Las familias del Norte Potosí llegan para “cosechar” regalos

Centenares de personas, oriundas de Potosí, llegaron a La Paz por las fiestas navideñas. “No nos han traído nada”, se quejan varias de las mujeres.
miércoles, 20 de diciembre de 2017 · 01:04

Wara Arteaga Very  / La Paz


“Nosotros llegamos recién el sábado y  hasta ahora no nos han traído nada. Todo lo acaparan ellos”, lamenta Concisa Apaza,   mientras señala con la mano a un grupo de sus paisanos potosinos. La mujer llegó junto a su  esposo, mamá, papá e hijos, tres pequeños que corretean cerca de la Terminal de Buses de la ciudad de  La Paz. 
  
Apaza, oriunda del norte de Potosí,  cuenta que decidió trasladarse  este mes  a la Sede de Gobierno para recolectar regalos y dinero  porque  este año   la producción  agrícola  fue mala. 


 Al igual que Apaza,  centenares  de pobladores de las áreas rurales de Potosí arriban  a la ciudad de   La Paz  para aprovechar el ánimo de las fechas.   Tal es el caso de Rubén Condori, un niño  de siete años que   sueña recibir  un cuaderno, un lápiz y una mochila, como obsequios navideños. 


Él ya guarda varios  regalos, pero las mujeres que acompañan al pequeño  ocultan los obsequios.  

 “Nadie nos ha traído nada todavía”, afirma una de ellas.


Los migrantes potosinos se quedan a dormir  en los alrededores de la  Terminal de Buses de La Paz, donde generalmente  pasan la noche  los adictos a la clefa.    En las jardineras,  los pobladores guardan sus regalos en saquillos, que cuelgan  en  los árboles. Cerca del lugar,  niños juegan con ropa y cartones, otros pequeños abren sus obsequios.   


Mientras espera regalos, Rubén se alista para recorrer  las calles de La Paz para ofrecer  dulces. “Voy a vender harto”, se propone y de  rato en rato se distrae con uno de sus juguetes.   


El frío es el peor enemigo de los pobladores potosinos.   “Me traes camas, pues”, piden  dos mujeres.

 Es que duermen en la calle, porque  el albergue municipal  está lleno desde el fin de semana.


 Julia Anguela  se vio obligada a  madurar a la fuerza cuando tuvo su primer hijo a los 14 años. La joven    ahora  tiene 18 años y  llegó por primera vez a La Paz para recibir obsequios  por Navidad.

Llegó junto a su hermana de 12  años y sus dos hijos, de cuatro y de dos. 


Angela dice que su bebé está enferma, pero igual sale del albergue todos los días a las 6:00 para conseguir espacio y vender dulces cerca de la terminal.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

61
12