Caso Capra, siete años del juicio por supuesta negligencia médica

Después de siete años de pelea judicial por los actos médicos que causaron la discapacidad y la muerte de Cecila Capra, hay un médico sentenciado y dos versiones.
domingo, 14 de mayo de 2017 · 00:00
Liliana Carrillo V.   / La Paz
 
Cecilia Capra Seoane falleció el 24 de septiembre de 2012 después de 21 meses de agonía a causa del severo daño neurológico que sufrió después de dar a luz.  Sobre las causas hay dos versiones. Una, la de la familia, que acusa de negligencia a  la ginecóloga Elizabeth Zelada. Otra, la de la doctora, que alega inocencia y denuncia persecución.  Después de siete años de pelea judicial, hay un médico sentenciado, una madre que ya no está y dos niños en la orfandad.

En febrero de 2011  se inició el proceso por supuesta negligencia médica contra la ginecóloga Elizabeth Zelada y otros galenos.  Hace un mes, el doctor Germán Tórrez -anestesiólogo y propietario de la clínica Sagrada Familia, donde Capra fue atendida- se sometió a un juicio abreviado en el que admitió culpa por haber colocado el químico que dejó a Cecilia en estado vegetal y fue sentenciado a tres años de prisión. Continúa el proceso -por los delitos de lesiones gravísimas, denegación de ayuda y homicidio culposo- contra la contra la doctora Zelada, quien recibió medidas sustitutivas.
 
"Cecilia merece justicia”
 
"Cecilia fue una maravillosa hija y una maravillosa madre. Un ser luminoso, con una excepcional capacidad de dar amor”, dice María René Seoane, madre de la psicóloga Cecilia Capra. "Ella confió su vida a su ginecóloga tratante, que no estuvo con ella por irse a un acontecimiento social, que se equivocó y causó su padecimiento. Continuar con este proceso es un deber por la dignidad de mi hija”, reitera.
 
Recuerda la ilusión de Cecilia por ser madre otra vez. "Tenía 43 años, era un embarazo de riesgo  y confió en la doctora Zelada, que la atendió desde  su cuarto mes de gestación”, añade doña María René. Según su abogada, Jilka Antezana, "por la edad y cesárea previa, debió realizarse un manejo obstétrico especial de alto riesgo y programar una césarea. Norma que no se cumplió”.
 
El 1 de diciembre de 2010, Capra presenta trabajo de parto por la mañana y tras una revisión, su ginecóloga le instruye que se interne cuando las contracciones sean regulares. A las 18:00, acude a la clínica Sagrada Familia  y es asistida por la  médico de guardia Daniela Fernández. Poco después llega el neonatólogo y tío de Cecilia, el doctor José Seoane.
 
"Ahí ya se le comunica a la doctora Zelada que las contracciones eran seguidas, seis en diez minutos. Ella dice que ya estaba rumbo a la clínica desde su consultorio en Sopocachi. A las 18:45, Cecilia  presenta hemorragia y se vuelve a llamar a la doctora”, refiere la abogada. 
 
A las 19:30, el bebé ya estaba coronando, por lo que se sube  a la paciente  a quirófano pero el niño nace a las 20:00, en la camilla, y presenta sufrimiento fetal. "El neonatólogo estaba allí, sino ahora lamentábamos dos muertes”, dice la señora Seoane. 
 
La doctora Zelada llega a la clínica   20 minutos después. "Aparece muy bien arreglada y no se queda más de 40 minutos porque tenía un acontecimiento social”, dice la abogada de la familia. Añade que la ginecóloga habla con la paciente y su familia: "Sutura el desgarro vaginal, no revisa la cavidad uterina, sino se hubiera dado cuenta que había una herida de 12 centímetros , no receta nada e instruye el traslado a la habitación. Se va muy apurada a su cena e incluso hace que una pariente la lleve”.
 
Según la versión de la parte acusadora, Cecilia presentó profuso sangrado poco después de volver a su habitación , lo que se le comunicó la doctora Zelada "pero ella apagó su celular”. 
 
La ginecóloga vuelve a la clínica a las 2:50 del 2 de diciembre; detecta atonía uterina y prepara una cirugía de urgencia para la extracción del útero. A las 3:30 se realiza la histerectomía ante riesgo de muerte por choque hipovolémico. La intervención concluye a las 6:00 y la paciente es derivada a Terapia Intensiva pero el sangrado  continúa.
 
A las 9:30, el doctor Tórrez visita a la paciente y le administra Gluconato de Calcio sin verificar las instrucciones que había dejado el intensivista, Dr. Camacho, que en ese momento no se encontraba en la sala. "No sabemos cómo lo administró, sólo estaban Tórrez y Zelada”, explica la abogada de la familia.
 
El fármaco provoca un paro cardiorespiratorio en  Cecilia y el equipo médico le practica reanimación intensiva por 40 minutos. "Le hicieron ocho descargas eléctricas, le quemaron el pecho y el cerebro. Es inhumano, le quitaron toda humanidad a mi hija”, dice doña María René.
 
Capra fue inducida a coma hasta el 9 de diciembre y cuando despertó se evidenció que había sufrido grave lesión cerebral. "No podía hablar ni hacer nada por sí misma. No reconocía ni a sus hijos, ya no era ella”. 
 
Los siguientes 24 meses  la familia buscó tratamientos en México, primero, en Francia y en Italia, después. Todos sin éxito. "Iba a llegar a La Paz una doctora de Brasil con un tratamiento novedoso y podía atender a Ceci. Por eso decidimos que vuelva”. El 23 de diciembre de 2012, Cecilia Capra fue traída  a La Paz. Falleció al día siguiente.

"Sé que nada me va a devolver a mi hija ni va a devolver su madre a mis nietos; pero esta es una lucha por la dignidad de mi familia. Nos han acusado falsamente de extorsión, de tener intereses económico. Mentira. La doctora Zelada ha permitido que mi hija se desangre, no la revisó bien, no la recetó bien y nunca ha pedido disculpas”, dice  María René Seoane. Y reitera: "Mis nietos ya tienen 13 y siete años; el menor no conoció a su mamá. Esta es una lucha por ellos, en nombre de mi hija”.
 
 
"La doctora es inocente”
 
"Lamentablemente se ha perdido una vida pero la doctora Zelada no es la culpable. No puede pagar por algo que no ha hecho”, asegura Andrés Zúñiga, abogado defensor de la ginecóloga Elizabeth Zelada.
 
"Por acciones totalmente incomprensibles vemos que la doctora Zelada  es sometida a desprestigio, acoso y ahora a injustas medidas cautelares. Ella  es una profesional destacada, con décadas de trayectoria, que ha traído al mundo cientos de bebés saludables”, explica el jurista y muestra decenas de mensajes de respaldo.
 
La señora Capra –asegura el abogado defensor de Zelada- llegó al consultorio de la doctora  con cuatro meses de gestión y su hermana, que era paciente de Eli, le pidió que la atendiera. "La doctora con el buen corazón accedió a  atenderla sin ser su médico tratante. No era un parto de riesgo, Cecilia  era una paciente multigesta y rechazó la cesárea”.
 
La versión de la defensa coincide con la parte acusadora en que Cecilia Capra fue atendida y se internó a las 18:00 del 1 de diciembre de 2010 en la clínica Sagrada Familia. "A las 19:15, la doctora Zelada aborda un radiotaxi desde el edificio Medicentro de la 6 de Agosto con destino a la clínica en Achumani. El tráfico a esa hora tope  la retrasa pero la información constante que tenía  sobre la paciente  le daba la tranquilidad de que faltaba mucho en el trabajo de parto”.
 
A las 20:05, la médico de guardia de la clínica  le informa que el bebé ya ha nacido. "Se trata de un episodio anormal de nacimiento abrupto, que era imposible de predecir. El bebé llegó intempestivamente”, asegura. 
 
A las 20:10, la doctora llega a la clínica. "Hace sutura, revisa a la paciente y ve que todo estaba en orden. Lleva a Cecilia  con su hijo, ella estaba consciente y lúcida”. A las 21:00 solicita el traslado de la paciente a su pieza y le deja  instrucciones a la doctora internista y a la enfermera. 
 
Efectivamente –dice Zúñiga- "la doctora fue a un acontecimiento social en La Suisse , pero estaba a media hora de la clínica Sagrada Familia y se mantenía constantemente en  alerta porque además debía ir a la 6 de Agosto a atender otro parto”. 
 
A  la 1:30   informan a la galena que Capra presentaba sangrado "lo que es normal después de un parto” y la ginecóloga va a la clínica. "Certifica que la paciente presentaba atonía uterina y decide extraer el útero.  El anestesista  Germán Tórrez es convocado para  la histerectomía al ser el propietario de la clínica. Él se disculpa porque estaba en un acontecimiento social”.
 
La doctora Zelada finaliza la intervención a las 6:00. Al día siguiente,  a las 9:15, vuelve a la clínica para revisar a Capra en la Unidad de Terapia Intensiva.
 
"Luego llega el doctor Tórrez, quien aplica a la paciente el Gluconato de Calcio sin ver la indicación del intensivista, el doctor Camacho, quien irresponsablemente no estaba junto a la paciente”. El químico causa el paro cardiorespiratorio.
 
 "De manera negligente, torpe, después de estar la noche anterior en fiesta, el Dr. Tórrez aplica el fármaco en bolo. En todo este proceso no interviene la doctora Zelada”, dice su abogado.
 
Zúñiga coincide con su parte contraria en que 40 minutos de reanimación rompieron todo protocolo. "Eso no puede darse, ese procedimiento dejó a Cecilia Capra en estado vegetal”, dice.
 
Reitera que la ginecóloga cumplió su labor en su especialidad. "El estudio patológico del útero demostró un acretismo placentario (inserción anormal de la placenta en el útero) que no es detectable ni en el embarazo ni en el parto. Si el útero se hubiera roto, como dicen, hubiese explotado y  madre y  niño hubiesen muerto inmediatamente”.
 
La doctora Zelada -dice su abogado- realizó el seguimiento diario de Capra hasta que  la paciente, ya con severo daño cerebral, fue llevada a México. Después empezó el juicio.  
 
De acuerdo al abogado, la ginecóloga fue blanco de extorsión de parte de la primera abogada de Seoane y sufrió desprestigio mediático.  "La familia se revictimizó. Hicieron traer a Cecilia de de Francia  sin seguir el protocolo para un enfermo con dependencia de 100% . Ella falleció al día siguiente de llegar a La Paz y la autopsia determinó que  la causa fue un edema, se presume por un golpe en la cabeza”. 
 
 Hace un mes, finalmente, el proceso tuvo  un resultado con la sentencia del anestesiólogo.  "El propio doctor Tórrez ha reconocido que él incurrió en negligencia al aplicar mal el químico. La doctora Zelada no cargó la jeringa que causó el mal,  no la puso; es inconcebible que esté ahora cautelada cuando ya hubo un sobreseimiento”, explica Zuñiga.
 
 Este medio busco la versión del doctor Germán Tórrez. Su abogada Alda Blanco Reyes informó, sin embargo, que el profesional no haría declaraciones.  
 
"La doctora Elizabeth Zelada se refugia en la oración y en el cariño de los que la quieren, que son muchos. Eli ha ayudado a mucha gente, le ha dado fe, alegría y valentía, que es la misma que ella ha tenido para luchar contra el cáncer. Confiamos en que se hará justicia”, dice su abogado.
 

Al menos cinco fiscales fueron apartados del proceso

Al menos cinco fiscales han sido apartados del caso Capra Seoane desde que se inició el proceso por supuesta negligencia médica contra la ginecóloga Elizabeth Zelada. Desde 2011 se hicieron tres acusaciones y  se suspendieron 17 audiencias. Ambas partes aducen irregularidades.
 
"El proceso ya lleva siete años, en el que se ha cambiado fiscales y jueces, han alterado y hecho perder pruebas, han logrado un sobreseimiento absolutamente ilegal, han suspendido 17 audiencias, han acusado a la familia; pero finalmente se avanza. El doctor Tórrez se ha declarado culpable y ha pedido disculpas por su error. La defensa de la doctora Zelada, en cambio, siempre ha sido soberbia. Vamos a ir hasta las últimas instancias porque debe haber justicia”, dice la abogada de la familia Seoane, Jilka Antezana. 
 
"No sólo se ha anulado una sentencia de sobreseimiento, sino que la doctora Zelada ha sufrido extorsión, desprestigio mediático y acciones totalmente irregulares como las medidas cautelares en su contra. Eso, cuando otro médico ya admitió su culpa y fue sentenciado”, dice el abogado defensor  Andrés Zúñiga.
 
Ambas partes denuncian irregularidades a lo largo del juicio que se inició en febrero de 2011. Entonces Cecilia Capra estaba aún con vida pero sufría un severo daño neurológico que la incapacitaba.
 
 "Según la auditoría del SEDES, se trucaron los expedientes clínicos. Además abrieron y desflecaron el útero extraído para disimular la ruptura y hacer aparentar una cesárea. Hay complicidad de los médicos y más aún de fiscales y jueces” ,  denuncia la abogada de la parte acusadora. 
 
"Hicieron desaparecer pruebas que luego aparecieron; curiosamente la secretaria de  la juez Lía Cardozo no transcribió la determinación de llevar obrados a tribunales; ambas ahora están en la cárcel por el caso del consorcio de abogados”, asegura la parte acusadora.
 
La defensa también tiene denuncias: "La primera abogada de la familia Seoane pidió dinero para negociar primero 360 mil dólares, luego 200 mil y trató de extorsionar con un poder del Ministro de Gobierno que tenía otros fines. Esa abogada fue cautelada por el propio ministerio”, dice el abogado Zúñiga. 
 
Añade que el doctor Tórrez recibió dinero  para declararse culpable. "Es un precedente inédito de aceptar dolo y no culpa; lo que significa que un médico fue a obrar con mala fe en una intervención profesional, con intención de causar daño”, dice.
 
A instancia del juez, ambas partes fueron instadas a negociar. "Nos ofrecieron montos que ellos determinaron pero no por reparación de daños sino por tranquilidad de su cliente. Lo nuestro es por justicia”, dice la jurista acusadora. "No aceptan dialogar, se victimizan, todo parece que pasa por un tema económico”, dice el defensor.
 
En los tribunales
  • Figura  En la legislación boliviana no existe la figura del delito de negligencia médica. Los actos relativos se tratan en el marco del Código Penal.
  • Leyes  En 2010 se presentó a la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley Benjamín Chincheros contra la negligencia médica.  Actualmente hay dos proyectos de ley en la Comisión de Educación y Salud de la Cámara Baja que  no se  tratan.
  • Sentencia  El doctor Germán Tórrez se sometió a un juicio abreviado en el que admitió culpa  y fue sentenciado a tres años de prisión.
  • Cautelares  La doctora Zelada debe presentarse una vez  a firmar un libro. Además,  está prohibida de acercarse a la  clínica Sagrada Familia ni comunicarse con los testigos .

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

91
77