Alcaldía de El Alto

Se intensifican las campañas de vacunación

El ascenso de los casos de rabia en el país hizo que las autoridades, encabezadas por el Ministerio de Salud, organicen una urgente campaña de vacunación entre el 18 y 19 de noviembre en Santa Cruz y Oruro.

Se realizó una campaña de vacunación masiva casa por casa y también se establecieron puestos fijos en las redes de salud de cada región.

El responsable del Programa Nacional de Zoonosis afirmó que a Santa Cruz se destinaron 498 mil dosis de vacunación y a Oruro, 200 mil. Mientras en el resto del país se realiza, por el momento, el seguimiento y monitoreo de focos de la enfermedad.

Sin embargo, la vacunación no significa un control inmediato de la epizootia porque –de acuerdo a Zoonosis– se espera que recién, a partir de diciembre y enero, los casos de rabia vayan disminuyendo.

“Entonces el trabajo no solamente termina en vacunación, ahora va a tocar hacer el trabajo de monitoreo, búsqueda, rastrillaje y mantenimiento. Mantenimiento quiere decir que la vacuna tiene que estar en centros de salud para que la persona que adquiera un nuevo perrito y no tiene vacuna, vaya a vacunar en ese centro de su barrio, zona o municipio”, indicó.

La Unidad de Comunicación del Ministerio de Salud dio a conocer que el Gobierno dispuso 8,9 millones de bolivianos para implementar acciones integrales, sostenibles y multisectoriales para la prevención y control de la rabia.

Lo que “estamos buscando es optimizar la vigilancia epidemiológica intersectorial, la detección oportuna, mejorar la cobertura de vacunación y la capacidad de respuesta de los laboratorios de referencia nacional y departamental en el diagnóstico de rabia canina, para enfrentar la epizootia de rabia”, agregó la ministra de Salud, Ariana Campero, en el inicio de la campaña.

Entre tanto, hasta que los dueños de los animales asuman una cultura de responsabilidad con sus mascotas, el único control de la enfermedad seguirá siendo la vacunación.

La rabia canina y el rol de los animalistas

En medio de la epizootia (epidemia) causa por el mal de rabia en el país, los animalistas denunciaron una “matanza cruel” de perros en el albergue transitorio de mascotas de la Alcaldía de Santa Cruz e incluso mantuvieron una prolongada vigilia en las puertas de esa institución, generando la molestia de las autoridades que acusaron a este grupo de personas de atentar contra la salud pública.

La activista Francis Saucedo, en una reciente entrevista televisiva, dijo que los animalistas no están en contra de la “eutanasia humanitaria” (sacrificio) de perros con síntomas de rabia, pero sí contra la crueldad.

“(La Alcaldía está realizando) una matanza indiscriminada, ese sitio es un matadero de perros (…) y tenemos las pruebas (…) nosotros no tenemos acceso y por eso decidimos montar una vigilia en su momento y ahora a nosotros nos están satanizando, nos dicen que estamos atentando contra la salud pública, pero quiero decirles a los ineptos de las autoridades que no estamos atentando”, aseveró.

El secretario municipal de Salud, Fernando Mustafá, sostuvo por su parte que los animalistas son “radicales” y que “protestan por todo”.

“Los animalistas protestan por todo y por nada, son personas radicales (…). ¿Vamos a esperar que sigan muriendo personas por culpa de 25 fanáticos?”, dijo a Unitel.

Paredes también se refirió a la polémica y advirtió una falta de coordinación entre los proteccionistas de animales y el personal de salud.

“Hemos visto que hubo casos de proteccionistas que no dejan recoger a perros que tienen sintomatología o no dejan recoger un perro en la calle que muerde a la gente, ponen una pared de supuesta ‘sociedad protectora de animales” y (con eso) ponen en juego la salud de la persona y de otros animales”, afirmó.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

63
7