El Alto hace frente a la contaminación por los bocinazos

martes, 27 de junio de 2017 · 00:00
Página Siete  / El Alto

El Alto quiere ponerle un alto a los bocinazos porque generan una contaminación acústica que pone en riesgo la salud de los transeúntes en zonas como la Ceja.

Con el objetivo de que los conductores  eviten el uso de la bocina, educadores viales y funcionarios municipales saldrán a las calles este viernes para promover la campaña educativa "El Alto sin bocinazos”.

Para esto, los educadores urbanos, más conocidos como "cebras y burros”, usarán diferentes técnicas de teatro, mímica e impulsarán actividades recreativas, según una nota de prensa del gobierno municipal alteño.

La acción es promovida por la Dirección de Planificación de Movilidad Urbana Sostenible de la Alcaldía, funcionarios y educadores urbanos, quienes se apostarán en los pasos peatonales de las avenidas 6 de Marzo, Juan Pablo II y en otros puntos estratégicos de la Ceja  para explicar sobre la contaminación acústica que causan las bocinas.

"Con este proyecto  pretendemos evitar la contaminación acústica”, sostuvo el director de Planificación de la Movilidad Urbana Sostenible de la Alcaldía, Roberto Guardia.

La autoridad indicó que la contaminación acústica es un problema que se registra sobre todo en la Ceja porque los sonidos de las bocinas alcanzan entre 90 a 100 decibeles.

Otro problema es el ruido de los aviones que aterrizan en el aeropuerto internacional a los 115 y el de las motocicletas que circulan sin silenciador, lo que supera los 130 decibeles.

"Al menos queremos estar dentro de los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud  en cuanto a la contaminación acústica, con 60 decibeles permitidos para las personas que viven en ciudades capitales. Además, se reveló que esta contaminación en gran parte de la ciudad está generada en un 70% por bocinazos”, afirmó Guardia.

Explicó que el excesivo uso de la bocina, escuchar música fuerte y  gritos causa daño a la salud,  estrés y dolores de cabeza, pero tiene mayor impacto en los niños y en  personas no videntes.

"A la Ceja confluyen a diario más de dos millones de personas. También se concentra gran cantidad de movilidades, por lo que el conjunto de ruidos que se produce es bastante alto”, agregó.

 

La  campaña
  • Información La campaña comenzó en abril y se extenderá hasta fin de año. La actividad se desarrolla el último viernes de cada mes desde las  8:00 hasta las 12:00.
  • Bocinazos  Con la iniciativa se pretende reducir el uso de bocinas. La actividad será acompañada por las cebras y los burritos de manera organizada en puntos estratégicos y de alto flujo vehicular.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

112
49