TECHO construirá su primera casa piloto en la urbe alteña

En el Distrito 8 los voluntarios trabajarán la casa con materiales como cartón prensado, plastoformo y madera para hacerle frente al crudo clima alteño.
sábado, 2 de diciembre de 2017 · 00:06

Wara Arteaga  / La Paz


Los voluntarios de la Fundación TECHO llegan a El Alto para construir casas  en uno de los lugares más precarios de la urbe, el Distrito 8. 


Este fin de semana edificarán un ambiente cuyo principal requisito es que sea apto para las condiciones climáticas  del lugar, pues la vivienda deberá  soportar el  frío y las lluvias. 


 Con plastoformo, capas de cartón prensado y  el techo un poco más inclinado que lo habitual, así será la primera casa alteña que construirá el grupo de jóvenes  voluntarios. “El material principal es la madera, pero ahora tuvimos que cambiar algunas cosas”, explica el director regional de TECHO, Francisco Duchén.


Para Duchén, la zona de Ventilla  muestra dos rostros diferentes. La primera es la que se levantó en la Guerra del Gas, en octubre del 2003. Esta es una de las zonas que cuenta con grandes construcciones y calles asfaltadas. El otro rostro podría ser relativamente nuevo, es uno de los sitios donde se ve mayor abandono y precariedad, fue por esa razón  que eligieron esa zona. 


Los voluntarios están acostumbrados a vivir en lugares precarios mientras dura la construcción de una vivienda. Por ejemplo, hace seis años Alejandra Robles inició por primera vez la labor de voluntariado en TECHO, esa ocasión visitó el municipio de Viacha. Ahí conoció a una familia, entre otras,  que vivía en un ambiente que hacía de cocina y baño a la vez. “Fue como sacarme de una burbuja. Conoces otra realidad y eso te obliga a buscar una manera de ayudar”, explica la voluntaria.  


Desde esa ocasión Alejandra ha construido seis casas, aprendió a usar el martillo, los guantes de trabajo y también a comer en el piso. Poco tiempo después los voluntarios llegaron a Hampaturi, evaluaron Palca y ahora trabajan en su primer proyecto en la ciudad de El Alto. 


 Duchén llegó a la fundación hace cuatro años, desde ese entonces   ha construido más de 20 viviendas, conoció distintas poblaciones donde viven con necesidades y destaca cómo el trabajo puede ayudar a una familia. Algunas veces le tocó dormir en la casa que construyó, de ahí aprendió que las viviendas dependen de su buen trabajo.


En La Paz, Duchén explica que uno de los principales problemas con los que atraviesa la fundación es que a veces las autoridades de una zona quieren hacerse construir una casa sin necesitarlo y dejan de lado a los que sí necesitan. 


Ayuda


Esta semana Pollos Copacabana entregó un donativo de 40.000 bolivianos a la fundación. En la ocasión los directivos destacaron la labor de los cajeros y el movimiento dinámico de los voluntarios.

Con este dinero  la fundación continuará su labor y la construcción de casas para los necesitados.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

68
3