Joven quemado deja hospital sin que inicie su tratamiento

El 5 de abril vecinos de la zona 6 de Marzo de la urbe alteña pensaron que Víctor Porto era delincuente y lo quemaron vivo.
jueves, 11 de mayo de 2017 · 03:17
Wara Arteaga  /El Alto

Hace un mes Víctor Porto Quispe fue internado en el Hospital Holandés de Satélite porque vecinos de la zona 6 de Marzo lo consideraron un ladrón y lo quemaron. Ayer dejó el hospital por un  "alta voluntaria”, es decir en contra de las indicaciones médicas.

"Ya no quiero que sufra más, mi hijo dice que todos los medicamentos que compramos, no le curan ‘vámonos, vámonos’, dice”, contó abatido el padre del joven de 23 años, que aún no recibió el primer injerto para iniciar su curación y recuperación.

Porto, llegó a  la ciudad de El Alto, desde la provincia Camacho, hace más de un mes para cobrar una deuda de trabajo, pero en ese afán se perdió.

La madrugada del 5 de abril ingresó al hospital Holandés con quemaduras de segundo y tercer grado, producto de las lesiones que le infringieron vecinos molestos con robos en su zona.

 Los agresores pensaron que el joven era un delincuente. Poco después se demostró que la víctima  no tenía antecedentes policiales. Ahora el vecino que los acusó de ladrón está arrestado.

Cristina Quispe, la madre de la víctima, cuenta los días que su hijo lleva internado en la sección de quemados del hospital.

 "Ya estamos un mes y media semana aquí, venimos todos los días”, responde cabizbaja, para ocultar  sus ojos, enrojecidos, por el llanto.

La madre, sentada en el piso del hospital,  cuenta que su hijo quería comprar un terreno con el dinero que planeaba cobrar. "Yo estaba enferma y mi hijo me decía ‘vamos a comprar una casa, ahí vamos a ir mami’, así hablaba, ahora él se va a quedar con su papá, yo me voy a ir al campo, de nuevo me voy a enfermar”, relata sin poder contener las lágrimas.

El papá, Julián Porto, más acostumbrado a hablar en aymara, que al español, explica que ya no pueden seguir solventando los gastos del hospital, porque cada día les cuesta alrededor de mil bolivianos. 

"A mi hijo lo curan una vez a la semana nomas, pero a mí me cobran cada día”, asegura.

El tío de la víctima, Francisco Ramos, denunció que Porto no recibe los medicamentos que compran, "nos informamos mediante lo que nos dijo Víctor, le preguntamos. Hemos comprado tres veces medicamentos, ¿Te curaron las tres veces? ‘No’, dice”. Los familiares decidieron solicitar el alta. Además, el tío reprochó el trato de los médicos.

Ramos reclamó por la actitud del personal a cargo, "No es justo que porque seamos de provincia nos traten mal, pero cuando vienen canales de noticias nos tratan bien”, lamentó Ramos.

El joven Porto, cubierto casi todo el cuerpo de vendas, excepto la cabeza y la espalda, contó que sólo siente dolor en la espalda y se siente descuidado por el personal médico del hospital. 

"No dicen nada sobre mis avances en las curaciones”, explica.

 

 El deudor, Wilson Quispe Ari,  no apareció más

Víctor Alberto Porto Quispe  llegó a la ciudad de El Alto con la intención de cobrar una deuda de dos mil bolivianos a su  deudor, Wilson Quispe Ari, en el trance de buscarlo fue tomado por ladrón y quemado por vecinos de la zona 6 de marzo, fue hospitalizado en el Hospital Holandés.
 
El deudor se presentó dos veces, pero ni pagó su deuda ni ayudó a la víctima.

La deuda de dos mil bolivianos era producto de dos meses de trabajo que Porto cumplió  en la mina  Villa Pequirreño, de la comunidad Suches. 

En enero de 2017 el dueño de la Cooperativa en la que Víctor trabajaba falleció. Esa fue la causa por la que despidieron a todo el personal  de la mina.

El responsable de contratar trabajadores, Wilson Quispe, quedó con varias deudas a los trabajadores, entre ellos la del joven Porto.

"Quedamos en que me llamaría (Alberto Porto)  para que yo le cancele el resto de lo adeudado, además podía pasar por mi casa que ya conocía”, dicta una  declaración de Quispe al respecto.

Según el testimonio de Quispe, Porto se comunicó con él para saldar la deuda, de dos mil bolivianos. "En marzo o a principios de abril me llamó Alberto, me dijo que le salvara lo que le debía, yo le dije que no había ningún problema, que le daría 500 bolivianos”, relató.

El tío  de la víctima, Francisco Ramos, reclamó que el deudor no pagó la deuda. "Vino en dos ocasiones, hemos charlado, él prometió ayudar. Nos ha fallado y sigue debiendo”, lamentó.

La víctima considera denunciar a Quispe ante el  Ministerio de Trabajo,

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

62
55