Bailarín, delegado y pasante: el recorrido para ser Preste Mayor

A semanas de terminar su gestión, trabajan arduamente para cumplir sus responsabilidad ante el Tata. “Es un honor que cumplimos con humildad”, dicen.
domingo, 4 de junio de 2017 · 00:00
Leny Chuquimia /  La Paz 
 
Bailarín, delegado  y pasante. Esas son  las jerarquías  que  todo  folklorista y devoto del Tata del Gran Poder debe pasar  antes de  ser nombrado  Preste Mayor. El "honor  de ser elegido” es fruto de años de dar  constantes "muestras de fe, devoción y humildad”.
 
Este año, los esposos  Raúl Muller y Nora Tito  cumplen  esa función. Su trabajo como prestes mayores -en el que involucran a toda la familia- empezó días  después de la entrada del Gran Poder 2016 y terminará en tres semanas más, cuando el ciclo de las actividades que hacen a la fiesta mayor de Los Andes vuelva a empezar con los Prestes 2018. 
 
Un bailarín raso,  "así es como empieza un folklorista”, dice  Roger Paco, vicepresidente de la Asociación de Conjuntos Folklóricos del Gran Poder. Hijo de dos  devotos del Tata Santiago de Guaqui, él debutó bailando antawaras e incas. 
 
"Son danzas en las que muchos  jóvenes empiezan. Después bailé morenada y pertenecí a una fraternidad. Ahí  comencé a  cumplir como  delegado y pasante”.
 
Esa etapa ya fue superada  por los Muller. Hace 15 años que la pareja baila morenada y su fraternidad es la Poderosa Illimani, de la que don Raúl  es fundador.
 
"Fui bautizado en el santuario del Señor Jesús del Gran Poder. Siempre he vivido en ese entorno”, afirma. Los últimos tres años fue parte de la Asociación como delegado de su fraternidad. En esta función  conoció a los prestes del año pasado. "Nos  han elegido sus sucesores, el Tata nos ha presentado. Y nosotros aceptamos”, cuenta.
 
Ese "sí” fue dado confiando en su fe, pero también apoyado en su paso como pasante de su fraternidad y de la Virgen del Rosario. "Con esa poca experiencia asumí el reto”, indica. 
 
Según el folklorista Javier Escalier, el rol de pasante, que es previo al del Preste Mayor,  se gana por diferentes atributos. "Ser pasante de una fraternidad es un prestigio al que se accede por la trayectoria, la antigüedad o el peso social  dentro del grupo”. 
 
Pero el Preste Mayor, función que aparece por los años 70, no sólo considera esos aspectos al buscar a sus sucesores. No depende  del estatus sino de su capacidad de cumplir con todos los participantes de la fiesta.
 
"Nosotros nos hemos fijado  en que tenga  fe y la pareja  que hemos elegido es muy devota. Sabemos que ellos van a asumir el reto con  la Iglesia, los fraternos y los necesitados, porque eso nos enseña la fe”, afirma Muller.
 
Tras identificar a sus sucesores, el pasado 26 de mayo se realizaron la tradicional Sarth’a que es una  visita a los elegidos para ser los prestes de  2018: Álex   Choque y Silvia Alcón.
 
 Esa noche, acompañados de  sus compadres y fraternos los esposos Muller, llevaron canastas de frutas y verduras a sus anfitriones. Ataviado con poncho  y chuspa, don Raúl  recuperó la tradicional vestimenta que en los últimos años ha  sido reemplazada  por el lujo de los trajes sastre. 
 
"El 18 de junio, en la fiesta,  vamos a embanderar a los esposos Alcón y   ahí empezarán su labor de Prestes 2018. Ahí nosotros habremos cumplido”, asegura Muller. "Estamos muy emocionados, esperando la fiesta grande. Pero también estoy triste  porque nuestra gestión ya va a terminar”, añade doña Nora.  

"Queremos mostrar la devoción al Tata”

Además de organizar la fiesta del Gran Poder,  la principal tarea de los Prestes es cumplir con los ritos   religiosos. Ellos  están directamente ligados al Santuario del Tata de Chijini. 
 
"Mi familia entera ha tenido una experiencia espiritual que nos ha enseñado lo que es la devoción”, asegura Nora. "Queremos  demostrar que esta fiesta es una muestra de fe y no de lujo”, manifiesta  Raúl.
 
Danielita, la menor de sus hijas también está emocionada. Este año se prepara para su primera comunión y ha encontrado en la imagen del Niño Jesús -que junto a la réplica del Tata está  en el hogar Muller Tito desde marzo-  a "un compañero incondicional”. "Es mi amigo y  un hermano que sé que me quiere mucho”.
 
 Los esposos invitaron a  las fraternidades y a la población a ser parte de las novenas del 5 al 14 de junio, a partir de las 19:00. 
 
"Los bailarines somos miles, pero en las novenas están vacías, eso no está bien”, reclama doña Nora.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

104
57