Tiene 86 años y sigue impartiendo educación física en colegios de Cobija

Es el profesor Froilán Landívar Mayna, quien se considera el profesor más antiguo en actividad en Pando y quizá en toda Bolivia.
martes, 6 de junio de 2017 · 12:50

Página Siete Digital / La Paz

Muchos le dicen que se jubile, pero él les responde que nunca lo hará, porque pese a su edad de 86 años, todavía se mantiene en forma y puede impartir la materia de educación física en los colegios Rogelia Mencha (90 horas) y Antonio Vaca Diez (30 horas) de la ciudad de Cobija.

Se trata de Froilán Landívar Mayna, quien se considera el profesor más antiguo en actividad en Pando y quizá en todo el país. Lleva 68 años al servicio de la educación y ya cuenta con un coliseo que lleva su nombre en la capital pandina.

Según cuenta en una entrevista que brindó al periódico Perla del Acre de Cobija, Landívar fue profesor en casi todos los colegios de la capital pandina y tiene la dicha de decir que formó a cuatro generaciones, pues aún recuerda a sus primeros alumnos, cuyos hijos, nietos y bisnietos fueron formados por él.

Esta es la entrevista que Perla del Acre le hizo al "profe Froilán”, como se lo conoce en Cobija.

—Perla del Acre (P.A.) ¿Cuánto tiempo trabaja como Profesor de Educación Física?

—Froilán Landívar (F.L.) "Más de 60 años, empecé a mis 18 años en Cochabamba en el colegio Ayacucho y después me invitaron para ser profesor de educación física del colegio Vaca Diez medio, en 1954 y con gusto acepté porque siempre fue mi pasión estar al servicio de la niñez y juventud, es mi vida”.

–P.A. ¿Eres el profesor más antiguo de Pando?

—F.L. "En Pando no conozco de mi misma edad, probablemente sea el más antiguo de la región, aunque es posible de todo el país, he asistido a muchos congresos nacionales, campeonatos intercolegiales, me he topado con profesores casi de mi misma fisionomía física, pero tenían varios años menos, entre 65 y 70. Muchas personas quedan sorprendidas por el trabajo que continúo realizando, otros a mi edad ya no pueden ni caminar y menos trabajar, pero yo me siento bien, con mucha fuerza”.

–P.A. ¿Cuántos años tiene?

—F.L. "Tengo 86 años, yo nací en Cobija el 16 de enero de 1931, de niño estudié en la escuela Mariano Baptista, pero después me crié en Cochabamba, pasé la mayor parte de mi niñez y juventud, salí bachiller, presté mi servicio militar y también me casé, después volví a mi linda Cobija, mi terruño añorado”.

–P.A. ¿Hiciste cursos para Profesor de Educación Física?

—F.L. "Para ser profesor garantizado tuve que profesionalizarme en santa Cruz, tres años, del 80 al 83, luego de mis estudios me vine a Cobija y ya no salgo más de acá. Estoy más de 30 años en el escalafón al mérito, es la máxima categoría de los maestros”.

–P.A. ¿Solo Educación Física o también en otra materia?

—F.L. "Mi vocación es Profesor de Educación Física e Higiene, para que me voy a meter en camisa de once varas si no le entiendo, en cambio educación física lo he estudiado y me actualizo constantemente en diferentes seminarios y quiero seguir trabajando porque es mi pasión”.

–P.A. ¿Cuánto es su salario?

—F.L. "Eso no le digo, porque mis cortejas pueden pedirme más o abandonarme, pero da para cubrir las necesidades, mantenerse de manera regular. Antes ganaba un poco mejor porque trabajaba en tres colegios 140 horas, ahora me redujeron a 120 horas y trabajo solo en dos colegios. El sueldo me alcanza para cubrir mi alquiler, vestimenta, comida, otros gastitos y a veces hasta para salir un fin de semana y tomar una caipiriña. Gano menos de cinco mil bolivianos”.

–P.A. ¿Cómo estás de salud?

—F.L. "Estoy bien de mis cinco sentidos, en gestiones pasadas me hice operar de mis dos rodillas en la ciudad de Santa Cruz, tenía artrosis, pero esas dolencias ya pasaron a la historia, ahora estoy bien de salud, puedo caminar como un joven, tengo buena vista, buen oído, me alimento bien y sigo haciendo ejercicio, para mantenerme en buen estado físico”.

–P.A. ¿Trabajaste en la mayoría de los colegios de Cobija?

—F.L. "Estuve en casi todas, fui testigo de la creación de varias unidades educativas, mis primeros alumnos hoy en día ya son abuelos y bisabuelos, sus hijos nietos, bisnietos también son mis alumnos. Es una satisfacción trabajar todos los días con los niños, adolescentes y jóvenes, no hay nada mejor que inculcarles la formación física y las actividades deportivas”.

–P.A. ¿Y el respeto de los estudiantes?

—F.L. "La mayoría de las personas me tratan con mucho cariño, en clases tengo respeto de los estudiantes, saben el trabajo que cumplo y saben de mi carácter, me respetan por el trabajo y las exigencias que tengo con ellos, en el curso soy profesor y después somos amigos”.

–P.A. ¿Por qué no te jubilas?

—F.L. "No pienso jubilarme, nunca pasó por mi mente, aunque muchas personas me preguntaron porque no me jubilo, pero no pienso dejar esta profesión, es mi vida. Varios años atrás hubo un padre de familia que en un canal de televisión pidió que me jubilaran y le contesté por el mismo canal que nos sometamos a una prueba física, si el me ganaba yo me jubilaría, pero aquel padre de familia nunca aceptó el reto, porque sabe la fuerza y la resistencia que tengo”.

–P.A. ¿Cuántos años más piensa trabajar?

—F.L. "Muchos años más, primero muerto antes de jubilarme, dejo de trabajar el día que me muera, para mí el trabajo es mi pasión, es mi diversión, es mi vida, me gusta ejercer esta noble profesión, me gusta cumplir con mis horarios, en realidad me faltan más horas para trabajar”.

–P.A. ¿Tiene casa propia?

—F.L. "Tenía una casita en el barrio Villa Montes, pero en la inundación de 2012 y 2015 perdí muchos objetos y el material de la casa quedó deteriorado, ahora necesito reconstruirlo, pero los bancos se niegan a darme un crédito, mencionan que ya pasó mi edad, solo prestan hasta los 60 años. En este caso siento que hay una discriminación contra las personas de la tercera edad, porque ya no pueden sacar préstamos. Nadie quiere comprar mi terrenito porque está en una zona de riesgo y yo vivo en alquiler”.

–P.A. ¿Un coliseo de Cobija lleva su nombre, es un justo homenaje en vida?

—F.L. "Es algo que me llena de satisfacción, lo pusieron el nombre de coliseo abierto Froilán Landívar el 2004 en honor a los años de servicio, me parece bien el nombramiento, porque los reconocimientos se los debe hacer cuando uno vive, no cuando uno muere, aunque algunas autoridades intentaron cambiar el nombre”.

–P.A. ¿Cómo está el deporte en Pando?

—F.L. "No quisiera referirme al deporte en Pando porque está sumamente dejado, actualmente hay más bares que escenarios deportivos, hay más borrachera que jugadores. Un pequeño ejemplo lo que pasó con el jaguar pandino que llegó a la Liga Profesional pero después descendió, en los juegos estudiantiles cada año ocupamos los últimos puestos, las autoridades apoyan muy poco al deporte”.

–P.A. ¿Cuántos hijos tiene?

—F.L. "Ocho hijos, seis varones y dos mujeres, la mayoría están en otros departamentos, a Dios gracias todos son profesionales, aunque de todos ellos ninguno fue profesor de educación física, pero viven bien, acompañados en familia y el único que vive solo soy yo. Mis hijos muchas veces me piden que viva con ellos, pero prefiero vivir solo, actualmente estoy soltero”.

–P.A. ¿Qué mensaje le das a la población?

—F.L. "Que practiquen deporte, es bueno para la salud, mente sano en cuerpo sano. El trabajo es hermoso, los resultados dependen de uno mismo, si se hace un buen trabajo los resultados serán buenos, de lo contrario los resultados serán malos”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

135
49