Mala aplicación, la mayor causa de fallas en vacuna antirrábica canina

Inlasa garantiza la efectividad de las dosis que elabora. Zoonosis dice que sólo distribuye cintillos. El Colegio de Veterinarios lamenta que no coordinen las acciones.
lunes, 10 de abril de 2017 · 03:10
Leny Chuquimia /  La Paz 

De los últimos 13 perros y gatos con rabia   detectados  en el departamento de La Paz, al menos cinco habían sido vacunados. La mala manipulación y aplicación de las dosis son las principales causas  para que  la inmunización falle, según expertos. Autoridades  del Instituto Nacional de Laboratorios   y del Colegio de Médicos Veterinarios  coinciden en que la vacunación debe ser realizada por personal del área.

El  31 de marzo, el municipio de La Paz declaró  alerta sanitaria por un brote  de rabia animal de 10 casos registrados en 20 días (ocho en perros y  dos en gatos). Según información brindada por la directora de la Unidad Municipal de  Zoonosis de La Paz, Glenda Ayala, entre  2010 y  2016 el promedio fue de entre cuatro y cinco  casos por gestión.

El Servicio Departamental de Salud (SEDES) La Paz da cuenta de otros dos  perros con rabia en Laja y Patacamaya. Zoonosis de El Alto detectó otro caso  de "rabia muda” (sin síntomas) en un can que contaba con la vacuna.  En la hoyada, al menos cuatro perros enfermos también habían recibido la dosis. 

 Con los nuevos registros, el número de casos en el departamento ascienden a 13, sólo en  marzo. Ese incremento en La Paz coincidió con el brote de rabia animal en tres municipios del eje troncal: Santa Cruz (con 74 casos), Cochabamba (nueve) y Oruro (29), en el último mes.
 
Inlasa garantiza la efectividad

El pasado domingo, la concejala Kathia Salazar anunció que el legislativo municipal de La Paz pediría informes sobre la calidad de las dosis antirrábicas. "Desde hace 11 años producimos las vacunas para todo el país y nunca hemos tenido problemas”, señala ahora la directora del Instituto Nacional de Laboratorios de Salud  (Inlasa), María René Castro.     

Desde el brote siempre tiene a mano un fólder con las certificaciones y controles de calidad nacionales e internacionales que garantizan la  efectividad de la vacuna. Un estudio realizado en Brasil  indica que el biológico tiene 2,43 UI/ml (unidades internacionales del virus inactivo por mililitro). Esto significa 1,4 unidades adicionales al valor mínimo recomendado por la OMS para las dosis en animales. Para humanos este índice  debe ser de 0,5 UI/ml. 

"En toda vacuna se pone un 10% adicional para dar una franja de seguridad. En nuestro caso está muy por encima, lo que nos da la garantía de la efectividad”, señala el especialista encargado de la elaboración de las vacunas en Inlasa. "Por eso el problema no es la vacuna; de ella no se puede dudar”, asegura Castro. 

Frente a una pared de vidrio que aisla la cámara de envasado, el especialista explica que la respuesta a la dosis es diferente en cada animal.  Añade que  hay un 10%  de  "pérdida de la vacuna”, no por la calidad de la misma, sino por su uso. Castro refuerza: "Ese es el margen de ‘la falla humana’ que puede darse durante la cadena de frío o en la inoculación”. 

¿Dónde están las fallas?

"No hay vacuna 100% efectiva. Aunque tenga muy buena  calidad si no hay buena manipulación la inmunización no se da”, señala el presidente del Colegio de Médicos  Veterinarios (COMVET) de La Paz, Freddy Verástegui.

Las vacunas antirrábicas deben ser conservadas a una temperatura de entre dos y ocho grados centígrados. Si son  expuestas a la luz solar o a un ambiente caliente pierden su eficacia. 

"Nosotros garantizamos la continuidad de la cadena de frío”, asegura la jefa de la Unidad de Epidemiología del SEDES La Paz, Alejandra Salas. Esa instancia departamental es la responsable de distribuir las dosis  desde Inlasa hasta  las brigadas. "En todo ese proceso cumplimos con  los protocolos de seguridad”, afirma.

La participación del municipio en la manipulación es nula, asegura  directora de Zoonosis La Paz, Glenda Ayala. "No intervenimos en ningún momento en la cadena de frío. La Alcaldía sólo se encarga de la dotación de  carnets y cintillos. La capacitación de las brigadas es hecha por el SEDES”, dice.

Entonces, ¿dónde se rompe la cadena de frío? En su clínica veterinaria, el secretario de hacienda del COMVET, Óscar Zapata, apunta a las fallas humanas.

 "Los voluntarios son inexpertos y por eso realizan una mala manipulación”, asegura. Evoca las campañas pasadas de vacunación antirrábica a perros y gatos, cuando las brigadas salían a las calles y plazas para inmunizar mascotas al aire libre, sin carpas ni vehículos. "El sol y las altas temperaturas rompen  las condiciones de conservación”.

"Tenemos voluntarios que cargan las jeringas contra la luz del sol. Cada frasco es para 10 dosis y cuando sacan una, la dejan al aire libre o la meten en el bolsillo. En muchos casos por las largas filas preparan más de tres inyectables . Esas vacunas ya están mal usadas”, asegura el médico veterinario.

Su colega Verástegui explica que estas falencias obedecen a  que   muchos de los que aplican la vacuna son conscriptos, alumnos de primer semestre de las facultades de Medicina o de Enfermería o estudiantes de colegio. "Ninguno con experiencia ni con la formación necesaria en veterinaria”,  dice el presidente del COMVET.

Observa que las brigadas tampoco   identifican  enfermedades en los animales que pueden cohibir el efecto de la inmunización antirrábica. "Cuando vacunamos a un can en un consultorio le tomamos la temperatura, la frecuencia cardiaca, buscamos signos de alguna enfermedad e indagamos con el propietario. Todo para que la vacuna sea segura y efectiva”, indica.

Gestación,  cuadros febriles, diarreas, infecciones   en vías respiratorias afectan la inmunización. "Además aceleran la enfermedad”, advierte la jefa de Zoonosis.

El presidente del COMVET asegura que deberían ser los veterinarios, técnicos  y estudiantes los encargados de  campañas. "Con  esfuerzo hemos logrado que este año  nos tomen en cuenta y haya en  consultorios puestos fijos de vacunación. También tendremos brigadas y ahí  vamos a poder hacer  control”, manifiesta Verástegui. Lamenta que hasta el momento el sector no haya sido convocado por el municipio para  encarar la alerta por la rabia.

 

 

Inlasa migra a la elaboración de vacunas en cultivo celular

El Instituto Nacional de Laboratorios de Salud implementa el primer laboratorio que producirá vacunas con cultivo celular. Seis especialistas  del Inlasa se capacitarán en Perú y Brasil.

 En 2016, Inlasa entregó 3,5 millones de dosis elaboradas en CRL a partir de 30.000 ratones.
 
Bolivia y San Salvador  son los únicos países que aún usan esa técnica. "Ya tenemos el laboratorio de cultivo celular gracias al apoyo del Gobierno”, dijo la directora de la entidad descentralizada, María René Castro.

El cambio  implica la reducción de costos y esfuerzos.   

Una vez que  retornen los seis especialistas de su capacitación  se empezará el trabajo de implementación, estandarización y producción del nuevo laboratorio. Además el laboratorio se convertirá en un centro de formación. Las vacunas producidas en cultivo celular tendrán una cobertura de tres años. "Pero eso no quiere decir que nuestra vacuna actual no es buena. Esta es con la que todos los  países de la región han erradicado la rabia”, sostuvo.

No hay fecha para la producción de la primera vacuna. "Pero ya empezó la migración”.

 

 

En dos  décadas
  • Casos  En 1992, La Paz presentó 728 casos de rabia canina. Ese año sólo hubo un 25% de cobertura de vacunación.
  •  Inmunización Durante 2015 y 2016 el porcentaje de cobertura de La Paz llegó 93%.
  •  Humanos En la región,   cuatro países aún no han erradicado la rabia humana: Bolivia, Guatemala, República Dominicana y Haití. 
La Paz, sin casos de rabia humana desde 2005

 

 

    En el departamento de La Paz no se registran casos de rabia humana desde hace  11 años. El último  se presentó en 2005, año en el que se reportaron 105 casos de rabia canina.  Antes, con tres reportes,  1997 fue el año con mayor incidencia de rabia en  personas en un periodo de dos décadas.

"El último caso en el departamento (de rabia humana) fue hace 11 años. Desde entonces no se ha reportado otro caso”, manifestó la jefa departamental de Epidemiología, Alejandra Salas.

    El reciente brote de casos de rabia canina ha puesto en alerta a diferentes niveles de autoridades de Salud del país. En los humanos  esta enfermedad vírica infecciosa   -una vez que se manifiestan  los síntomas-   es mortal. 

Según datos del Servicio Departamental de Salud (SEDES) La Paz, en 20 años (1986-2016)  la región presentó 11 casos de rabia humana reportados en siete años no consecutivos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta que el 99% de los casos de rabia humana el virus es transmitido por perros y gatos domésticos. No obstante, el virus también esta  en animales salvajes. 

En 20 años, el departamento de La Paz   reportó 10.619 denuncias  de mordeduras de canes.  

 Síntomas de la rabia humana 

La OMS identifica  el tiempo de incubación del virus entre uno a tres meses. Aunque aclara que puede oscilar entre una semana y  un año, dependiendo del punto de inoculación y la carga vírica.

La propagación puede ser  a través de la saliva,  mordeduras o arañazos, motivo por el cual  si hay mascotas infectadas  los niños son los más vulnerables.

Entre los primeros síntomas  está la fiebre acompañada de dolor, hormigueo, picazón o sensación de quemadura   en el lugar de la herida por la que se hizo el contagio. A medida que el virus se propaga por el sistema nervioso central, el cerebro y la médula espinal sufren una inflamación. Sin tratamiento, deviene   la muerte.

 Pero también puede presentarse con una parálisis en todo el cuerpo, síntoma que tiene una evolución más  prolongada. Los músculos cercanos a la mordedura o arañazo  van paralizándose de forma  gradual hasta que el paciente llega al coma y  fallece.

El diagnóstico puede ser hecho en vida y post mortem. Los laboratorios competentes usan  técnicas de detección de virus enteros, antígenos víricos o ácidos nucleicos presentes en los tejidos infectados, como el cerebro, la piel, orina o saliva. Sin embargo, esto no es posible antes de la fase clínica.

 Protocolo

 El protocolo  señala que la primera acción debe ser el lavado y limpieza de la herida con abundante agua y jabón por el lapso de 15 minutos, como mínimo. Luego debe aplicarse yodo .

    Las vacunas deben ser aplicadas  siempre y cuando haya daño en la piel, ya sea por raspadura o lesiones que tengan o no sangrado. También puede haber contagio por contaminación de mucosas por lamedura o saliva.

 

 


Las veterinarias privadas utilizan   vacunas americanas 

 

 

 
En la avenida Saavedra, entre el Mercado Yungas y la plaza Uyuni, hay al menos media docena de consultorios veterinarios. En ellos no se aplica ni a perros ni a gatos  la vacuna antirrábica gratuita de Inlasa, sino dosis importadas de laboratorios estadounidenses. Cada aplicación cuesta 50 bolivianos.

Los médicos aseguran que recurren a los inmunizadores importados porque no tienen  información exacta de la calidad o la cobertura de la vacuna producida en el país. "Las que importamos nos dan garantía de un alto nivel de inmunización, de entre 12 a 14 meses”.

"En la vacuna de la   rabia hay muchas versiones en cuanto al tiempo de cobertura. Nos hablan de un tiempo de ocho a nueve meses y de valores de 2,42UI/ml, pero no se ha hecho una demostración o la entrega de la información técnica que corrobore este dato, a pesar que la hemos solicitado”, señala el presidente de COMVET, Freddy Verástegui.

Asegura que las veterinarias acreditadas por el Colegio de Médicos Veterinarios están acreditadas por el Senasag, motivo por el cual garantizan todos sus servicios, incluidas las vacunas. 

Al respecto, la directora de Inlasa, María René Castro, sostiene que la cobertura de la vacuna nacional es de un año. Explica que la inmunización se mantiene en su punto más alto hasta el noveno mes de su aplicación, momento en el cual empieza un descenso. "Pero eso no quiere decir que en estos tres meses el animal esté desprotegido. En ese tiempo aún es inmune, está cubierto”, asegura.

Manifiesta que no tiene conocimiento de la calidad o certificación de las vacunas que son utilizadas en las veterinarias privadas. Lo más recomendable es usar  "siempre”  las dosis  elaboradas con cepas del lugar de aplicación. "No sabemos cómo funcionará en nuestro entorno una vacuna que fue elaborada para otro país con otras características”, dice.

El Colegio de Médicos Veterinarios e Inlasa organizan un encuentro  para resolver las dudas  en el sector sobre las vacunas antirrábicas.

 La Casa de la Mascota, a full

Desde la declaratoria de alerta sanitaria en La Paz, la Casa de la Mascota ha reportado un incremento en la demanda de la vacuna antirrábica. La directora de la unidad edil, Glenda Ayala, señala que hasta febrero se aplicaban entre tres y cinco vacunas diarias.

"La población está acudiendo. En estos días hemos tenido hasta 20 vacunaciones al día”, señala la autoridad edil.

La cifra corresponde sólo al consultorio. La brigada móvil reporta otro tanto similar de aplicaciones  en cada viaje. El vehículo trabaja todo el año independientemente de las campañas, sobre todo en los barrios más alejados .

 El presidente del COMVET considera que se  precisa un trabajo conjunto. "La rabia se ha disparado y es necesaria una reunión interinstitucional con todos los involucrados para ver qué falló. En una mesa redonda hay que ver si la falla está en la vacuna, la cadena de frío, en los administradores, en  los veterinarios o incluso en los animalista, que son parte del asunto”.


 
 

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

65
19