El síndrome del quemado afecta a quienes trabajan con público

Las personas que ofrecen contención a grupos desprotegidos (niñez), servicio de atención al cliente, periodismo o relaciones públicas son las más afectadas.
viernes, 4 de agosto de 2017 · 02:00
Wara Arteaga  /La Paz 

El síndrome de Burnout o también conocido como síndrome del quemado es la afección que padecen principalmente los funcionarios que tienen la labor de proteger a personas desprotegidas.

También son susceptibles de padecer este problema todas las personas que trabajan en atención al cliente o relaciones públicas, incluso periodismo. 

Esta afección provoca desde desgaste emocional, negación, baja autoestima y bajo perfil del logro profesional, entre otros. 

El síndrome de Burnout  se  inicia con el estrés crónico, la persona siente que el cuerpo está en amenaza permanente. 

La psicóloga de Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para  la Niñez) Eleonora Tacso, que llegó al país a dar un taller para prevenir el síndrome del quemado,  dijo  sobre la fatiga crónica  que "es como si (el individuo) siempre estuviese amenazado por un león. Es similar a lo que el cuerpo siente de forma constante. La persona está a la defensiva, no sabe si dejar o huir o qué hacer”, ejemplificó. 

El cuerpo se siente cansado, desmotivado, las personas padecen insomnio y prefieren despertar tarde (para no ir al trabajo). El estrés crónico, la frustración en el trabajo y el desgaste que se produce  pueden  provocar agotamiento emocional,  que la persona, funcionario o trabajador no sienta  la realización personal y  llegue a maltratar a los usuarios o clientes. 

Los talleres de prevención de este síndrome se dictaron por primera vez en el país en la ciudad de Santa Cruz, a principios de este año. "Hay personas con mucha presión, ellos necesitan tiempo para ellos mismos”,  explicaTacso, al indicar que    en  110 funcionarios cruceños que asistieron al taller se detectó estrés crónico, pero también hubo funcionarios muy motivados y comprometidos con su trabajo, pero también esa actitud   junto al estrés crónico puede ocasionar frustración en los trabajadores. 

Los primeros estudios sobre el síndrome del quemado se dieron en enfermeras. Las personas afectadas son "gente que ayuda a otras personas, que tienen mucha implicancia, mucho contacto”, explicó la psicóloga. 

La UNICEF, a solicitud del gobierno municipal de La Paz, facilitó estos talleres a las personas que trabajan en defensorías municipales, del Sistema Legal Integral Municipal (SLIM), de los albergues y casas de acogida que funcionan en el municipio, del Centro de Prevención y Atención Terapéutica (CEPAT) y organizaciones que trabajan con niñez en situación de calle.

 "Las características de esta población es que se genera cierto esfuerzo. Por eso vimos que las personas que trabajan en este sector necesitaban este apoyo. Vimos que era importante trabajar con un grupo poblacional de servidores públicos”, explicó Sandra Arellano, especialista   del área de  Protección de la Niñez y Adolescencia de  Unicef. 

El estrés es común en la gente, a veces es como un impulso para llegar a un objetivo, pero los niveles altos de presión no son buenos, explicaron a Página Siete las personas que finalizaron el curso. Ellas no se liberaron del estrés, aprendieron a manejarlo. Dejar atrás los conflictos, limpiar el cuerpo y los malos pensamientos  son parte de las frases con las que se desarrollan  ejercicios de relajación. 

 Las personas  deben realizar una gimnasia breve de seis a 10 minutos todas las mañanas,  rutina diaria que les ayudará a relajarse y así brindar luego el apoyo adecuado  a la población desprotegida con la que trabajan.

 El taller involucró a   210 funcionarios en La Paz. "Queremos que los derechos  de la población vulnerable se respeten y para eso  debemos tener funcionarios bien capacitados”, aseguró Arellano.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

76
4