Leer e investigar, las claves de los waskiris bolivianos

El presidente en ejercicio, Álvaro García Linera, y el ministro de Educación, Roberto Aguilar, entregaron el bono a la Excelencia a los 22 mejores bachilleres.
jueves, 14 de diciembre de 2017 · 03:08

Verónica Zapana  / La Paz


Ni su embarazo ni  el  bebé que tuvo hace dos años impidieron que Jean Carla Molina, de 19 años, cumpla uno de sus más grandes sueños: convertirse en  una de las mejores bachilleres de su departamento y de Bolivia. 


“No dejé que mi embarazo o mi hijita hagan que mis promedios bajen. Cuando tuve a mi  bebé seguía estudiando y pese a que ella demandaba mi tiempo, me daba modos para leer, investigar y profundizar mis conocimientos”, dijo  orgullosa la joven. La flamante bachiller llegó ayer desde Filadelfia (Pando)  para recibir el bono a la Excelencia de manos del Presidente en Ejercicio, Álvaro García Linera.


Ella obtuvo 97 puntos, una de las dos mejores calificaciones de toda la región donde vive. “No fue fácil”, afirmó, y comentó que dejó de hacer varias cosas, como viajar, ir a fiestas o pasar el tiempo con amigos.


En su tiempo libre,  Molina  se dedicaba a leer  y profundizar varios temas. “No me conformaba con lo que el profesor decía, investigaba por mi propia cuenta, comparaba y preguntaba si no tenía algo claro”, relató la bachiller del  colegio Filadelfia.


Como ella, otros seis “bachilleres de excelencia” contaron que las tres claves para obtener las mejores calificaciones son: leer, investigar y darse  tiempo para todo.


Para Nicol Mamani, de 16 años, quien obtuvo 99,73 puntos, el mejor promedio de Tupiza (Potosí), “la clave es leer, leer y leer, además de colocarle mucha dedicación al estudio y sobre todo  la puntualidad”, dijo. 


Gustavo Sarzuri, de la comunidad de Machacamarca, de la provincia Inquisivi de La Paz, aseguró que pese a que él estudia en el área rural y cumple  labores en la agricultura y el cuidado de ganado de su familia, siempre tiene tiempo para estudiar.  “La mayoría de mi tiempo le dedico a mis estudios, a leer, a averiguar sobre lo que nos enseñan en las clases y a tener un buen comportamiento con los maestros y los compañeros”, dijo  el joven que obtuvo 98 puntos.


Alejandro Mostajo,  bachiller del colegio de Suipacha (Tupiza-  Potosí), explicó que lo importante es soñar por un futuro mejor, y no dormir. “No ser flojo”, dijo. “Hay que  recurrir a diferentes fuentes bibliográficas e incluso en internet”, aseguró. 


Ayer, en un acto especial en Palacio de Gobierno, García Linera  y  el  Ministro de Educación Roberto Aguilar entregaron el bono a la Excelencia, de 1.000 bolivianos, a los 22 mejores bachilleres de  Bolivia de colegios fiscales, de convenio o privados, dos representantes por cada departamento y cuatro de los Centros de Educación Alternativa.


García Linera reconoció el esfuerzo que colocan las mujeres en los estudios. “Son 14 mujeres y ocho varones los que obtuvieron las mejores calificaciones”, aseguró  y destacó que ellos son parte de los 9.581 bachilleres con notas de excelencia.

García Linera a las bachilleres: “Nunca confíen en un varón”

El presidente en Ejercicio, Álvaro García Linera, pidió ayer  a las mujeres no confiar en los varones, porque mienten, engañan y las dejan con sus wawas. Aseguró que pese a que la ley dice que somos iguales, la vida te enseña que no lo somos.


“Nunca confíen en un varón, no confíen en los varones; quiéranlos, pero no confíen, un varón nunca dice la verdad a la mujer. Créanme lo que les digo. Soy varón, nunca dicen la verdad. Siempre tienen sus cositas escondidas”, dijo ayer García Linera, dirigiéndose a las mujeres bachilleres que acudieron a Palacio de Gobierno para recibir el bono a la Excelencia.


La autoridad aseguró que “la mujer entrega todo, entrega el alma, en cambio el varón no. Para  un varón es fácil cambiar de chica, mujer y esposa; para una mujer es más difícil porque entrega el alma.

El varón ama a medias y se guarda su pedacito para amar a otra después. Sométanlo a prueba”, aconsejó.


“Mi recomendación a las mujeres: nunca dependan económicamente de un varón. Ten tu propio trabajo aunque de un peso. Cuando vivan con alguien, aunque de concubino, no dependan del varón.

Tengan sus propios ingresos, no cambies tu estudio u objetivo por un varón. Él te va a abandonar después de tres años, se va ir con otra, y tú te vas a quedar sola con tu hijo y objetivo. Así es la vida”.


Aseguró que los varones, por lo general, “tienden a buscar empleadas y no parejas”. “Una pareja es cuando la respetas, valoras y  apoya lo que eres, no para que cocine o  cuides las wawas”, dijo.

Agregó  que aunque parezca feo, “un varón exprime y luego bota a la mujer que dio todo: emoción, amor y recursos”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

90
52