Seis marchas, bloqueos y cercos asfixian a los paceños

Los vecinos exigen que las autoridades del Gobierno nacional, departamental y del municipal dialoguen con sectores en conflicto y encuentren soluciones.
jueves, 31 de agosto de 2017 · 02:00
Wendy Pinto  / La Paz

Los pobladores de la ciudad de La Paz amanecieron ayer bloqueados, cercados y rodeados de medidas de presión de seis sectores que  demandan atención y solución de diferentes autoridades del Gobierno central, departamental  y municipal.

 Los ciudadanos  reaccionan con mucha molestia al hablar del tema   y  exigen soluciones inmediatas a las autoridades  y que los protestantes ya  dejen sin efecto sus medidas de presión.

La vecindad paceña sobrellevó ayer el  bloqueo de vías de las madres de Achacachi, el de las gremiales contra la carnetización, y el de los comunarios de Río Abajo que exigen el asfaltado de su carretera principal. Además, la huelga de hambre de los comunarios de Ichoca frente a la Fiscalía; la protesta de los fabriles por su nueva directiva, y la marcha de los estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) por más presupuesto en el Ministerio de Economía.

Y por si fuera poco, en la plaza Triangular se cerraron las vías de acceso en la mañana por el tendido de cables del segundo tramo de la Línea Blanca del teleférico. El caos vehicular se extendió hasta las 9:30 en Miraflores.

"¡Hasta aquí nomás es, no voy a ir más allá porque todo está bloqueado!”,  dijo el conductor de un minibús en el puente de la Cervecería; todos los pasajeros reclamaron y otros decidieron bajar rápidamente y correr porque una marcha se apoderó de la avenida Montes. 

"Cada día es lo mismo, marcha por aquí, bloqueo por allá, ya no se puede andar en el centro, todo es un caos, de todo protestan, nos perjudican, da rabia”, protestó una mujer que cargaba a su bebé de  meses.

A la altura del Cementerio General el panorama era similar. Las gremiales de la federación liderada por Gladys Flores -que rechazan la carnetización voluntaria- se reunían en este sitio para bajar en otra marcha hacia el centro de la urbe. Los choferes de micros, minibuses y taxis giraban para retornar al lugar de donde habían venido. "¡No me voy a hacer k’alear (apedrear) por su culpa señora!”, dijo molesto un joven chofer.

La gente bajaba corriendo mirando sus celulares para ver la hora, esquivándose entre sí para llegar un poco menos atrasados que todos estos días. Llevaban bolsas, maletines, carteras, mochilas y a sus hijos en edad escolar. Con sus pequeños pies, los niños trataban de alcanzar el paso de trote de sus padres.

"¡Es horrible, nos perjudican estas marchas, no hay autos, estamos correteando. Todo está lleno de marchas contra el alcalde, contra el gobernador, contra el Presidente. Es desesperante!”, afirmó doña Raquel Yujra, que bajaba a pie desde la Vita para dejar a la guardería a su hija.

"Ya me atrasé para llegar a mis clases, hay marchas de la UPEA, de los del TIPNIS y de los gremiales, pido a las autoridades que los atiendan, no se puede vivir así”, señaló el universitario de administración de empresas Édson Troche. Él bajó corriendo desde la Cervecería a la UMSA.

Una veintena de policías resguardaban con barras y cadenas el acceso a  la Plaza Murillo por si   alguna de estas marchas intentaba ingresar al centro político del país; mientras en la calle Jenaro Sanjinés las madres de Achacachi formaron una alfombra humana. Exigen se  libere  a tres de sus   dirigentes encarcelados.

Martha Calle, con su bebé de apenas dos semanas pasaba por el lugar. "La llevo al médico, luego tengo que volver a subir y no hay auto, el consultorio va a cerrar. Que las autoridades hagan un consenso, porque ellas están en su derecho de protestar”, pidió muy cansada. 

En la calle Potosí, frente a la Fiscalía se instaló una huelga de hambre de los comunarios de Ichoca, denunciaron que su alcalde puso sobreprecios a las obras y exigen que el Ministerio Público resuelva el caso.

La estudiante CatherinVentamilla dijo estar perjudicada porque a ella los docentes no le perdonan la demora. "Los licenciados no entienden, sólo dicen que tenemos que llegar a la hora, no entienden que todo lugar está trancado”, indicó.

"Muy mal estas marchas en la ciudad y los gobernantes siguen tranquilos, no hacen nada, a Evo Morales no le afecta porque él anda en avión, a nosotros sí”, reclamó el universitario de comunicación social de la UMSA Moisés Magne, a quien la marcha de la UPEA le obstruyó el paso.

El panorama en Mallasa fue similar por el bloqueo de los comunarios de río Abajo. "No hay clases en Mallasa por el bloqueo, todo está bloqueado”, denunció la señora  Raquel Yañez, vecina del lugar.

A mediodía las gremiales llegaron hasta la plaza Isabel la Católica y bloquearon todas las vías de acceso alrededor. El ciudadano peruano Gerardo Pozo recorría tranquilo la avenida Arce con su maleta de viaje, sin encontrar vehículo alguno para llegar a su destino, la zona Sur. "No hay autos, estas medidas perjudican a todos, pero deben tener sus razones”, opinó el extranjero con una  comprensiva sonrisa.

Otros jóvenes extranjeros no dudaron en sacarse selfies con el bloqueo de fondo.

 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

63
44

Otras Noticias